Nation & World

Castro propone de canjear espías por disidentes presos; EEUU rechaza la propuesta

El gobernante cubano Raúl Castro propuso el jueves canjear a los llamados "cinco héroes'' detenidos en Estados Unidos por disidentes presos en la isla, pero Washington dijo de inmediato que Castro estaba "comparando manzanas con naranjas''.

Castro mencionó el canje luego de una reunión con su colega Luiz Inacio Lula da Silva y como reacción de incomodidad a la pregunta de un periodista sobre la situación de los disidentes políticos presos en el país caribeño.

"Vamos a hacer gesto y gesto: esos prisioneros que tú hablas, si quieren soltarlos (sic), que nos lo digan mañana, se los mandamos para allá con familia y todo'', declaró Castro a reporteros.

"Que nos devuelvan a nuestros cinco héroes, es un gesto de ambas partes. Llevan diez años presos, fueron condenados a dos cadenas perpetuas'', agregó en referencia a los cubanos detenidos en 1998 en Estados Unidos bajo cargos de espionaje.

Heidi Bronke, portavoz para asuntos del Hemisferio Occidental en el Departamento de Estado, afirmó que el gobierno estadounidense había ya oído ese tipo de sugerencia en el pasado, pero se trataba en realidad de "una comparación inapropiada''.

"Hemos pedido durante tiempo al gobierno cubano que libere a los prisioneros políticos, y le recomendaríamos que lo haga de inmediato'', declaró Bronke.

"Los prisioneros políticos en Cuba están encarcelados contra su voluntad, por protestar pacíficamente y no tienen nada que ver con los cinco cubanos que han sido juzgados y hallados culpables, con proceso debido, en el sistema judicial estadounidense'', agregó.

Cuba ha negado que los cinco hombres fueran agentes del gobierno de la isla para infiltrarse en el movimiento anticastrista en Estados Unidos, y sostiene que son prisioneros políticos y ‘‘luchadores antiterroristas'. Los cinco, Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Fernando González, René González y Antonio Guerrero, cumplen condenas que van de cadena perpetua a 15 años.

El caso está pendiente de un nuevo proceso de sentencias en un tribunal de Miami, mientras que los abogados de la defensa planean llevarlo ante el Tribunal Supremo de la nación.

En La Habana la propuesta de Castro no fue bien acogida por algunas de las esposas de los disidentes presos.

"Es una falta de respeto estar haciendo esos comentarios sin saber lo que piensan los presos... ellos no están dispuestos a ser monedas de cambio'', dijo Laura Pollán, casada con Héctor Maseda, quien cumple 20 años de condena tras haber sido arrestado y enjuiciado en 2003.

"Nosotros aunque suframos, respetamos y admiramos la actitud de nuestros hombres'', agregó Pollán al señalar que al menos media docena de los compañeros de su esposo no se mostraron dispuestos a ser canjeados por nada alegando que "son inocentes''.

Pollán forma parte de las Damas de Blanco, precisamente la organización formada por esposas de algunos de los 75 disidentes encarcelados en 2003 bajo cargos de recibir dinero y orientación de potencias extranjeras para destruir a la revolución. Quince fueron liberados por motivos de salud.

Según la mujer este no es un tema nuevo, pues piensa que Raúl Castro ya habría hecho una sugerencia de canje similar al enviado papal, el cardenal, Tarcisio Bertone durante su visita en enero y cuando este demandó liberación de presos políticos.

Bertone, secretario de Estado del Vaticano, se reunió con Castro en febrero y tras su visita le le dijo al periódico Osservatore Romano que el tema de un posible canje surgió durante la reunión que sostuvo con el gobernante cubano.

Bertone expresó que le dijo a Castro que la Iglesia podría considerar la liberación de algunos de los disidentes de la isla como un gesto humanitario.

Castro señaló entonces que entraría a considerar "incluso el problema de los cinco prisioneros cubanos en EEUU, y por consiguiente la cuestión de un tratamiento humanitario para ellos, también, con la posibilidad eventual de un canje''.

Los principales líderes de la disidencia interna rechazaron el jueves el canje propuesto por Raúl Castro.

"No hay equivalencia. Los presos cubanos son personas que han luchado por los derechos humanos en Cuba'', mientras que los cinco fueron condenados por cargos de espionaje, dijo Oscar Espinosa Chepe, uno de los 75 condenados en 2003 y excarcelado por motivos de salud.

En la propuesta hay "una falta de simetría'', dijo Elizardo Sánchez, quien dirige una ilegal Comisión de Derechos Humanos, según la cual hay 219 presos políticos en la isla.

Héctor Palacios, otro de los 75 y excarcelado por motivos de salud en el 2006, no cree que el ‘‘gobierno cubano pueda hablar seriamente de cambios mientras sugiera que los prisioneros políticos haya que cambiarlos por los espías''.

"El gobierno cubano tiene que darse cuenta de todos sus errores y soltar para la calle a esos inocentes y entonces discutir aparte los problemas de los espías'', añadió Palacios.

Vladimiro Roca, ex preso político cubano, opinó que "no hay comparación''. Ellos (las autoridades) están tratando con el cinismo que los caracteriza (...) de equiparar unos espías con luchadores pro democracia''.

Consultado en Brasilia sobre el tema del embargo estadounidense, Castro dijo que no hay ninguna urgencia en levantarlo porque su país ha vivido casi 50 años con esa sanción, pero reiteró su disposición a tratar el tema con el presidente electo Barack Obama cuando asuma el poder en enero.

"Estamos dispuestos a hablar con el señor Obama donde sea y cuando él decida, pero sin la más mínima sombra a nuestra soberanía y sin pedirnos gestos'', expresó.

Castro se encuentra en Brasil desde el lunes, cuando llegó al estado nororiental de Bahía para participar en la Cumbre de América Latina y el Caribe, junto a otros 32 países del área, y el jueves efectuó una visita oficial a la capital, Brasilia.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments