Nation & World

Las ventas en Art Basel disminuyen hasta 30 por ciento debido a crisis económica

La recesión ha transformado a Art Basel Miami Beach en una versión más humilde de sí misma, ya que la mayoría de las galerías ha reportado una disminución en las ventas.

La mitad de todos los marchantes entrevistados en la feria han visto una caída en las ventas, y casi una cuarta parte tuvo disminuciones de hasta 30 por ciento. Menos de 20 por ciento reportó un aumento en las ventas mientras que una quinta parte dijo que las ventas estaban al mismo nivel que en ediciones anteriores.

"La gente es más cuidadosa a la hora de sacar la chequera que el año pasado'', dijo Achim Moeller, de Moeller Fine Art en Nueva York.

Para calcular el impacto de la recesión en la feria de arte contemporáneo más grande del país, cinco reporteros del Miami Herald encuestaron a 41 de los participantes en el programa oficial de Basel y a 45 marchantes en las ferias satélites aledañas.

Los sondeos confirmaron los pronósticos de una disminución en la semana de Art Basel de este año, pero también reforzó la importancia del evento en la industria del arte. Alrededor de 60 por ciento de los marchantes dijo que era "sumamente probable'' que volvieran el año próximo, pese a la merma en las ventas y a la conmoción en el mundo del arte.

"En su peor día, Miami sigue siendo mejor que todas las demás ferias en su mejor día'', dijo Mark Moore, que tiene una galería en Los Angeles, desde su local en la galería de arte PULSE Miami en Wynwood. "Este pudiera ser el peor día, y no es tan malo''.

De los 86 participantes entrevistados por el Herald, poco más de 50 por ciento reportó una asistencia menor que el año pasado. Con menos compradores potenciales, las galerías tienen menos poder para forzar ventas rápidas, terminando con el frenético mercado de venta que definió la semana de Art Basel durante la mayor parte de la década.

"Hay más negociación'', dijo Serra Pradhan, un director de la Richard Gray Gallery en Nueva York, uno de los más de 250 que han estado exhibiendo en el programa de Art Basel Miami Beach. "En ferias anteriores había un sentido de urgencia entre los compradores''.

En la New Art Dealers Alliance de Wynwood, Jerome O'Drisceoli hacía el mismo análisis. Su galería Green on Red ha traído arte de Dublin a Miami durante los últimos cuatro años, y piensa que 2008 va a ser el peor en ventas.

"El año pasado tuvimos una feria sin precedentes. Este año estamos negociando las ventas'', dijo. "Definitivamente la gente está regateando''.

Aún así, más de 70 por ciento de los encuestados dijeron que sus precios de venta eran iguales o "ligeramente'' menores. Esto no corresponde con los reportes anecdóticos de grandes descuentos entre las galerías, pero algunas han visto una falta de conexión entre la demanda por obras costosas y los precios mismos.

Adam Sheffer, de la galería Cheim & Read en Nueva York, vio a los marchantes tratando de vender sus obras a los precios del apogeo del mercado, mientras que los coleccionistas querían comprar a precios de liquidación.

"Todos los vendedores piensan que estamos en el 2007'', dijo Sheffer desde el local de Cheim & Read en Art Basel. "Y todos los compradores piensan que esto es como el mercado inmobiliario de Miami Beach''.

Frente a una disminución histórica en la riqueza global y una gran caída de la bolsa de valores, la semana de Art Basel tenía pocas posibilidades de seguir con el mismo crecimiento de ventas que en el pasado.

Aunque la encuesta descubrió bolsones de desesperación --una galería suiza reportó cero ventas pese a una temporada extraordinaria el año pasado-- también encontró marchantes agradablemente sorprendidos de que la disminución no fuera tan mala.

Brian Rumbolo hizo que un colega viniera desde Nueva York con una pequeña estatua de un desnudo para reemplazar una versión tamaño natural de $75,000 que un coleccionista de Miami compró y se llevó anoche para una fiesta.

"Esto está yendo mejor de lo que yo esperaba'', dijo Rumbolo, de la galería Carolina Nitsch de Nueva York.

"Los negocios están malos, no cabe duda, pero hemos vendido trabajos todos los días'', dijo Gregory Lind, cuya galería de San Francisco alquiló un cuarto en la feria de arte del Hotel Aqua, cerca del centro de convenciones. Hasta ayer por la tarde, había vendido seis piezas: una a un museo, otra a un coleccionista corporativo y otras a viejos y nuevos compradores.

Landau Fine Art de Montreal había vendido nueve de 11 pinturas del austríaco Christoph Kefhaber, entre $18,000 y $35,000 cada una. Tres de las cinco esculturas en cristal y cerámica del artista, valoradas entre $16,500 y $19,500, también se vendieron rápidamente.

Los periodistas Martha Brannigan, Daniel Chang, Ina Paiva Cordle y Jaweed Kaleem de The Miami Herald, colaboraron en esta historia.

  Comments