Nation & World

Lento comienzo de las ventas postnavideñas

La crisis ecómica no espantó el viernes a los compradores del día después de la Navidad, aunque muchos se quejaban de que los detallistas tenían que seguir bajando sus precios si querían que gastaran su dinero. El deslucido escenario de compras, lejos de constituir una sorpresa, confirmó los temores de una pésima temporada navideña para los comerciantes y pocas perspectivas de que el mercado de valores se empezara a recuperar a fines de año.

Los centros comerciales del sur de la Florida, llenos de incansables multitudes atraídas por los descuentos agresivos de las tiendas, necesitaban obtener elevados ingresos para ayudarlos a sobrevivir en medio de una profunda recesión. Pero ayer, los delirios de pasados años parecían ser historia: las tiendas abrieron temprano para los pocos compradores que asistieron a esas horas.

"La gente debió quedarse durmiendo la mona. Todo está muy tranquilo por aquí'', dijo Sabine Borges mientras trabajaba en el turno de la mañana en una cabina de información de Sawgrass Mills.

No obstante, Sawgrass y otros malls grandes vieron cómo las cosas cambiaban al mediodía, cuando los estacionamientos y los locales de venta de comida se llenaron. Las tiendas competían ofreciendo las rebajas más atractivas, pero los compradores no se dejaban convencer este año.

"No es que las cosas estén superbaratas'', dijo Carla Smalls, que escogía bolsos de mano rebajados a un 40 por ciento en la tienda Macy's de Dadeland.

Llegó a las 6 de la mañana con su madre, una tradición navideña, pero sólo llevaba una bolsa.

"Es mucha la gente que anda mirando, pero las filas en las cajas no son muy grandes'', dijo su madre, Carlyn Walthous. Las tiendas "no se ven tan desesperadas como dicen estar''.

Pero un paseo por Aventura Mall ciertamente sugería que los comerciantes de allí sí estaban desesperados. La oferta de Caché de un descuento del 50 por ciento parecía modesta en comparación con otras rebajas a poca distancia de allí. Ann Taylor tenía un cartel en su vidriera que anunciaba un 60 por ciento de descuento, mientras que Brookstone ofertaba una rebaja del 75 por ciento.

Larry Moncik, de Toronto, que andaba de compras con su familia mientras disfrutaba de vacaciones, descansaba en un pequeño sofá con bolsas de Macy's y Bloomingdale's a sus pies. Caminaban simplemente por Nordstrom cuando vieron un letrero con una rebaja del 30 por ciento, que no era lo suficientemente baja.

"Estábamos rendidos'', dijo. "También queríamos disfrutar del buen tiempo''.

Ernesto Grimaldi parecía estar de acuerdo. Sentado en una silla rosada en la tienda Victoria's Secret Pink, el turista procedente de Perú esperaba por su esposa para acabar de curiosear. Esta era la quinta parada del día y Grimaldi cargaba varias bolsas llenas.

"Estoy muerto de hambre'', dijo.

Marjorie Pinzon y su hija de 15 años Dixie, se arrastraban por el piso de Crate & Barrel, revisando docenas de adornos navideños con descuentos. Luego se pusieron en fila detrás de 15 personas para pagar por 50 de ellos.

¿El descuento? "Es del 60 por ciento'', dijo Pinzon, un maestro de Miami Springs. ‘‘Pero yo esperaba que fuera mayor''.

Este era el estribillo común de los compradores entrevistados ayer, lo que probablemente se deba a que los comerciantes ofrecieron grandes descuentos en las semanas anteriores a la Navidad.

Cuando Tom y Nancy Bledsoe, de Sunrise, salieron a comprar un televisor de pantalla plana para el "cuarto de los hombres'' de la casa, les gustó el Colby de 26 pulgadas que vendían por $299 en Sawgrass Mills Brandsmart. Ese era el precio que tenía antes de la Navidad, el mismo que tenía ayer cuando los Bledsoe lo compraron.

De acuerdo con datos preliminares de SpendingPulse, firma que lleva registro de las compras pagadas con tarjeta de crédito, cheques o efectivo, las ventas al detalle cayeron entre 5.5 por ciento y 8 por ciento durante la temporada navideña en comparación con el año pasado. Excluyendo las ventas de automóviles y de gasolina, cayeron entre 2 y 4 por ciento, según SpendingPulse.

Más personas al parecer compraron por internet, particularmente en las dos últimas semanas de la temporada, cuando azotaron las tormentas. Las ventas online sólo cayeron 2.3 por ciento, según SpendingPulse. Y Amazon.com, encabezando la tendencia, dijo el viernes que la temporada del 2008 había sido la mejor en su historia con más de 6.3 millones de artículos ordenados y 5.6 millones de unidades enviadas durante su día ‘‘pico'', el 15 de diciembre.

Un indicador más completo de cómo les fue a los detallistas se tendrá el 8 de enero, cuando las grandes tiendas informan sus ventas de diciembre. Se espera que muchas tiendas reporten pérdidas en el cuarto trimestre, según el analista del NPD Marshal Cohen.

En Dadeland, los detallistas hicieron sus mayores descuentos en los artículos más caros y los de invierno. Nordstrom rebajó los zapatos Ferragamo de hombre de $450 a $269, con lo que atrajo el interés de muchos compradores. Las botas de invierno en JCPenney fueron rebajadas de $100 a $34.99.

Esa ganga le interesó a Jeanie Silver, de 19 años, que había visto la oferta en internet. "No voy a comprar en ninguna otra tienda'', dijo.

En Sawgrass Mills, dos jóvenes veteranos de las ventas opinaron que el día era lento y decepcionante. Los hermanos Naeem y Riaaz Hosein, de 23 y 19 años respectivamente, tienen una boutique en un pueblo de Trinidad, donde revenden mercancía que compran en el sur de la Florida.

Esperaban gastar $20,000 ayer, y en opinión de ambos la multitud de compradores era menor y las ofertas menos tentadoras que en años anteriores.

"Fue mucho mejor para nosotros después de Acción de Gracias', dijo Naeem.

  Comments