Nation & World

Exceso de deberes escolares abruma a las familias

Danielle Jensen ha tenido días en que no puede asistir a sus clases de baile debido al volumen de tareas escolares. Quería pertenecer al equipo de voleibol pero decidió que no podía entrenar y estudiar en el tiempo que le quedaba disponible. Algunas veces tiene que llevar los libros a la mesa de comer.

Danielle, de 11 años, está en sexto grado.

"Es triste ver a una niña de 11 años comenzar a comportarse como si tuviera 18'', dijo Rosemarie Jensen, vecina de Parkland, la madre de Danielle. Rosemarie, que fue maestra de primaria, dice que su hija tiene un exceso de deberes escolares.

Cuando la Junta Escolar de Broward abrió la página electrónica para recibir opiniones sobre el tema, docenas de padres respondieron con quejas. Los padres dicen que obligar a los alumnos a estudiar varias horas por la noche le resta un tiempo precioso a la vida familiar y la oportunidad de participar en otras actividades educativas y saludables como los deportes y las clases de música.

Pero el distrito escolar dice que las tareas son importantes porque ayudan a los muchachos a ser independientes y responsables, fortalecen el vínculo entre la escuela y la casa y refuerza lo que aprenden en clase.

"Cuando se presentan nuevos materiales a los alumnos uno quiere garantizar en realidad los han comprendido'', dijo Earlean Smiley, superintendente adjunto de Broward encargado del currículo y la instrucción.

Pero reconoció que los maestros deben mejorar la coordinación y consideración sobre la cantidad de tareas que dan a los estudiantes para no abrumarlos.

Con ese fin, la Junta Escolar de Broward realizó el martes una primera votación sobre una nueva norma en materia de tareas. Por primera vez Broward pide a los maestros que ofrezcan a los alumnos un cálculo razonable del tiempo que van a necesitar para terminar las tareas. La propuesta también contempla una mayor colaboración entre los maestros para no sobrecargar a los alumnos con proyectos simultáneos.

Las recomendaciones varían, pero los expertos consideran que los niños de primaria no deben hacer más de 30 minutos diarios de deberes, un máximo de una hora en la educación intermedia y una hora y media o dos horas en secundaria.

Karen Rivo, presidente de la Asociación de Padres y Maestros de la secundaria Miami Beach Senior y presidenta de un comité asesor de participación familiar en Miami-Dade, dijo que el exceso de tareas suponer una presión excesiva sobre la familia.

"Lo que vemos es que los padres tienen una vida muy tensa'', dijo. "Las escuelas tienen que tener en cuenta el volumen de deberes que asignan y garantizar que no sea excesivo''.

Dorene Ross, profesora de Pedagogía en la Universidad de la Florida, dijo que el exceso de tareas escolares termina perjudicando a los estudiantes.

Las normas de tareas escolares en Miami-Dade recomiendan 30 minutos para los niños de kinder primer grado; 45 para los de segundo y tercer grado; 60 para los de cuarto y quinto; 75 para los de educación intermedia y dos horas para los de secundaria. Los alumnos también deben dedicar 30 minutos adicionales a la lectura.

Las orientaciones de Broward establecen que los muchachos deben estudiar 10 minutos por grado. En decir, un alumno de tercer grado debe de tener 30 minutos de tareas mientras que uno del último año de secundaria debe de tener unas dos horas.

Sara Bennett, abogada que dirige la página electrónica stophomework.com y coautora de The Case Against Homework, dijo que los cambios en Broward parecen ser "un comienzo''.

"Creo que lo que cada escuela y cada maestro debe preguntarse es cuál es el objetivo de la tarea y por qué es importante, y por qué es más importante que otras actividades que el menor pueda realizar en casa''.

Amy Phillips, profesora del Art Institute de Fort Lauderdale, no se opone por definición a las tareas, pero dijo que ha visto a sus hijos, uno alumno de último año y otro de primero en la secundaria Coral Gables, dedicar horas a las tareas.

"Simplemente no hay suficientes horas --especialmente para los muchachos de secundaria, que necesitan muchas horas de sueño, trabajan a tiempo parcial y quieren realizar actividades extracurriculares-- para todas las tareas'', dijo.

Darla March, de Miami, dijo que las tareas de sus tres hijos le permiten saber qué están aprendiendo. Los muchachos, de 7, 10 y 13 años, asisten a la primaria Cypress y a la intermedia Palmetto, y dedican a las tareas entre 20 minutos el más joven y dos horas y media el mayor.

"Como padre, me parece bueno ver a mis hijos repasar lo que han aprendido en la escuela y lo les reste tiempo para aprender cosas nuevas'', dijo March, pero añadió: "Pero tiene que haber un equilibrio para que también puedan salir y divertirse''.

Rosemarie Jensen, la madre de Parkland cuya hija se siente frecuentemente abrumada por las tareas, dijo que una hora y media de tareas debe ser más que suficiente. Y sería mejor que la mayor parte de las tareas la hiciera en clase.

"No me importa que lo que la hagan estudiar en la escuela'', dijo Jensen. "Pero devuélvanme a mi hija por la noche''.

hsampson@MiamiHerald.com

  Comments