Nation & World

Implementan operativo para enfrentar problemas en la I-95

Cuando el experimento con los peajes variables en la Interestatal 95 comience oficialmente a las 6 a.m. del viernes, los conductores del sur de la Florida enfrentarán una nueva variedad de peligros en lo que ya de por sí era un tramo problemático de la carretera.

Una legión de agentes de la policía estatal, operadores de grúas de remolque e ingenieros de tráfico armados de alta tecnología, se han estado preparando en pacífica colaboración durante meses para remover los vehículos accidentados y descompuestos.

Su objetivo es evitar que se repita el caos ocurrido en julio, cuando los equipos de constructores terminaron de reconfigurar los carriles con rumbo norte entre el downtown de Miami y el intercambio de vías Golden Glades.

"Nuestros policías van a ser como un equipo de SWAT'', dijo el teniente de la Patrulla de Carreteras de la Florida (FHP) Pat Santangelo. "Queremos responder con rapidez, evaluar la situación y sacarlos del medio. La idea es hacer la carretera lo más eficiente posible''.

Pero eso no va a ser fácil. En un día laboral típico, entre 226,000 y 280,000 vehículos viajan por ese tramo. Y la carretera ha sido reconfigurada para crear cuatro carriles locales de uso general y dos expresos.

Para crear un sexto carril consistente a lo largo del tramo, la mayor parte de los carriles originales fueron estrechados de 12 a 11 pies. El resto del espacio se tomó de la cuneta derecha y de la zona central, lo cual deja menos espacio para los vehículos descompuestos y para que los policías hagan detenerse a los conductores.

Una hilera de barras plásticas luminiscentes separa los dos carriles expresos de pago, ubicados a la izquierda de la carretera, de las cuatro sendas locales gratuitas a la derecha. Esa barrera, así como la imposibilidad de salir y entrar del área expreso, preocupa a conductores como Michael Svaldi sobre los accidentes que pueden causar grandes embotellamientos.

Svaldi iba conduciendo por los carriles expresos el 26 de noviembre y acabó trabado en seis millas de un tráfico que avanzaba en cámara lenta entre el downtown y el Golden Glades.

"Me tomó 45 minutos llegar a la calle 135'', dijo Svaldi, un jubilado de 65 años. "Yo miraba y miraba a ver si había un accidente, o un problema, o lo que fuera, y nunca vi nada. Estábamos presos --no había manera de salir de aquella senda''.

La FHP añadirá cuatro agentes y un supervisor entre las 6 a.m. y las 10 p.m. de lunes a sábado, simplemente para lidiar con el tráfico en los carriles expresos. Sus salarios se pagarán con el peaje. El estado añadirá más agentes en enero o febrero, cuando las señales rumbo norte estén finalmente iluminadas entre la calle 62 del NW y el Golden Glades.

"Creemos que las sendas locales se moverán más rápido que nunca'', dijo Santangelo, de la FHP. ‘‘Queremos hacer las sendas gratuitas más eficientes para que, al fin y al cabo, las personas que no puedan usar las sendas expreso estén satisfechas de este proyecto''.

Un contratista privado supervisará cámaras de circuito cerrado en el tramo de la I-95 en Miami-Dade para coordinar mejor la respuesta a descomposturas y accidentes por parte de los policías y los Road Rangers, afirmó Javier Rodríguez, quien dirige el centro de manejo del tráfico SunGuide en Doral.

Una nueva grúa, que ha sido añadida a la flotilla de los Road Rangers, estará disponible cerca de la estación de peaje de la carretera 112 para poder entrar directamente en las sendas expreso.

llebowitz@MiamiHerald.com

  Comments