Nation & World

Arrestados más sospechosos en asaltos a Dunkin' Donuts

Dos hombres que según la policía participaron de un violento frenesí de asaltos a varios restaurantes Dunkin' Donuts en días pasados, trataron de huir del país en barco, pero fueron atrapados por las autoridades en Port Everglades, según el Departamento de Policía de Broward (BSO).

De inmediato no se sabe mucho más sobre este último episodio.

La detención de los dos sospechosos tiene lugar dos días después que la policía apresó a tres presuntos pandilleros que aterrorizaron a los clientes de dos Dunkin' Donuts en los condados Broward y Palm Beach la semana pasada.

Jonathan Jackson, de 23 años, Calvin Weatherspoon, de 20 años, y James Herard, de 19 años, fueron arrestados ayer por su participación en por lo menos uno de los robos, dijeron hoy autoridades de los condados Broward y Palm Beach. Los tres permanecen detenidos.

Desde el pasado 24 de noviembre, los hombres robaron Dunkin' Donuts en Sunrise, Delray Beach y Tamarac, así como una minitienda 7-Eleven en Pompano Beach, dijeron las autoridades. Durante los asaltos, cuatro clientes y un automovilista resultaron baleados.

Este frenesí de delitos terminó ayer cuando la policía de Lauerhill avistó a los hombres tratando de robar un perro pit bull que paseaba con su dueña. Los sospechosos fueron arrestados poco después.

''Los criminales no conocen límites'', dijo hoy el jefe de la policía de Broward, All Lamberti, flanqueado por los jefes de la policía de Delray Beach, Lauderhill y Sunrise. "Si no trabajamos juntos, no vamos resolver estos casos''.

Por su parte, Tony Strianese, jefe de la policía de Delray Beach, agregó: "Haber sacado a estos sujetos de las calles es una victoria de las fuerzas del orden público''.

Después de haber sido arrestados los tres hombres, la policía de Lauderhill se percató de que el Toyota Camry en que viajaban coincidía con la descripción del vehículo utilizado en al menos uno de los robos a los Dunkin' Donuts.

La policía de Lauderhill notificó al BSO, que los detuvo para interrogarlos. Los tres luego confesaron y no demostraron tener ningún remordimiento por los delitos cometidos, dijeron las autoridades.

  Comments