Nation & World

Obispo pide a los cubanos no esperarlo todo del extranjero

Un obispo católico anunció que en sus plegarias para el próximo año pedirá que los cubanos no lo esperen todo "de afuera'' (del extranjero) y se habitúen al "dinero fácil'' de las donaciones y remesas familiares, "sin sudar la camisa''.

"Recé para que los cubanos no nos acostumbremos a vivir de donaciones y gestos solidarios o del dinero que mande la familia del extranjero... y nos habituemos al dinero fácil, sin sudar la camisa'', declaró el obispo de Guantánamo-Baracoa, Wilfredo Pino, de 58 años, en su mensaje por Navidad y Año Nuevo.

Monseñor Pino, cuyos mensajes y sermones gozan de simpatía por ahondar en la vida cotidiana de la isla, afirmó que rezó también para "que los cubanos no lo esperemos todo ‘de afuera' y que también nos acordemos que muchísimos entre nosotros no tienen a nadie en el extranjero que les mande algo''.

El prelado se refería a las remesas que los cubanos residentes en otros países mandan a sus familiares en la isla, y que fueron limitadas desde Estados Unidos por la administración de George W.Bush, una medida que prometió levantar el presidente electo Barack Obama.

También hacía referencia a las numerosas donaciones oficiales, de organizaciones no gubernamentales y empresas que llegaron este año para paliar los daños de tres huracanes, calculados en $10,000 millones.

En el mensaje, que será leído por la radio provincial de Guantánamo el 24 de diciembre y está publicado en el sitio en internet de la Conferencia Episcopal, monseñor Pino hace votos porque ‘‘no temamos al diálogo entre cubanos aunque pensemos diferente, porque, como decimos en Cuba, ‘la gente, hablando, se entiende' ''.

"He pedido que el Espíritu Santo ilumine a nuestros gobernantes, a los que dirigen la economía. Que la situación internacional mejore. Que mejoren las relaciones entre los gobiernos de Estados Unidos y Cuba'', señaló monseñor Pino.

Pero también que "al obrero le alcance su salario para mantener su familia (...) Que todo obrero sepa que trabajando y esforzándose, el bienestar de su familia estará realmente asegurado en el presente y en el futuro''.

"Le pedí a Dios que en este próximo año todos seamos un poquito mejores'', declaró el obispo, y añadió "¡Que ningún cubano tenga que enseñar dinero a los choferes que circulan por nuestras carreteras para que le hagan la caridad de recogerlo!''

  Comments