Nation & World

Distritos escolares con reservas bajas bajo supervisión

Ocho distritos escolares de la Florida, entre ellos Miami-Dade, son objeto de un seguimiento del Departmento de Educación estatal porque sus reservas de dinero están peligrosamente bajas.

Todos los distritos tienen menos de 2.5 por ciento de su presupuesto operativo asignado en cuentas que están destinadas para emergencias.

Y el diminuto Distrito Escolar de Taylor, en el noroeste de la Florida, opera con un déficit a pesar de haber despedido empleados y tomado medidas de ahorro.

La ley indica que el gobierno estatal puede terminar tomando el control de los distritos escolares que se consideren en estado de emergencia financiera.

El estado tiene la esperanza de que un programa de supervisión pueda evitar una intervención más adelante.

"Queremos saber qué sucede'', dijo Tom Butler, vocero del Departamento de Educación. "Si están mal, queremos ofrecer ayuda. Los ayudaremos en todo lo que podamos''.

Las reservas del Distrito Escolar de Miami-Dade llegaron casi a cero durante el verano debido a exceso de gastos y errores de presupuesto. En un determinado momento el distrito tenía solamente $7.2 millones en reservas, menos de 0.5 por ciento de su presupuesto operativo. Las normas aceptadas de contabilidad recomiendan que los distritos escolares mantengan una reserva equivalente al 5 por ciento, alrededor de $150 millones en el caso de Miami-Dade.

Desde que fue nombrado el superintendente Alberto Carvalho, las reservas del distrito han aumentado a cerca de $39 millones, dijo el jefe de Finanzas, Richard Hinds, lo que significa alrededor del 1.3 por ciento del presupuesto operativo y no es suficiente.

"Sabemos que tenemos problemas'', dijo Hinds. "No obstante, estamos decididos a tener un presupuesto sin déficit este año. Vamos a hacer todo lo que sea necesario para ello''.

La Junta Escolar de Miami-Dade ha reducido varias veces el presupuesto este año, eliminando miles de empleos y reduciendo el salario a funcionarios.

Es probable vengan más cambios según los resultados del período especial de sesiones que la Legislatura tiene programado. Los distritos podrían perder más dinero si la Legislatura les reduce el presupuestos a principios del período ordinario de sesiones, como sucedió el año pasado.

Hinds dijo que tanto aumentar las reservas como hacer reducciones adicionales al presupuesto son cosas que probablemente tendrán que esperar a que el distrito conozca los detalles.

"No queremos seguir adelante hasta que tengamos una idea de la magnitud del problema'', dijo, añadiendo que la comunidad está cansada de las reducciones de presupuesto.

El presidente de la Junta, Solomon Stinson, dijo que el distrito debe aumentar sus reservas al costo que sea.

"Hay que tener reservas'', dijo. "No es una buena práctica administrativa carecer de reservas considerables, incluso si eso significa que hay que despedir gente''.

El Distrito Escolar de Broward --que no está bajo supervisión del estado-- echó mano por primera vez en diciembre a su reserva de $100 millones y usó $15 millones para cubrir reducciones.

El superintendente Jim Notter ha dicho que si las reducciones estatales afectan aún más a los distritos, tendrán que cubrirse con dinero de las reservas.

Los otros condados en el radar del estado son relativamente pequeños: Columbia, Dixie, Franklin, Gulf, Jefferson, Manatee y Taylor.

En el condado Taylor, el estado ya ha comprometido a la asociación de superintendentes estatales para mejorar el estado de sus finanzas.

El director ejecutivo Bill Montford dijo que los problemas de Taylor comenzaron antes de la crisis afecta ahora al estado.

Cuando el estado redujo el presupuesto escolar en medio del presente curso escolar, las cosas empeoraron para el pequeño condado, que ha perdido estudiantes --y el dinero que viene con ellos-- durante los últimos años.

En junio el distrito tenía un déficit superior a $2.5 millones. Montford afirmó que el plan original era devolver la solvencia al condado para finales de este año escolar.

Con más reducciones en el horizonte, tal vez haya que reconsiderar esa meta.

Mientras tanto, todo está sujeto a reducciones, como en casi todos los distritos escolares del estado.

En Taylor, según Montford, el distrito escolar construyó un estadio cuando no era necesario y pagaba las mejoras y el mantenimiento de la instalación deportiva.

"¿Se puede permitir que la junta escolar haga eso? No'', dijo. "En los demás distritos de la Florida se están haciendo las mismas preguntas. Todas las entidades del gobierno analizan cuidadosamente su nivel de servicios''.

nshah@MiamiHerald.com

  Comments