Nation & World

La violencia amenaza a la democracia en Nicaragua

Esta semana en una rotonda de tráfico en el centro de Managua un joven flanqueado por adolescentes enmascarados armados con rocas, machetes y morteros dijo que los 350 miembros de la Juventud Sandinista bajo su mando estaban dispuestos a dar la vida para "defender la revolución hasta el final''.

Una cuadra más allá, las tiendas de MetroCentro --el centro comercial más concurrido del país-- cerraron y taparon las vidrieras para ocultar la mercancía de los saqueadores.

Una semana de violencia política en las calles después de unas disputadas elecciones alcaldicias el 9 de noviembre, amenaza con extenderse al fin de semana, toda vez que los partidarios de los candidatos sandinistas que son leales al presidente Daniel Ortega fueron exhortados a tomar las calles para "celebrar la resonante victoria'' y exigir que el consejo electoral oficialice su victoria.

El caos postelectoral en Nicaragua ocurre en momentos que los venezolanos se preparan para votar el domingo en medio de intentos del presidente Hugo Chávez por agitar el ambiente contra los candidatos de la oposición.

Los analistas afirman que la tensión es parte de una estrategia de los líderes izquierdistas de ambos países destinada a crear la apariencia de caos como forma de justificar una respuesta dura para restaurar el orden.

Ortega, que no se ha presentado en público ni hecho declaraciones, pudiera emplear la violencia como excusa para "responder a la fuerza con la fuerza'' y "cambiar el régimen'' en Nicaragua con el fin de mantenerse en el poder después que termine su período presidencial en el 2011, dijo el analista político Cirilo Otero. La ley prohíbe que Ortega se postule a la reelección.

La violencia en Nicaragua ha dejado un saldo de docenas de heridos y daños a la propiedad pública y privada. Muchos negocios también se han visto obligados a cerrar temprano durante la última semana y a los analistas les preocupa que la frágil democracia institucional del país no pueda capear la tormenta.

"Se trata de una situación muy peligrosa'', dijo el veterano analista político Emilio Alvarez. ‘‘La ausencia del Presidente significa que no hay liderazgo, el Consejo Superior Electoral no acaba de anunciar los resultados de la votación, la oposición no está dispuesta a admitir la derrota, la policía está perdiendo la institucionalidad y convirtiéndose otra vez en una organización sandinista. El país parece un barco a la deriva, sin viento ni motor''.

Las protestas sangrientas oponen los partidarios sandinistas contra los que apoyan a los candidatos del oposicionista Partido Liberal Constitucional, que ha proclamado la victoria en la mayoría de las contiendas alcaldicias, incluida Managua, donde el candidato del PLC Eduardo Montealegre afirma haber derrotado al aspirante sandinista y ex campeón de boxeo Alexis Argüello con más del 50 por ciento de los votos.

Las elecciones han perdido credibilidad por falta de transparencia y las numerosas denuncias de fraude del Consejo Superior Electoral, cuyo conteo provisional otorga la victoria a Argüello. Las cámaras de comercio, la sociedad civil y los partidos de oposición siguen exigiendo un nuevo conteo de los votos de todo el país y con auditoría internacional, lo que el CSE ha rechazado.

En Venezuela, mientras tanto, Chávez ha hecho campaña a favor de sus aliados en las elecciones estaduales y locales del domingo, que pudieran servir de prueba clave un año después que los electores derrotaron su esfuerzo por modificar la constitución.

Chávez ha pronunciado encendidos discursos en que ha amenazado con encarcelar a un popular líder oposicionista, sacar los tanques a las calles y emplear la fuerza para defender los resultados, informó The Associated Press. También amenazó con cerrar cualquier estación de televisión que trasmita los primeros resultados electorales y dijo que había ordenado a la policía secreta que "vigilara de cerca'' a Manuel Rosales, el candidato oposicionistas que tiene buenas posibilidades de ganar la alcaldía de Maracaibo, la segunda ciudad del país.

Chávez incluso ha cantado a toda voz la letra de un disco compacto que el partido oficialista distribuyó la semana pasada con el título "Canciones para la batalla'', según la AP. Con una cubierta en la que aparece un puño cerrado alzado en el aire, el CD también incluye Militantes con Chávez, un rap con segmentos de discursos del presidente, y Camarada, de Alí Alejandro Primera, sobrino del fallecido compositor y cantante Alí Primera, un ícono musical de la izquierda venezolana en los años 60.

Mientras las calles permanecen en calma en Venezuela, el desorden reina en Nicaragua.

Y mientras los partidarios del PLC organizan mítines esta semana para protestar contra los resultados electorales, adolescentes sandinistas de mirada torva recorren las calles con bates de béisbol envueltos en banderas sandinistas.

Se cubren el rostro con máscaras y se dan tragos de licor barato mientras bloquean todas las esquina para lo que llaman celebraciones, en que queman neumáticos, bloquean el tráfico y atacan a los vehículos de la oposición, a los que acusan de tratar de "provocar al pueblo''.

El gobierno de Estados Unidos emitió una alerta sobre los viajes a Nicaragua que menciona ‘‘graves preocupaciones de seguridad'' y aconseja a los ciudadanos norteamericanos "que se mantengan muy alertas'' si viajan al país''.

  Comments