Nation & World

Jeb Bush no aspirará al escaño de Mel Martínez

El ex gobernador Jeb Bush ha decidido no postularse por la Florida al Senado federal en el 2010, frustrando las esperanzas de los republicanos que buscan un peso pesado y dejando el escenario listo para caldeadas primarias en ambos partidos.

Desde que Mel Martínez anunció hace cinco semanas que abandonará el escaño en el 2010, la posibilidad de que Bush se postulara había detenido en seco a posibles aspirantes. Pero a los pocos minutos del anuncio de Bush en un mensaje electrónico, candidatos potenciales de ambos partidos ya estaban recaudando fondos.

"La Florida es un campo abierto, y con toda franqueza no hubiera sido así si Jeb Bush se postulaba'', dijo el asesor demócrata Jeff García, quien ayudó a dirigir la infructuosa campaña de de Betty Castor contra Martínez en el 2004. "La situación pasa de ser algo decidido a una campaña en que cualquiera puede ganar''.

Entre los candidatos republicanos en potencia están Bill McCollum, secretario de Justicia de la Florida; Marco Rubio, ex presidente de la Cámara estatal; Allan Bense, ex presidente de la Cámara estatal, y el representante federal Connie Mack. McCollum es el único del bando republicano que se ha postulado a un cargo estatal.

Otra funcionaria estatal, Alex Sink, jefa de Finanzas, se considera la demócrata con más fuerza. Otros posibles contendientes son el senador estatal Dan Gelber y los representantes federales Kendrick Meek, Ron Klein y Allen Boyd.

La reacción al anuncio de Bush fue inmediata, alentando a los demócratas ilusionados con un escaño abierto en el Senado y el desencanto de los republicanos, que ya está por el suelo tras perder la presidencia y estar en minoría en el Congreso.

"Los republicanos en la Florida y a nivel nacional no pueden ocultar su desencanto'', dijo Cory Tilley, asesor republicano que trabajó para Jeb Bush en el Congreso estatal. "[La posibilidad de que se postulara] creó grandes expectativas entre los republicanos . . . Ahora los demócratas tienen una oportunidad''.

Martínez ha dicho que cumplirá lo que falta de su término, pero persisten los rumores de que pudiera renunciar antes del 2010, lo que permitiría al gobernador Charlie Crist, republicano, nombrar a un sucesor que tendría así una ventaja en la campaña.

"Jeb hubiera sido un gran candidato y senador'', dijo Martínez en una declaración. ‘‘La buena noticia es que los republicanos todavía tienen ventaja con un buen grupo de candidatos potenciales'', agregó.

Pero demasiados candidatos pudieran afectar al que en definitiva gane y reducir la cantidad de fondos disponible antes de la elección general.

"Que Jeb Bush no se postule es la mejor noticia para cualquier demócrata en la Florida'', dijo el recaudador de fondos demócrata Kirk Wagar. "Ahora todos los demás republicanos tienen que empezar de cero''.

Sin embargo, la campaña pudiera ser igualmente caldeada para los demócratas. Sink también tiene la gobernación en la mira y su ausencia en la carrera por el escaño senatorial dejaría el escenario sin un favorito claro.

"Tener a Jeb en la campaña creó mucha presión para Alex porque la consideraban como alguien que podía derrotarlo'', dijo el asesor demócrata Freddy Balsera, quien ayudó en la campaña de Barack Obama entre los hispanos. "A ella la encanta el cargo que tiene y prefiere tener un puesto ejecutivo que ser legisladora''.

Esa es la misma razón por la que algunos republicanos esperaban que Bush no se postulara, aunque su hermano, el presidente Bush, y su padre, el ex presidente Bush, hicieron declaraciones alentándolo. Sus partidarios afirman que Jeb Bush disfruta de su vida privada y le encanta ser ejecutivo, lo mismo en el gobierno que en el sector privado.

En su nota de prensa, Bush dijo que continuará presionando por una reforma al sistema de educación, que promueve la calificación de las escuelas sobre la base de los resultados académicos de los alumnos y entregar vales para que los alumnos de escuelas públicas en problemas puedan ir a escuelas privadas.

Bush también exhortó al Partido Republicano a concentrarse "en los principios conservadores clave'' y envió un mensaje a la oposición.

"Tenemos que elevar el nivel del debate para que refleje el deseo de cambio y bipartidismo del pueblo estadounidense, confirmado en la histórica elección de noviembre'', dijo Jeb Bush. "El presidente electo Obama dirigió una campaña magnífica y estoy orgulloso de que sea mi presidente''.

Bush mantiene en privado sus asuntos de negocios, lo que deja la especulación su éxito financiero, considerando la situación económica. Recientemente compró una casa en Coral Gables después de alquilar un apartamento cerca. Jeb Bush gana hasta $50,000 por sus discursos y es miembro de la junta directiva de Tenet Healthcare, un empleo a tiempo parcial con un lucrativo paquete compensatorio. Hace un año fue contratado como asesor financiero por Lehman Brothers, el peso pesado de Wall Street que colapsó en septiembre.

Los redactores Marc Caputo y Lesley Clark, de The Miami Herald, contribuyeron a este reportaje.

  Comments