Nation & World

Alarcón: Cuba no espera cambio en política de EEUU

Cuba no espera un gran viraje en la política de Estados Unidos con la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca, pero podrían recuperarse los espacios de "diplomacia no pública'' entre ambos países si decide adoptar una actitud más racional hacia la isla, afirmó el presidente de la Asamblea Nacional, Ricardo Alarcón.

En una entrevista con el diario mexicano La Jornada que reprodujo el martes la página digital Cubadebate, Alarcón observa que no existen evidencias de que Obama vaya a efectuar un cambio radical respecto a Cuba, exceptuando la prometida eliminación de las restricciones de viajes y remesas que decretó el presidente George W. Bush en el 2004.

"Yo no creo que nosotros tengamos que esperar, ni mucho menos, un gran viraje'', afirmó el presidente del Parlamento, quien dijo que Obama puede anular las regulaciones de viajes y remesas con una simple orden ejecutiva.

"Eso, objetivamente hablando, no es ni el fin del bloqueo ni el fin de la política agresiva, pero es una noticia muy buena para cubanos de ambos lados del estrecho. Es algo saludable. Si no lo hace, olvídate. No va a hacer nada'', explicó el funcionario.

Agregó que no hay nada de lo que Obama ha dicho hasta el momento que indique que pudiera "ir más allá'' en relación con la política hacia la isla.

Al entrar en las consideraciones de los grandes problemas que enfrenta el próximo inquilino de la Casa Blanca, el jefe del Parlamento cubano mencionó la crisis económica, las guerras de Afganistán y Irak, y la vinculación de EEUU con el mundo.

"Cuba no es lo más importante para ellos, sinceramente'', acotó el funcionario, de 71 años.

Alarcón confiesa en la entrevista que se siente apasionado con el tema de las expectativas y los límites de "la nueva era que empieza con este joven y su nuevo equipo'', aunque reconoce que sus opiniones se enmarcan dentro de una advertencia hecha por el ex gobernante Fidel Castro en una reciente "reflexión'', al alertar acerca de "la poderosa marea de ilusiones'' que despierta la ‘‘obamanía''.

Coincidiendo tácitamente con los críticos de Obama, Alarcón apuntó que ganó la presidencia respondiendo a "una aspiración de cambio, un cambio que no se ha definido con precisión''.

"Es un hombre con antecedentes que nos hacían pensar a muchos que no sería electo'', reconoció.

En cuanto a las perspectivas de recuperar "el diálogo discreto, la interlocución privada y la diplomacia no pública'' que mantuvieron Washington y La Habana "hasta que llegó el increíble equipo de George W. Bush'', Alarcón opinó que dependerá de una actitud mas modesta de EEUU.

"Sí, si Obama logra que Estados Unidos vuelva a justipreciar el multilateralismo frente al unilateralismo; si Estados Unidos se mueve hacia una actitud más racional, que sería más pacífica y que tendría que ser más modesta'', comentó el veterano político, quien ha sido el principal negociador cubano ante Washington por los últimos 40 años.

Ante la pregunta de cómo respondería Cuba si Obama hiciera un gesto significativo hacia la normalización de las relaciones bilaterales, el funcionario respondió: "Dándole las gracias por reconocer su error de medio siglo''.

  Comments