Nation & World

Al descubierto influencias de Antonini y Durán

Guido Alejandro Antonini, el hombre de la valija, y el empresario Franklin Durán, condenado por actuar como agente de Venezuela, se han enfrascado en una serie de batallas legales en las que están saliendo a flote las influencias de los ex socios con los gobiernos con los que negociaban.

Antonini radicó en noviembre y diciembre pasados, dos procesos contra Durán, uno en la corte civil federal de Miami y el otro en un tribunal de bancarrota.

En el primero alegó que Durán no ha cumplido con el pago de una deuda de alrededor de $650,000, producto, entre otros, de un negocio conjunto de alquiler de aparatos de perforación petrolera y de un contrato de manejo de la mansión de Durán en Key Biscayne.

Las demandas se dieron luego de que Durán presentó una querella por fraude contra Antonini y su esposa Jacqueline Regnault, en la que acusó a Antonini de robarse una comisión de un negocio multimillonario de casas prefabricadas compradas por el gobierno de Venezuela a una empresa uruguaya. Este caso se tramita ante una corte del condado Miami-Dade.

De acuerdo con otro punto de la misma demanda, Antonini y su esposa, quien es agente de bienes raíces, registraron bajo su nombre varios condominios en el sur de la Florida que adquirieron con dinero de Durán.

Durán también demandó a Antonini en Uruguay, por lo cual las autoridades judiciales de ese país investigan los movimientos bancarios del hombre de la valija y de los propietarios de la compañía fabricante de casas, según versiones de prensa de la nación sudamericana.

En el caso de Durán contra Antonini en Miami, El Nuevo Herald tuvo acceso a un testimonio en el que se indica que Antonini habría obtenido el negocio en Uruguay gracias a su relación con el presidente de ese país y con su hijo.

Sin embargo el testimonio, que no menciona al presidente Tabaré Vásquez por su nombre, es impreciso.

Fue rendido bajo juramento por Wladimir Abad, un piloto venezolano, amigo de Antonini, que se dedica a registrar corporaciones en Estados Unidos.

"Lo único que sé es que Alejandro [Antonini] conocía al presidente o a algún pariente del presidente de Uruguay y como resultado de esa relación, él pudo obtener el acuerdo de las casas'', afirma Abad.

En la misma intervención, Abad hizo referencia a la relación de Antonini con "altos oficiales'' de Uruguay, pero esta vez dijo que no estaba seguro si el hombre de la valija había mencionado o no al presidente.

La conversación entre Antonini y Abad en la que se habla del negocio en Uruguay fue grabada por Antonini como parte de su cooperación con el FBI, pero su contenido nunca fue revelado por la fiscalía federal en el juicio penal que se siguió contra Durán en Miami.

Antonini comenzó a colaborar con el FBI en agosto del 2007. Como resultado de su cooperación Durán fue acusado, junto con su socio Carlos Kauffmann y tres personas más, de presionar a Antonini para que no revelara el origen y el destino de los $800,000 que le fueron confiscados en Argentina. Durán fue condenado y espera que se le dicte sentencia.

En respuesta a la demanda de Durán en la corte de Miami-Dade, Antonini explicó que conoció en Uruguay a los propietarios de Unión Metalúrgica Industrial del Sur (UMISSA), una empresa que produce casa prefabricadas.

Durante varias reuniones que sostuvo con los representantes de UMISSA, Antonini analizó un contrato de $156 millones para el envío de 12,000 "viviendas industrializadas de interés social'' a Venezuela.

Según Antonini, UMISSA lo contrató para que se encargara de la logística "por su experiencia de 20 años en comercio internacional'' y acordó pagarle una comisión de $8.3 millones, que Antonini compartiría con Durán y Kauffmann.

Durante el 2006 y parte del 2007, UMISSA pagó $4.5 millones, de los que $2.5 millones fueron para Antonini y el resto para Durán y Kauffman, afirman los abogados de Antonini en la respuesta a la demanda.

"Hasta la fecha Durán y Kauffmann han recibido más de lo que tenían derecho a recibir'', agregaron.

La demanda de Antonini contra Durán se presentó a su nombre y de la empresa floridiana Venuz Supply Inc. el pasado 24 de noviembre en la corte federal de Miami. Antonini es presidente de Venuz.

De acuerdo con la demanda, Venuz se encargaba de adquirir bienes y equipos para Durán y sus empresas a cambio de una comisión del 15 al 25 por ciento. Antonini asegura que Durán no le pagó $360,950 en mercancías que le entregó entre diciembre del 2006 y agosto del 2007.

También reclama el pago de $216,000 en comisiones pactadas con Durán por operar un negocio de renta de equipos de perforación petrolera durante 18 meses, contados a partir de enero del 2005.

Agrega la demanda que Durán acordó reconocerle a Antonini $5,000 mensuales por la administración de su mansión situada en 655 North Mashta Drive, Key Biscayne, pero entre junio del 2006 y junio del 2007, no le hizo ningún pago, lo que acumula una deuda de $65,000.

Los abogados de Durán están preparando una respuesta a la demanda en la corte federal.

En la corte de bancarrota, Antonini inició otra acción el 5 de diciembre pasado.

En el proceso, conocido como petición involuntaria de quiebra, Antonini se presenta como acreedor de la empresa de Durán.

En este expediente, Antonini aportó copia de una reclamación judicial que Durán y Kauffmann le hicieron al American Express Bank por el supuesto manejo irregular del banco de un depósito de $41 millones.

  Comments