Nation & World

Obama no cerrará Guantánamo tan pronto

El presidente electo Barack Obama advirtió el lunes --en el séptimo aniversario de la inauguración del campo de prisioneros para terroristas en la base naval de Guantánamo, Cuba-- de que probablemente no cumpla su promesa de campaña de cerrarlo durante los primeros 100 días de su gobierno.

Obama tocó el tema en una entrevista con la cadena ABC mientras manifestantes de todo el mundo se vistieron con uniformes naranja para condenar los campos de prisioneros.

Desde el centro de Praga en la República Checa, donde los críticos se arrodillaron detrás alambres de púa, hasta Miami Beach, donde los manifestantes desfilaron entre los que almorzaban en Lincoln Road.

"Obama: cumple tu promesa. Cierra Guantánamo'', rezaba un cartel que llevaban varios manifestantes, una curiosidad entre los comensales al aire libre dominical y los clientes del mercado del agro en Lincoln Road.

En un momento los manifestantes, alrededor de una veintena, pasaron junto a un hombre solitario que montaba guardia junto a una cruz gigantesca que decía: "Jesús salva. Cree o perece'', mientras los asistentes a la matinée entraban al teatro para escuchar a la Orquesta Sinfónica del Nuevo Mundo.

"Pienso que demorará algún tiempo'', le dijo Obama a George Stephanopoulos en el programa This Week. Afirmó que abogados del gobierno están consultando con "el aparato de seguridad nacional mientras tratamos de determinar exactamente qué debemos hacer''.

Obama reiteró su promesa de campaña de cerrar el campamento como "parte de nuestra estrategia de seguridad nacional más amplia, porque eso enviará al mundo el mensaje de que tomamos en serio nuestros valores''.

Los críticos se quejan de que el gobierno de Bush ha negado a los prisioneros de la guerra contra el terrorismo, desde Cuba hasta Afganistán --e incluso a los que están en suelo estadounidense-- oportunidades significativas de impugnar su detención indefinida.

El Pentágono afirma que los detenidos después del 11 de septiembre del 2001 gozan de condiciones humanas en el espíritu de la Convención de Ginebra.

Obama advirtió de que cerrar los campamentos de prisioneros es "más difícil de lo que al parecer muchos se imaginan. Parte del reto que uno enfrenta es que hay un montón de detenidos, muchos de los cuales podrían ser muy peligrosos, que no han sido acusados o enjuiciados''.

"Y parte de la evidencia contra ellos podría estar contaminada, aunque sea cierta'' agregó.

Obama describió el reto que enfrenta su gobierno, que toma posesión el 20 de enero, para equilibrar el Estado de derecho y la justicia angloamericana con el deseo de no liberar a personas ‘‘que están decididas a volarnos en pedazos''.

Alrededor de dos docenas de manifestantes que venían hasta de Palm Beach participaron en la vigilia y marcha del lunes en Miami Beach, --organizada por Amnistía Internacional.

Los manifestantes llenaron Lincoln Road de volantes que exhortaban a cerrar los campamentos durante los primeros 100 días de gobierno de Obama.

"Es importante que en estos momentos sigamos hablando de estos problemas'', dijo Wendy Bourgault, de 46 años, vecina de Pompano Beach, quien dijo que apoyaba a Obama y se puso un uniforme naranja de detenido para la ocasión.

Agregó que había llevado a sus tres hijos al catecismo antes de participar en su primera protesta contra el campamento de Guantánamo porque cree que si sus hijos son arrestados en algún lugar "también merecen que los traten con justicia''.

De los 250 detenidos en Guantánamo, 19 enfrentan acusaciones en las Comisiones Militares especiales que el gobierno de Bush creó como alternativa a los tradicionales juicios militares o penales.

Los que paseaban por Lincoln Road a la hora del almuerzo presenciaron con sorpresa la manifestación. "¡Mira! ¡Presos escapados!'', gritó un adolescente mientras los manifestantes pasaban portando letreros junto a una cervecería alemana.

"¡Sigan torturando!'', gritó un hombre, después que los manifestantes le entregaron un panfleto de Amnistía Internacional titulado "Combatir el terrorismo con la justicia''.

Un portavoz del Pentágono no devolvió el lunes llamadas ni mensajes electrónicos para que comentara sobre el aniversario del campamento de prisioneros.

  Comments