Nation & World

Rusia deja sin gas a Europa en medio de ola de frío

Rusia cesó el miércoles todos sus envíos de gas natural a Europa a través de Ucrania, dejando a decenas de miles de personas en más de doce países sin calefacción durante una ola de frío polar.

La Unión Europea acusó a ambas naciones de mantener rehenes a los consumidores en su disputa contractual.

El monopolio de gas ruso Gazprom, que el martes limitó de forma drástica el bombeo del combustible a través de Ucrania, cesó el miércoles por completo ese suministro a las 7:44 a.m., dijo las empresa de gas ucraniana Naftogaz.

Rusia confirmó el cese, pero dijo que la culpa era de Ucrania porque cerró el último gasoducto que bombeaba gas de Rusia. Gazprom agregó que redujo el suministro a fin de compensar el gas que acusa a Ucrania de sustraer en beneficio propio.

Los efectos de la interrupción del suministro se hicieron sentir en todo el continente, donde algunos países cuentan con reservas sustanciales y otros no.

Al menos 16 países están afectados de una manera u otra, desde Macedonia a Francia, pero el que más sufre es Bulgaria ya que de Rusia proviene el cien por cien de los 12 millones de metros cúbicos diarios de gas que cubren el 90 por ciento de sus necesidades energéticas.

Sofía detectó ya el martes el corte total del suministro que en pocas horas dejó a miles de hogares sin calefacción en ciudades como Ruse, a orillas del Danubio, que no cuenta con reservas o fuentes alternativas para compensar este corte.

En todo el país, con temperaturas de entre 7 y 12 grados bajo cero, el cierre del gas ruso ha reducido el consumo hasta los 4.5 millones de metros cúbicos al día, informó el miércoles el ministro búlgaro de Economía y Energía, Petar Dimitrov, que ha instado a los pequeños consumidores a economizar la calefacción.

El miércoles en la mañana, en Sofía se anunció el cierre de las primeras escuelas que no pueden garantizar la temperatura mínima para los alumnos.

También se ven en aprietos Bosnia-Herzegovina y Serbia, que reciben el gas ruso a través de Hungría, país al que hoy pedían el envío de reservas de ese carburante, aunque sabían que Budapest, que ha tenido ya que racionar el abastecimiento a su sector industrial, debía evaluar primero su propio abastecimiento.

Dusan Bajatovic, director de la empresa pública serbia para la distribución de gas natural Srbijagas, advirtió de que las cantidades de gas que Serbia produce no serán suficientes ni para el mantenimiento del sistema de distribución.

Mientras, en Sarajevo, las tiendas de electrodomésticos abrieron el miércoles en la mañana con largas colas de gente que esperaba a temperaturas de 12 grados bajo cero para comprar de urgencia estufas eléctricas y combustibles sólidos.

Y es que la calefacción para el medio millón de sarajevitas depende totalmente del gas ruso, mientras que el fuel que se está usando como alternativa en el resto de Bosnia sólo basta para cubrir las necesidades de Bosnia por siete días más.

La situación también es delicada en Eslovaquia, donde la empresa distribuidora de gas SPP declaró anoche el estado de emergencia y las autoridades redujeron el suministro a la industria y otros grandes consumidores, ya que el país centroeuropeo sólo tiene recursos propios para cubrir sus necesidades durante diez días.

Rumanía declaró igualmente el estado de emergencia aunque su ministro de Economía, Adriean Videanu, aseguró que los recursos propios alcanzaban para cien días más y que los hogares no se verán afectados por el corte de gas ruso.

Mientras que los checos están tratando de buscar rutas alternativas a la de Ucrania para recibir el gas ruso, otros países afectados, como Grecia y Eslovenia, esperan poder defenderse gracias a sus fuentes alternativas de energía y los suministros provenientes de otros países.

Similar es la situación en Macedonia, Turquía, Polonia, Austria, Alemania, Italia y Francia, a los que tampoco les llega ya el gas ruso a causa de esta crisis, la segunda desatada en Europa por la disputa por las tarifas del gas entre Rusia y Ucrania.

"Es inaceptable que la seguridad del suministro de gas a la UE sea rehén de las negociaciones entre Rusia y Ucrania'', dijo la vocera de la UE Pía Ahrenkilde Hansen, y exigió la reanudación inmediata del suministro de gas natural.

Por su parte, la Agencia Internacional de Energía (AIE) consideró "completamente inaceptable'' la interrupción en el suministro de gas a Europa e insta a la compañía rusa Gazprom y a la ucraniana Naftogaz a restablecerlo cuanto antes.

"La AIE está muy preocupada por la escalada del conflicto entre Gazprom y Naftogaz por el suministro de gas a Europa'', según un comunicado difundido el miércoles.

"Es completamente inaceptable habida cuenta de que los clientes europeos no forman parte del diferendo, tienen contratos a largo plazo con precios justos y pagaron'' dentro de los plazos su gas, agregó.

  Comments