Nation & World

Miami Beach tiene la mayor disparidad de ingresos de EEUU

Las torres de condominios se ciernen sobre el hogar de la infancia de Arthur Ford Jr. (un diminuto apartamento de dos dormitorios) como una fuente de esperanza y un símbolo de desalojo, en una calle recién pavimentada con adoquines rojizos.

"Cuando salgo y veo a esa gente en buenos autos y trajes elegantes, pienso que a lo mejor en cinco años seré uno de ellos'', dijo Ford, de 31 años, empleado en un mercado local. "Algún día yo tendré mi propio negocio. No los miro con envidia''.

Ford forma parte de la parte menos conocida, aunque considerable, de Miami Beach --los no tan ricos, la clase trabajadora y los jubilados. Los amantes de la playa, los cantineros y los empleados de los hoteles.

La información del censo, con base en cifras del 2006 y 2007, muestra que esta ciudad tropical de unos 90,000 habitantes tiene la mayor disparidad de ingresos en todo el país. Eso significa que el 20 por ciento de las familias más ricas de Miami Beach tienen el 62.3 por ciento de los ingresos, mientras que el 20 por ciento más pobre obtiene apenas el 2.3 por ciento. En una sociedad perfectamente equilibrada, ambas deberían tener un 20 por ciento. El extremo norte de Miami Beach, conocido como North Beach, es mucho más pobre que Middle o South Beach.

"Es casi seguro que está relacionado con el tipo de vivienda existente'', dijo Ira M. Sheskin, geógrafo y profesor de la Universidad de Miami. "Ha habido muchas viviendas caras cuyo precio ha subido, y ha habido inmigrantes de bajos ingresos mudándose al área de South Beach en un pasado no muy distante''.

Los analistas dicen que los urbanizadores diseñaron una ciudad, y unas viviendas, que se adaptaban mejor a personas solteras que a familias, lo cual sofocó la capacidad de producir una clase media sólida. Hoy en día, lo que abunda son los condominios y los apartamentos, y no las viviendas unifamiliares, aunque la ciudad y algunas de sus islas más exclusivas tienen mansiones con grandes jardines.

Los habitantes de la playa dicen que semejante proximidad con la riqueza es tanto una fuente de inspiración como de frustración --la promesa de nuevos vecinos. Para algunos, la opulencia los obliga a estirar su dinero. Para otros, no importa.

Un ejemplo es Frederick "Freddy'' Markus: inquilino del motel Southern Star Condo en la calle 5 y Collins Avenue, capitán de un lujosísimo yate de 55 pies de eslora anclado en Miami Beach Marina, y dueño de una camioneta Volkswagen de 1991, conocida también como el surf mobile.

"Yo soy un tipo surfista y solterón'', dijo Markus, de 49 años, un venezolano que llegó a Estados Unidos en 1978 y a la playa 11 años después. "A mí el dinero no me impresiona''.

Esto le viene bien a Markus, capitán de yate de un potentado de los negocios de New Jersey. En el verano, Markus conduce la embarcación al norte del país. En el invierno, trae de regreso al Lindsey Marie al Estado del Sol.

"Yo estoy al servicio de los multimillonarios'', dijo Markus, quien gasta casi $900 al mes en el alquiler de un "estudio con pretensiones de apartamento''.

Markus aseguró que su relación con los ricos es de dependencia mutua.

"Si la economía se hundiera, si los ricos no tuvieran sus juguetes, si ellos se volvieran clase media, yo perdería mi trabajo'', dijo Markus. "Yo dependo de que ellos sigan siendo muy ricos. . . Es una relación simbiótica''.

Otros son menos filosóficos acerca de la mezcla del dinero y Miami Beach. El lugar se ha vuelto muy caro.

"Si una va a un restaurante, es caro. Si una va al cine, es caro'', comentó Nonita Jacas, de 70 años, una cajera de banco retirada. "Si una sale, es caro'.

El costo de la vida para Jacas está subiendo, pero el alquiler es relativamente barato: $258 al mes. Con eso, disfruta de una vista millonaria desde su efficiency en el séptimo piso de Rebecca Towers. Ubicados entre Monty's Bar y el condominio Yacht Club, los dos edificios de 13 pisos representan el único establecimiento de vivienda pública de la ciudad --y tal vez el mejor de todo el país.

tdaniel@MiamiHerald.com

  Comments