Nation & World

Preocupa manejo de fondos para la democracia en Cuba

El programa federal de Estados Unidos que invierte millones de dólares al año en promover la democracia y los derechos humanos en Cuba comunista está mejorando el control de subsidios, pero todavía afronta el peligro de que algún dinero se pueda malgastar, según una auditoría federal revelada el lunes.

La Agencia de Desarrollo Internacional (USAID) ha adelantado en lo del Programa de Cuba después de una auditoría en el 2006 que criticó su desempeño severamente, pero la Oficina de Fiscalización (GAO) halló que "su capacidad de garantizar el uso apropiado de los subsidios sigue en duda''.

Este año, la USAID suspendió los subsidios de sus dos mayores beneficiarios de fondos pro democracia, el Centro Para una Cuba Libre (CFC) y el Grupo de Apoyo a la Democracia (SGD), luego de haberse descubierto irregularidades por parte de algunos empleados.

Se alega que en el CFC un antiguo empleado de cierto nivel utilizó a compañías que él controlaba para venderle al CFC radios de onda corta a precios artificialmente inflados, y después se guardó la diferencia de más de $578,000, según los auditores. El problema con el SGD fue el uso indebido de una tarjeta de crédito por parte de un ex empleado para gastar más de $21,000 en artículos personales. En ambos casos los fondos se recuperaron.

En un pronunciamiento, la USAID le dijo a la GAO, que es la rama de investigación del Congreso, que ambos casos salieron a relucir debido a las mejoras en la fiscalización de esos programas.

"Es precisamente por esas acciones adicionales de supervisión que se han detectado casos de presunto fraude y de gastos cuestionables'', dijo Sean R. Mulvaney, de la oficina administrativa de USAID.

El subsidio de $7.2 millones para el CFC se reinstituyó en septiembre por seis meses más. El del SGD, de $10.9 millones, se extendió hasta marzo para que se pudiera completar una investigación.

Entre 1996 y 2008, el Programa de Cuba ha concedido unos $83 millones en subsidios a organizaciones y universidades que se esfuerzan por llevar la democracia a Cuba. El dinero se asigna a cosas tales como ayuda humanitaria, libros sin censurar, entrenamiento en derechos humanos y promoción de derechos humanos y laborales.

Se han solicitado otros $20 millones para el Programa de Cuba en el 2009, que han de dividirse entre la USAID y el Departamento de Estado.

La GAO ha encontrado que después de la auditoría negativa del 2006:

--Todo el dinero de asistencia del Programa de Cuba se ha asignado competitivamente. Entre 1995 y el 2005, sólo 5 por ciento de los subsidios se basaron en licitaciones.

--El personal de USAID se ha reforzado, pero aún está por debajo de lo que según los auditores se requiere para fiscalizar los fondos.

--Varias acciones recomendadas para mejorar eso ya están implementadas, pero se iniciaron en el 2007 y el 2008, por lo que todavía no han resultados perceptibles.

Mulvaney dice que la USAID está procurando adquirir tres empleados adicionales para el Programa de Cuba y reforzar las investigaciones de las entidades que reciben los subsidios para "atender y reducir los riesgos a éstos''.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments