Nation & World

El nivel de lluvia en el sur de la Florida fue promedio en el 2008

El año comenzó con el lago Okeechobee en niveles históricos de sequía. Y terminó todavía más seco, sobre todo en los condados Miami-Dade y Broward, donde en los dos últimos meses ha caído menos de una pulgada y media de lluvia.

Durante breves períodos la región recibió la cantidad de lluvia apropiada, gracias en parte a la perturbación ciclónica Fay, que en agosto llenó el lago Okeechobee a un ritmo nunca visto.

Así que se trata de otro año típico en el sur de la Florida, donde "normal'' a menudo significa el punto medio entre la sequía y el diluvio.

Las medidas del Distrito de Administración Hidráulica del Sur de la Florida indicaron que la montaña rusa meteorológica del 2008 produjo casi exactamente la cantidad promedio de lluvia.

"Lo que nos llevó a alcanzar una cantidad promedio fue Fay'', dijo Susan Sylvester, directora de Operaciones del distrito, que supervisa el servicio de agua en 16 condados. ‘‘Prácticamente toda la lluvia cayó de una vez, aunque tuvimos buenos días de lluvia en junio''.

El promedio de todo el distrito en el 2008 fue 53.43 pulgadas, lo que equivale a 103 por ciento de lo normal. En Miami-Dade y Broward estuvo ligeramente por debajo del promedio, con 55.06 y 52.98 pulgadas respectivamente.

Fay, que atravesó el estado en agosto y dejó caer 20 pulgadas de lluvia en algunas zonas, fue lo que hizo que el sur de la Florida pasara de tener una gran escasez a grandes reservas de agua.

En cuestión de días, la perturbación borró los efectos que había dejado una sequía de dos años y un déficit de cuatro pies en el lago Okeechobee.

Durante su paso, Fay permaneció algún tiempo sobre la cuenca del río Kissimmee, un embudo de 5,600 millas cuadradas que desemboca en un lago de 730 millas cuadradas que es el corazón del sistema de suministro de agua del sur de la Florida.

La lluvia y las grandes cantidades de agua que llegaron al lago en las siguientes semanas provocaron que se llenara a una velocidad récord, tanto así que obligó al Cuerpo de Ingenieros federal a drenarlo para reducir el nivel de agua.

El resultado es un nivel de casi 14 pies por encima del nivel del mar al comienzo del 2009, casi 3.75 pies más que el año pasado y justo en el área donde el Cuerpo considera que es óptimo para equilibrar las exigentes demandas del lago como reserva acuática, además de cuenca clave para la zona y conocido lugar de pesca.

Lo que Fay no logró eliminar fueron las restricciones de regar el césped dos veces a la semana, que el distrito impuso en la mayor parte del sur de la Florida. El distrito espera hacer permanentes las restricciones por considerar que reducir la irrigación --lo que equivale a casi la mitad del uso de agua en áreas suburbanas-- es esencial para preservar el agua con que se abastece un población que no deja de crecer.

Sin embargo, aunque la actual temporada de sequía se mantenga como hasta ahora --sólo ha llovido una tercera parte normal desde noviembre-- Sylvester dice que la región está en condiciones mucho mejores que en los últimos años.

"Hemos tenido mucha suerte'', agregó.

cmorgan@MiamiHerald.com

  Comments