Nation & World

Televisa y Univision discrepan sobre acuerdo al comenzar juicio

El gigante mexicano de los medios Grupo Televisa SA. sostuvo el martes que su socio estadounidense Univision Communications Inc. incumplió de mala fe el contrato de licencias de programación entre ambos, por lo que el acuerdo debe ser anulado.

El abogado principal de Televisa, Marshall Grossman, dijo durante el primer día del multimillonario juicio entre los conglomerados de medios que la empresa mexicana "no tuvo otra salida que presentar la demanda" contra Univision después de que la empresa con sede en Nueva York dejara de pagarle regalías por el programa de espectáculos "Premio Lo Nuestro" en marzo del 2005.

"Televisa llegó a la conclusión de que ya no confiaba en Univision", apuntó el abogado en la sala del juez federal Philip S. Gutiérrez, donde estuvieron el accionista principal de Univision, Haim Saban; el presidente de Televisa Emilio Azcárraga Jean y altos ejecutivos de Univision.

Empero, el abogado principal de Univision, John Keker, dijo que "este no es un juicio sobre incumplimiento contractual" y que basará su defensa en el contenido del contrato en cuestión enmendado en el 2001.

"Univision no está violando su contrato, no está engañando a su socio", señaló Keker. "Nos apoyaremos en las palabras en este contrato, mientras que Televisa estará corriendo de éste".

Televisa, con sede en la Ciudad de México, presentó su demanda más o menos al mismo tiempo que Univision declaró que estaba a la venta en febrero del 2006. Por ese entonces, Televisa era dueña del 11% de Univision y estaba tratando de comprarla.

La empresa mexicana tomó esta decisión después de no poder ahuyentar a todas las empresas interesadas en comprar Univision para así poder adquirir a su socio, indicó Keker. Comcast Corp. y Walt Disney Co. perdieron interés en Univision debido a la demanda de Televisa, agregó el abogado.

Un grupo integrado por Saban y firmas privadas de valores compró Univision por 12.300 millones de dólares.

La lista de testimonios incluye declaraciones por video de Andrew Jerrold Perenchio, ex presidente ejecutivo de Univision, quien raramente da declaraciones públicas, aparte de testigos como altos ejecutivos de esta empresa y de Azcárraga Jean, quien no quiso dar comentarios a la prensa.

Una portavoz del gigante en español de Estados Unidos dijo que los ejecutivos de Univision que estuvieron en corte no darían comentarios.

Los abogados de ambas partes tampoco quisieron dar declaraciones.

Televisa, la productora dominante mexicana de telenovelas en este idioma, alega que Univision excluyó inapropiadamente ciertos programas del acuerdo que pide que Univision comparta sus ganancias de publicidad con Televisa, inclusive aquellas provenientes de anuncios no vendidos. El acuerdo de 25 años expira el 2017.

Pero la verdadera razón por la que Televisa quiere romper sus lazos con Univision es porque cree que puede vender sus programas a otros postores por más precio, dijo Keker.

Actualmente, Televisa recibe cerca de 140 millones de dólares al año de Univision, o alrededor de 12% de la venta total de anuncios de esta empresa.

Un veredicto favorable a Televisa afectaría gravemente a Univision, que tiene una deuda de 10.800 millones de dólares, la mayoría contraída en la venta de la empresa en el 2006, ahora que incluso la publicidad para el creciente mercado hispano está a la baja.

"Univision depende de estos programas, por eso es que queremos mantener intacto este contrato", reconoció Keker.

Inicialmente, Televisa sólo pedía daños y perjuicios por la presunta falta de pagos de regalías de divisiones como internet, radio y música, pero después aumentó la tensión legal al alegar incumplimiento material de contrato, lo que le permitiría cancelarlo completamente.

Televisa alega que Univision le debe 118 millones de dólares, de los cuales la empresa estadounidense alega haber pagado 21 millones condicionalmente sin admitir nada, y que Televisa tendría que devolver si es que pierde el caso. Cerca de 80 millones de los daños y perjuicios que pide Televisa son por comerciales no vendidos que fueron usados por subsidiarias de Univision, y que ésta argumenta que no forman parte del acuerdo.

Por la mañana dos mujeres y siete hombres fueron seleccionados como jurado del caso civil. El juicio que se lleva a cabo en la corte federal Edward Roybal durará al menos tres semanas, explicó el juez.

  Comments