Nation & World

Jueza emite fallo en estafa contra hospital

Los dos cabecillas de una confabulación para estafar unos $7 millones al Kendall Regional Medical Center fueron Jorge de Céspedes, el segundo ejecutivo de la empresa Pharmed, y Sylvia Oramas, que trabajaba en el hospital, dictaminó el lunes una jueza federal.

La decisión de la jueza federal de distrito Patricia Seitz, en el sentido de que ambos fueron ‘‘organizadores y líderes'' de la cofabulación, podría significar que recibirán sentencias más fuertes.

La jueza atribuyó una participación menor, en calidad de "gerentes y supervisores'' de la confabulación, al cubano Carlos de Céspedes, presidente ejecutivo de Pharmed, y a Erika Urquiza, quien ha sido identificada en varias ocasiones en documentos judiciales como vicepresidenta adjunta de Pharmed.

Al fallar en el primer día de una audiencia de sentencia, Seitz dijo que de alguna manera le molestaba atribuir responsabilidades iguales a Carlos y a Urquiza.

"¿Quién da el ejemplo?", preguntó en un momento sobre el presidente ejecutivo de Pharmed, que llegó a ser uno de las mayores empresas propiedad de hispanos en todo el país.

"¿Quién presenta la idea? ¿Quién es el que establece la atmósfera moral?"

La jueza se preguntó en voz alta si la culpa era del presidente ejecutivo, pero la fiscalía dijo que su investigación mostraba que Oramas y Jorge de Céspedes, el menor de los hermanos, eran los líderes y que Carlos jugó un papel menor, aunque los hermanos se repartían el dinero a partes iguales.

Oramas conocía a Jorge desde hace años y ambos participaron en una confabulación al principio de los años 90, cuando las suturas Ethicon se sacaban en secreto de los almacenes del hospital y se revendían.

Más adelante participaron en otra confabulación, en la que dos empleados del hospital, Víctor García y Joana Delfel, les dejaban usar sus claves informáticas para pedir y pagar bienes que Pharmed nunca enviaba.

Oramas tuvo una relación difícil con Pharmed.

En una ocasión se quejó de que los hermanos le habían dejado de pagar $650,000 en la primera estafa.

En la segunda, Urquiza y Jorge de Céspedes se las arreglaron para sacar a Oramas de sus planes de modo que no recibió nada de Pharmed durante los tres últimos años de la estafa, dijo la fiscalía.

Urquiza asumió el papel de Oramas, dijo la fiscalía, y los hermanos aumentaron su participación en las ganancias de 50 a 65 por ciento.

La fiscalía afirmó que Oramas implementó otra estafa usando otra compañía de suministros médicos para el mismo tipo de delito y recibir pago por mercancías que nunca se enviaban.

Según la fiscalía, Oramas se embolsilló alrededor de $1.2 millones. Urquiza recibió alrededor de $600,000.

García recibió más de $500,000. Delfel recibió $277,000 por sus actividades de estafa, que duraron 14 años, según la fiscalía.

No se informó cuánto se llevaron los hermanos, aunque se sabe que recibieron entre 50 y 65 por ciento de todo el dinero obtenido de manera ilegal.

La audiencia continuará hoy y se espera la presencia de varios testigos que hablarán sobre lo que los hermanos De Céspedes han hecho por la comunidad.

jdorschner@MiamiHerald.com

  Comments