Nation & World

Peligra la diplomacia petrolera de Chávez

El alza del precio del petróleo permitió al presidente venezolano Hugo Chávez gastar a manos llenas para propagar su evangelio socialista y desafiar a Estados Unidos como poder dominante en América Latina y el Caribe.

Pero la drástica caída del precio del crudo ha puesto en peligro esas ambiciones, opinaron el martes varios analistas, un día después de que el gobierno venezolano anunció que suspenderá la entrega de combustible para calefacción para los pobres en Estados Unidos. El petróleo es el 93 por ciento de los ingresos del gobierno por concepto de exportaciones y alrededor del 50 por ciento de sus ingresos en general.

"La política continental se ha vuelto de pronto demasiado cara para Chávez'', opinó Carlos Alberto López, analista de energía en Bolivia. "Tendrá que dedicar sus recursos menguantes a sostener su posición política en Venezuela''.

Chávez enfrentará pronto una prueba política crucial. Ha pedido a los electores venezolanos que suspendan los límites de su término para poder postularse a la reelección en el 2012. El referendo nacional podría celebrarse el 15 de febrero.

Las encuestas muestran que Chávez ha perdido alrededor de 20 puntos y que no puede arriesgarse a reducir las enormes sumas que el gobierno invierte en programas que benefician a los pobres, que son sus principales partidarios.

Eso lleva a la guillotina los subsidios petroleros y otros programas de asistencia a buena parte de Latinoamérica y el Caribe.

Noticias recientes han puesto en duda que Petróleos de Venezuela, la petrolera estatal conocida como PDVSA, pueda financiar las refinerías planeadas en Ecuador y Nicaragua, dos aliados de Chávez.

"Sabemos que PDVSA no tiene suficiente dinero'', dijo Jorge Piñón, estudioso de energía en el Centro de Política Hemisférica de la Universidad de Miami. "También sabemos que los mercados financieros no tienen dinero para prestar. Esos proyectos no se concretarán''.

Otro objetivo potencial: el programa Petrocaribe, a través del que Venezuela vende diariamente 56,000 barriles de petróleo y diésel a casi 20 países centroamericanos y caribeños en términos generosos. Los países sólo pagan alrededor de la mitad del combustible y el resto se financia a 25 años.

El programa pagó con creces en el 2006, cuando la Comunidad Caribeña, de 15 países, apoyó la postulación de Venezuela a uno de los 10 escaños rotativos en el Consejo de Seguridad de la ONU, aunque finalmente no lo logró.

"Tenemos plena confianza en que Petrocaribe continuará'', dijo en una entrevista a McClatchy Ralph Gonsalves, el primer ministro de San Vicente y las Granadinas. "Yo toqué recientemente este asunto en particular con las autoridades venezolanas. No veo problema alguno''.

Venezuela también vende 15,000 barriles diarios de crudo subsidiado a países de Centroamérica y una cantidad no conocida de diésel subsidiado a Bolivia.

El gobierno de Chávez también entrega casi 100,000 barriles diarios de crudo y derivados a Cuba, un aliado cercano. No se conoce el precio que le cobra por estos productos, pero probablemente se los entrega gratis.

Por su parte, Bolivia recibe de Venezuela millones de dólares al año para que el presidente Evo Morales los distribuya a los alcaldes para construir escuelas, sistemas de alcantarillado y clínicas de salud. El dinero venezolano también financia los servicios de médicos cubanos en Bolivia, así como helicópteros para que Morales viaje por el país.

En total, se calcula que los subsidios petroleros y programas de asistencia al extranjero le costaron a Chávez miles de millones de dólares en el 2008, aunque se desconoce la cifra exacta porque ese gasto no se presupuesta.

Chávez pudo financiar todos estos programas --y los amplios servicios contra la pobreza en Venezuela-- con los altos precios del crudo en años reciente. Pero a unos $50 el barril en este momento, recibe mucho menos ingresos que cuando el barril estaba a $147 el barril en julio.

"La participación de Chávez [en otros países] será mucho menos efectiva en el 2009'', dijo Jorge Quiroga, ex presidente de Bolivia.

Quiroga añadió que la baja del petróleo pudiera afectar significativamente los planes de PDVSA de invertir cientos de millones de dólares en labores de prospección de gas natural en Bolivia, una prioridad para el gobierno de Morales.

Miguel Octavio es un analista financiero caraqueño que escribe en un blog de temas políticos y económicos que pronosticó la carencia de efectivo del gobierno de Chávez.

En una nota publicada el 6 de diciembre, Octavio calculó que Venezuela pudiera ingresar sólo unos $25,000 millones al año por concepto del petróleo a su nivel actual. Si se agregan las exportaciones no petroleras, de unos $5,000 millones, y se restan las importaciones, de unos $50,000 millones, Venezuela enfrenta un déficit de $20,000 millones en dólares si los precios se mantienen a su nivel actual, pronosticó Octavio.

"El gobierno venezolano pudiera enfrentar problemas graves'', expresó Octavio en una entrevista. "Chávez está entre la espada y la pared''.

Chávez se burló inicialmente de los que advirtieron que la crisis económica mundial podía afectar a su llamada revolución socialista.

En semanas recientes ha dicho que Venezuela tendrá que apretarse el cinturón pero que las reservas en divisas --que se calculan entre $40,000 millones y $75,000 millones-- serán suficientes hasta que el precio del crudo vuelva a aumentar.

Al interrumpir la entrega de combustóleo a los pobres en Estados Unidos, Chávez se ahorrará unos $100 millones.

El gobierno se ha ahorrado $2,500 millones adicionales al anunciar que limitará el gasto de los venezolanos que viajen al extranjero a un máximo de $2,500 al año a precios subsidiados. El límite anterior era $5,000.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments