Nation & World

Alonzo Mourning hace donación para niño necesitado de trasplante

Omar Ferguson, de tres años, necesita un regalo precioso antes de Navidad: un trasplante de hígado. Alonzo Mourning, del Miami Heat, que recibió un trasplante de riñón en el 2003, hizo una donación de $50,000 para la operación y pidió que 25,000 surfloridanos donen $10 cada uno para recaudar los $300,000 requeridos.

"La vida del niño pende de un hilo'', dijo el doctor Andreas Tzakis, el cirujano del Hospital Infantil Holtz que realizaría la operación. "Cada segundo cuenta''.

La madre del niño, Darie Ferguson, afirmó el miércoles en una conferencia de prensa que "fue la voluntad de Dios que pudiera encontrar a Alonzo''.

"Cuando hay vida, hay esperanza'', agregó la mujer de 38 años y originaria de Nassau, secándose las lágrimas.

Omar padece de atresia biliar, que afecta a uno de cada 15,000 niños y bloquea el flujo de bilis desde el hígado y causa una cirrosis severa. En la sala de terapia intensiva del Holtz, Omar despertó cuando su madre le habló, se restregó los ojos y miró con asombro a las cámaras de televisión mientras Mourning exhortaba a la gente a donar.

"Yo tuve la bendición de contar con los recursos para recuperarme y hacer mi sueño realidad'', dijo Mourning. "Le pido a la comunidad que ayude''.

Los médicos del Holtz, que forma parte del Centro Médico Jackson Memorial de la Universidad de Miami, dejaron entrever que pudieran colocar al niño en una lista de prioridad antes de que se recaudara todo el dinero debido a la gravedad de su estado. El menor tiene el estómago distendido porque el hígado no le funciona.

Pero Tzakis recordó que se trata de un hospital público que no tiene responsabilidad financiera con el menor porque no es ciudadano estadounidense.

Puesto que Omar es pequeño, puede recibir el hígado de un niño o una parte del hígado de un adulto, mientras que la otra parte se destinaría a otro paciente, dijo Tzakis.

La madre de Omar lo trajo a Miami hace dos meses en busca de una solución que no existe en las Bahamas. Dice que estaba en la cafetería del Jackson y vio un póster de la entidad de caridad Fund for Life de Mourning.

"Nunca había escuchado hablar de él'', dijo Darie. "Una de las enfermeras me dijo: ‘Claro que sí, es el jugador de baloncesto' ''.

Mourning sonrió y Ferguson agregó: "Ahora soy una gran fanática''.

Ferguson y su esposo, Keith, tienen un restaurante de comida con entrega a domicilio en Nassau. Tienen otros cuatro hijos, de entre 7 meses y 20 años.

Con un hígado nuevo, Omar pudiera vivir una vida relativamente normal y sólo tendría que tomar medicamentos para controlar el rechazo inmunológico, dijo Tzakis.

"En esta zona viven 2 millones de personas. Si 25,000 donan $10 cada uno sería suficiente'', dijo Mourning. "Y si no tienen dinero, el poder de la oración es asombroso''.

  Comments