Nation & World

Juez cubanoamericano al Supremo de la Florida

Jorge Labarga, que abandonó su Cuba natal cuando niño tras la llegada al poder de Fidel Castro, se convirtió ayer en el segundo magistrado cubanoamericano en servir en el Tribunal Supremo de la Florida.

El gobernador Charlie Crist, que pasó sobre Labarga en dos ocasiones como finalista para el Supremo de la Florida, finalmente nombró al juez de Circuito de Palm Beach. Hace menos de dos semanas, Crist había nombrado a Labarga, de 56 años, para una vacante en el Tribunal de Apelaciones del Cuarto Distrito.

"Su amplia experiencia le ha dado la oportunidad de ver, de primera mano, cómo afectan la ley y los tribunales la vida de las personas'', dijo Crist refiréndose a Labarga en un anuncio hecho en St. Petersbug, donde Crist tiene una oficina.

El Gobernador dijo que Labarga "tiene todas las cualidades necesarias para un magistrado del Tribunal Supremo: integridad, confianza, equidad y compasión. Y a esto hay que sumarle otra dimensión: diversidad''.

En un estado donde casi uno de cada cinco residentes es hispano, la diversidad pareció jugar un papel importante en la decisión de Crist, que sigue a uno de los episodios más controversiales en años sobre una vacante en el Tribunal Supremo.

Labarga fue uno de los cinco nombres remitidos a Crist el mes pasado por la Comisión de Nominación Judicial del Tribunal Supremo, integrada por nueve miembros. Pero Crist insistió en necesitar más nombres, diciendo que el grupo carecía de diversidad.

Algunos miembros del panel dijeron que la actitud de Crist parecía política. En una polémica conferencia el 17 de diciembre, la comisión, por una votación 5-4 , sólo agregó a Frank Jiménez, un cubanoamericano asesor legal general de la Marina de EE.UU y del antiguo gobernador Jeb Bush.

Un grupo de destacados abogados, que incluye a un senador estatal y a un antiguo presidente del Colegio de Abogados, criticó la decisión alegando que la política había contaminado el proceso de selección. Se especuló que el nombramiento de Jiménez era prácticamente seguro. Crist dejó claro que los partidarios de Jiménez estaban equivocados si creían que su nombramiento estaba garantizado.

Labarga dijo haber tenido 11 años cuando se fue de Cuba con su familia. Se asentaron en Pahokee para que su padre pudiera seguir trabajando en los ingenios azucareros, como hacía en Cuba. Labarga dijo recordar haber puesto una bandera cubana en la antena del Chevrolet del 56 de su padre.

"Yo tengo una apreciación especial por los Estados Unidos y por el sistema de gobierno en el que vivimos'', dijo Labarga. "Mi prioridad será garantizar la aplicación de los principios constitucionales''.

Labarga fue uno de los jueces de la Florida que manejó varios retos legales durante el recuento presidencial del 2000. Sus decisiones incluyeron un fallo de que estaba en manos de la junta de recuento de Palm Beach decidir qué constituía un voto bajo el viejo sistema de ponchar tarjetas, así como otro que descartó una demanda demócrata que buscaba una "revotación'' para determinar quién había ganado la presidencia.

En 2007, Labarga hizo algunas observaciones que suscitaron interrogantes sobre su temperamento judicial.

"Cuando usted busca una pelea con un juez a la larga va a perder'', dijo. "Hoy no pero de aquí a cinco años, de aquí a 10 años, a seis años. Ese juez lo va a recordar siempre, siempre''.

El objeto de las palabras de Labarga era Gary Kollin, un abogado de Fort Lauderdale con el que discutió en la corte más de una vez. Kollin mandó una carta a Crist calificando los comentarios de Labarga como una violación del Código de Conducta Judicial, susceptible a ser sancionada por el Tribunal Supremo de la Florida.

Labarga se descalificó a si mismo del caso porque uno de los abogados del mismo había sido un antiguo socio de bufete.

El juez comentó ayer que no debió de haber hecho esas observaciones.

"Es algo que no debió de haberse dicho y que no es representativo de mi práctica judicial en los últimos 13 años'', afirmó. "En Palm Beach yo soy considerado como justo e imparcial''.

Crist, un abogado, dijo ayer haber hablado con Labarga sobre sus comentarios y que estaba satisfecho con su respuesta. "Cometió un error. ¿No lo hacemos todos?", dijo Crist.

El pasado mayo, Labarga, que tiene dos hijas en edad de college, escribió un artículo de opinión en The Palm Beach Post en el que decía que los padres tienen que mimar menos a sus hijos y hacerlos más responsables de sus actos. Recordó haber recibido una D en álgebra en la secundaria y que su padre le ordenó estudiar más. Al otro semestre obtuvo una B.

Ahora Crist ha nombrado a tres magistrados en rápida sucesión: Labarga, Charles Canady y Ricky Polston. Canady reemplaza a Raoul Cantero, un cubanoamericano, para una vacante para la que Labarga fue finalista. Oficialmente, Labarga reemplaza a Harry Lee Anstead, 71, que tiene que retirarse por haber llegado a la edad de retiro obligatorio de 70.

Tras el retiro del juez Charles Wells el próximo marzo, Crist habrá nombrado a la mayoría de los siete miembros del tribunal.

  Comments