Nation & World

Nuevo sistema de calificación afectaría a las escuelas secundarias públicas de Florida

El nuevo sistema de evaluación de las escuelas públicas podría aumentar en más del triple el número de escuelas con una calificaión de "F'' en el estado, según un esbozo del plan al que tuvo acceso The Miami Herald.

El sistema fue ordenado por los legisladores la primavera pasada con la intención de de crear una imagen más completa y menos oscura de los resultados de las escuelas secundarias y restar importancia a las pruebas del FCAT.

En lugar de eso, podría tener el efecto contrario.

"Esto se debería establecer de manera que no haga daño a las escuelas'', dijo Lee Baldwin, miembro del comité del Departamento de Educación estatal que ayuda a crear el nuevo sistema. "Entonces las escuelas lo aprobarían. Eso no es lo que yo veo en la simulación'', afirmó.

Una variante del plan podría subir el número actual de escuelas secundarias con calificación F en Broward de una a cinco y en Dade de siete a 13.

Algunas escuelas que en estos momentos han alcanzado calificaciones de A y B podrían bajar a C y D según el nuevo método, que comenzaría a usarse en el año académico 2009-2010.

Aparte de desmoralizar a las escuelas, el nuevo plan colocaría un fardo financiero adicional en los sistemas escolares, ya escasos de fondos. La designación de más escuelas como F significaría que miles de estudiantes adicionales tendrían el derecho de que se les ofrezca la oportunidad de cambiarse de escuela, a expensas de los distritos escolares.

Y en un momento en que las escuelas están luchando con los recortes presupuestarios estatales, el plan les exige que añadan más cursos avanzados a sus currículos de enseñanza.

El nuevo sistema de evaluación es muy diferente del que se aplica actualmente, siete de cuyos ocho componentes se basan en las calificaciones del FCAT de los estudiantes de primero y segundo año del high school.

"Esto no se ocupa de la segunda mitad de su carrera de high school'', explicó Baldwin, quien supervisa también las pruebas a las escuelas del Condado Orange.

La ley dice que, a partir del curso escolar 2009-10, sólo la mitad de las calificaciones de una escuela secundaria se deben basar en las notas del FCAT.

La otra mitad debería basarse en los índices de graduación, calificaciones logradas en las pruebas para cursos avanzados, Bachillerato Internacional, matrícula doble y clases de certificación; las notas alcanzadas en ACT, SAT y otras pruebas; y, con el tiempo, exámenes de fin de curso que el estado está elaborando todavía.

El nuevo sistema de evaluación fue ordenado por los legisladores en la primavera, en respuesta a las críticas que se han hecho a la dependencia excesiva del FCAT para evaluar a las escuelas. Fue propuesto por el senador republicano Don Gaetz, antiguo superintendente escolar, y elogiado por los demócratas, incluyendo a la senadora Frederica Wilson de Miami, que siempre se ha opuesto al FCAT. El plan está todavía en su fase de elaboración y tiene que ser aprobado por la Junta de Educación antes de que pueda entrar en vigor.

Incluso algunos educadores que simpatizan con la idea del plan quieren demorarlo.

"¿Para qué estigmatizar a una escuela con una F cuando ya se sabe lo que va a pasar?", dijo el superintendente de Broward Jim Notter.

Los distritos escolares necesitan tiempo, así como un dinero que no tienen, para mejorar sus ofertas de cursos y entrenar a sus maestros, afirmó Notter. Ni siquiera los maestros veteranos están listos necesariamente para impartir cursos a nivel de college sin recibir cierto entrenamiento.

En la actualidad, más de 50 escuelas secundarias en Florida no ofrecen ninguno de los cursos avanzados que el estado consideraría en la evaluación.

Cada uno de los elementos individuales del nuevo plan está demostrando ser problemático.

Los exámenes de fin de curso no han sido elaborados todavía. Un solo examen, de Algebra II, se está probando este año en siete distritos. De modo que los exámenes de fin de curso no se incluirían en el sistema de evaluación durante algunos años.

Y por lo general la información sobre los índices de graduación no se da a conocer hasta el otoño, lo cual retrasa el proceso evaluativo.

nshah@MiamiHerald.com

  Comments