Nation & World

Partidarios de Obama alquilan crucero para ir a la inauguración

Sin poder encontrar transporte ni alojamiento en la capital del país para ir a la inauguración del presidente electo Barack Obama el 20 de enero, un grupo de partidarios halló un modo singular de lograr todo eso con estilo:

Llamándole "el Crucero Yes We Can del 2009'', el grupo ha arrendado un barco crucero de 500 habitaciones para ir de Port Everglades a Baltimore, y allí tomar autobuses arrendado hasta Washington para las festividades inaugurales.

"Estábamos tan entusiasmados tratando de que eligieran a Obama que nadie se detuvo a pensar en hacer planes para la inauguración'', dijo Karen R. Phillips, una voluntaria de la campaña que está ayudando ahora a organizar el Crucero Yes We Can del 2009.

"Al día siguiente, la noticia estaba en todas partes, de que todas las piezas de los hoteles de Washington estaban reservadas. Algo me dijo: "Karen, consigue un crucero''.

Algunas de las líneas de cruceros importantes la rechazaron, diciendo que ese cambio iba a ser imposible.

Mientras Phillips estudiaba el asunto, la compañía de viajes HotelBlox, con base en Chicago, estaba haciendo un esfuerzo similar para acomodar a su clientela.

"Estuvimos buscando alojamiento en lugares tan lejanos como Gettysburg y Hershey, Pennsylvania'', dice Lephate Cunningham Jr., un asociado administrativo de HotelBlox, que ofrece servicios relacionados con viajes. "Aunque teníamos una clientela dispuesta a considerar cualueir distancia, eso habría sido una experiencia terrible. Empezamos a contactar líneas de cruceros para arrendar un barco que anclara en Baltimore y allí tener un hotel flotante''.

El grupo está pagando alrededor de $1 millón por el crucero de ocho noches de Port Everglades en el barco MV Regal Empress de la línea Imperial Majesty.

El barco tiene capacidad para 1,100 pasajeros.

Hasta ahora, alrededor de 200 personas se han registrado en el crucero. Eso incluye unos 50 voluntarios, que están recibiendo un precio de descuento de unos $1,100 por persona.

Las tarifas para los no voluntarios comienzan aproximadamente a $1,900 por persona. Phillips dice que también andan en busca de patrocinadores para que el crucero no tenga que cobrarles a algunos pasajeros.

Además de la estadía de una noche en Baltimore con una gala el 19 de enero, los pasajeros tendrán transporte al Washington Metro para los eventos inaugurales del 20 de enero.

Phillips, una planificadora de fiestas de Chicago que estará viviendo en Lauderhill hasta la inauguración, se está asegurando de que haya diversiones antes de la juramentación y después. Las actividades a bordo incluirán discoteca, música en vivo, un piano bar, gimnasio y juegos de casino.

El regreso a Port Everglades incluye una parada de medio día en las Bahamas para satisfacer los requerimientos legales de líneas de cruceros con banderas extranjeras. Según las leyes federales, los barcos de bandera extranjera no pueden atracar en dos puertos de EEUU sin haber visitado también un puerto extranjero.

Primero, la voluntaria Michele Kanarek, de 63 años, no estaba interesada en ir a la inauguración, especialmente debido a los costos y al frío.

"No quería gastar tanto dinero, así que cuando llegó el crucero pensé : "Eso me parece bien y decidí ir. "Estoy muy entusiasta ahora.

El crucero subraya la falta de transporte y alojamiento en Washington el mes que viene. Los funcionarios de la inauguración y del turismo calculan que entre 2 y 4 millones de personas viajarán a Washington. Casi todas las 90,000 habitaciones de hoteles de la región estaban reservadas ya. Donde todavía hay piezas, éstas cuestan hasta $400 la noche, con mínimos de tres o cuatro noches.

Varias aerolíneas han aumentado sus vuelos a Washington para acomodar al público que va a la inauguración.

"Las cosas se ven bien'', dice Olga Romero, una portavoz de Southwest Airlines, que le añadió 26 vuelos a su servicio regular al Aeropuerto Internacional de Dulles en las afueras de Washington, y al Thurgood Marshall International Airport de Baltimore Washington, que está a unas 35 millas de distancia de la capital del país.

Las compañías de autobuses también se están preparando para un aumento en los negocios. BoltBus, una compañía de bajos precios con servicios entre Nueva York y Washington, ha estado enteramente reservada desde hace semanas, y piensa añadir más autobuses, según la portavoz Abby Wambaugh.

Megabus, otra compañía de bajo costo que vieja entre Nueva York y Washington, ha vendido hasta ahora más de 2,000 boletos, y va a arrendar más autobuses.

"El Día de la Inauguración Presidencial tendremos que tocar de oído, dijo Bryony Chamberlain, director de operaciones de Coach USA, que opera Megabus. "La gente llegará adonde va, pero van a tardar más''.

  Comments