Nation & World

Se roban la carroza durante un funeral

El viaje comenzó y terminó en la iglesia, como siempre. Pero el recorrido matinal de la carroza fúnebre que salió ayer de la Iglesia Bautista Misionera de Gethsemane siguió una ruta bastante inusual.

Según la policía, Johnny Silfrain, de 18 años, se fue de paseo en una carroza fúnebre que se robó a las afueras de la iglesia ubicada en Carver Ranches, en el condado de Broward, mientras se celebraba un funeral.

Cuando su temeraria excursión terminó, tenía una herida de bala en la pierna, cortesía de un agente de la policía de Broward al que estuvo a punto de atropellar, según las autoridades.

''Esto es evidentemente algo nuevo para mí'', dijo el jefe de la policía de Broward, Al Lamberti.

''Hemos visto coches fúnebres robados anteriormente, pero no en medio de un servicio'', agregó.

Las autoridades afirman que Silfrain entró ayer por la mañana en casa de sus padres, agarró una Biblia y un crucifijo y preguntó: ``¿Quién quiere dar una vuelta en carro?''.

Pero el joven no se refería a una vueltecita en la camioneta de la familia.

Su peligrosa carrera por Broward acabó en el mismo sitio en que había empezado: el 5212 Pembroke Rd., al oeste de Hollywood.

A pesar de la herida de bala, el hombre entró corriendo al salón donde se celebraba el servicio funerario, antes de ser detenido.

Los médicos lo transportaron al Memorial Regional Hospital en Hollywood para tratar su herida. Se espera que Silfrain viva.

El coche fúnebre es propiedad de la funeraria Eric George Funeral Home en Hollywood, uno de cuyos dueños es el obispo Victor Curry, un prominente activista a favor de los derechos civiles en el sur de la Florida.

''Nunca lo habíamos visto antes'', dijo Eric George, copropietario de la funeraria, refiriéndose a Silfrain.

Los dolientes vieron que Silfrain se montó en el coche fúnebre después de que el féretro fuera llevado al interior de la iglesia. Las llaves estaban en el vehículo desocupado, según la policía.

Mientras Silfrain viajaba en dirección este para ver si algún familiar quería unírsele, se lanzó una alerta acerca del robo del vehículo.

La policía de Hallandale Beach divisó la carroza en cuestión de 10 minutos y trató de arrinconarla en la calle Foster Road, pero Silfrain se escapó.

El joven se lanzó en dirección oeste, hacia la iglesia, pero volvió a ser acorralado, esta vez por la policía de Broward, en Pembroke Road.

En lugar de rendirse, pisó el acelerador. En su camino estaban varios agentes de la policía, que le dispararon al menos dos veces.

La herida de bala no detuvo a Silfrain, quien continuó su regreso a Gethsemane. Corrió hacia adentro del edificio, donde las autoridades llevaron a cabo el arresto.

Los asistentes al funeral conservaron la calma y ayudaron a la policía, agregó Lamberti.

George dijo que esperará a que la policía de Broward decida los cargos a presentar antes de considerar cualquier otra acción legal adicional.

La carroza fúnebre sufrió daños durante la persecución, y la compañía tuvo que pedir prestado un vehículo de otra funeraria para transportar el féretro al cementerio.

El oficial de la policía fue colocado bajo licencia administrativa, como se hace siempre que se dispara un arma de fuego oficial.

dsmiley@MiamiHerald.com

  Comments