Nation & World

La agenda de Fernández en Cuba excluye reuniones con disidentes

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, no tiene previsto hasta ahora en la agenda de su próxima visita reuniones con disidentes cubanos, dijeron hoy fuentes del gobierno argentino.

Los portavoces indicaron, no obstante, que el gobierno argentino mantiene su política de prioridad de la defensa de los derechos humanos y apuntaron que funcionarios de los dos países trabajan contrarreloj para reactivar las relaciones "en todos los campos''.

Dijeron que por ahora "no figuran'' en la agenda de Fernández las audiencias solicitadas por disidentes tales como el grupo Agenda para la Transición o la médica Hilda Molina, que hoy confirmó que ha pedido la mediación de la mandataria para que se le permita viajar para ver a su hijo y conocer a sus nietos residentes en Argentina.

Fernández viajará a La Habana el sábado próximo por la noche, unas horas antes de lo previsto inicialmente, y el miércoles se trasladará a Caracas para una visita al presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Argentina y Cuba se proponen reactivar la cooperación en ciencia, tecnología, turismo, entre otros campos, además de fortalecer el comercio, indicaron.

La agenda de la visita a Cuba fue tratada por Fernández en una reunión celebrada el lunes con el canciller Jorge Taiana, quien formará parte de la comitiva de la mandataria, indicaron las fuentes.

Hilda Molina declaró hoy a canales de televisión de Buenos Aires que ha pedido por carta a Fernández que interceda para que se le permita viajar a Argentina, donde reside su hijo, el médico Roberto Quiñones y sus nietos, a quienes no conoce.

A mediados de 2008, la madre de la médica cubana, Hilda Morejón, fue autorizada a viajar a Argentina, donde permanece desde entonces.

''Yo siempre he confiado en la coherencia del ser humano y la presidenta es una persona que tiene una historia de defensa de los derechos humanos y pienso que ella algo va a hacer por el derecho de sus compatriotas, por esos niños'', dijo Hilda Molina.

Recordó que "hace quince años'' que no ve a su hijo y que su madre "cumplirá 90 años'' el lunes próximo en coincidencia con la visita de Fernández, a quien también pidió una audiencia en La Habana.

Las relaciones entre Argentina y Cuba pasaron por un mal momento a mediados de 2006, cuando Néstor Kirchner, esposo de Fernández y su antecesor en la Presidencia, abogó públicamente en favor de que el Gobierno cubano autorizase a Molina a visitar a sus familiares en Argentina.

En 2007, Kirchner desistió de visitar Cuba y a mediados del año pasado las autoridades de la isla permitieron el viaje de Hilda Morejón.

El otro asunto espinoso en las relaciones bilaterales es la deuda por unos 1.300 millones de dólares que Cuba mantiene con Argentina por créditos concedidos por el país suramericano a comienzos de la década de los años 70.

En la década pasada hubo negociaciones para refinanciar esos débitos sin que hasta ahora se haya llegado a un arreglo, asunto que evitaron comentar las fuentes gubernamentales consultadas por Efe.

Los grupos disidentes se han movilizado en vista de que Cuba se adentra en un mes con una intensa agenda diplomática que comenzó el domingo con la visita del presidente panameño, Martín Torrijos, y continuará esta semana con las del mandatario de Ecuador, Rafael Correa, y la de Fernández.

Para febrero está prevista además una visita oficial de la presidenta chilena, Michelle Bachelet.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments