Nation & World

La CIA y EEUU conocían de asesinatos de civiles colombianos

La CIA y diplomáticos estadounidenses conocían desde por los menos 1990 la práctica de "falsos positivos'' del ejército de Colombia y otras incursiones al estilo de escuadrones de la muerte, según documentos desclasificados obtenidos por los Archivos Nacionales de Seguridad, (National Security Archive), una organización no gubernamental de Washington.

Se conoce como falsos positivos el asesinato de civiles para presentarlos como bajas de la guerrilla.

Por la presunta participación en esta práctica, el gobierno del presidente Alvaro Uribe separó de sus cargos a una treintena de militares en Colombia a finales del año pasado.

Los resultados de la investigación son desconocidos, pero ahora los nuevos documentos reflejan que se trata de una táctica con raíces en el pasado de las fuerzas militares.

Un cable de la embajada de Estados Unidos en Bogotá, fechado en 1990, reportó que un informe de la Procuraduría colombiana sobre nueve personas muertas que el ejército identificó como guerrilleros, "sugiere fuertemente que fueron ejecutados por el Ejército y vestidos con uniformes de camuflaje''.

Según el reporte, un juez militar que llegó al lugar de los hechos ‘‘aparentemente descubrió que no había agujeros de balas en los uniformes militares que coincidieran con las heridas en los cuerpos de las víctimas''.

A raíz de la revelación de los documentos el ministro de defensa de Colombia Juan Manuel Santos, advirtió que no se debería "inflar'' el problema de las ejecuciones extrajudiciales.

"No se puede generalizar en forma alguna casos que se hayan podido dar y que hay que, también, tener cuidado con gente que quiere inflar el problema mucho más allá de lo que es'', sostuvo Santos.

Otro de los documentos contiene un informe de 1994 del entonces embajador estadounidense Myles Frechett en el que señala que entre los oficiales del ejército prevalece una "mentalidad de contabilidad de muertos'' para lograr su ascenso.

"Comandantes de campo que no puedan mostrar antecedentes de actividades antiguerrilleras agresivas, donde ocurren la mayoría de abusos de derechos humanos de los militares, se ponen en un posición de desventaja en épocas de ascensos'', escribió Frechett.

Otro informe desclasificado indica que la CIA informó en 1994 que el éjercito continúa "empleando tácticas de escuadrones de la muerte en sus campañas de contrainsurgencia''.

Los militares, agrega el reporte de la CIA, tienen un historial de ‘‘asesinar civiles izquierdistas'' en áreas de guerrilla, así como de ‘‘cooperar con paramilitares vínculados con el narcotráfico'' y de "matar guerrilleros capturados en combate''.

Michael Evans, analista de los archivos especializado en Colombia, explicó que "los documentos ponen de relieve importantes interrogantes sobre la responsabilidad histórica y legal del ejército'' en lo que parece ser "un prolongado incentivo institucional para cometer asesinatos''.

Evans señaló que la reciente investigación de los falso positivos fue realizada bajo el más absoluto secreto con casi ninguna consecuencia legal para los implicados.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments