Nation & World

Obama tiende puentes con el Capitolio

Rahm Emanuel, el legislador de Chicago que será el jefe de gabinete del presidente electo Barack Obama, recibió el martes una ovación cuando se reunió a puertas cerradas con varios representantes demócratas.

"El dijo que nos cuidará las espaldas'', dijo el representante Steve Cohen, demócrata por Tennessee. "El cuidará de los miembros de la Cámara. La idea es, nosotros le cuidamos la espalda a él, hacemos lo que Obama quiera (y) él hará lo que nosotros queramos. Algo así''.

En el otro lado del Capitolio, los demócratas del Senado dieron crédito a Obama por crear el tono de su votación del martes para permitir al senador Joseph Lieberman mantener la dirección de su comité y continuar trabajando con ellos, a pesar del considerable apoyo dado por el independiente de Connecticut al senador por Arizona John McCain, el candidato presidencial republicano.

"Lo que sucedió esta mañana fue en gran medida gracias a él'', dijo la senadora Claire McCaskill, demócrata por Missouri, de Obama. "Todos sabemos que el senador Obama ha dicho que no piensa que nadie debe tener rencor, que tenemos mucho por hacer''.

Obama, como la mayoría de los presidentes electos, ha prometido un nuevo espíritu de cooperación entre la Casa Blanca y el Congreso.

Sin embargo, lo que puede dar más fuerza a la promesa de Obama, más allá de que los demócratas controlan ambos extremos de Pennsylvania Avenue, es que es el primer senador titular que gana la presidencia en casi medio siglo.

Obama ya ha realizado varios nombramientos estratégicos y planea nombrar a más legisladores a cargos ejecutivos. Y puede echar mano a aliados en ambos partidos que siguen en el Senado y la Cámara.

"Ayuda mucho que nos entienda y está nombrando a personas que también nos entienden'', dijo la senadora Dianne Feinstein, demócrata por California.

El nombramiento más reciente de Obama parece apuntar en esa dirección.

Phil Schiliro ha pasado toda su vida en el Congreso, haciendo todo lo imaginable, desde redactar proyectos de ley hasta postularse a legislador. Profundo conocedor de la cultura y las tradiciones del Congreso, Schiliro parecía ser una de esas personas que nunca se marchan voluntariamente.

Pero Barack Obama lo cambió todo ese sábado cuando nombró a Schiliro enlace con el Congreso. Schiliro, de 52 años, está encargado de crear el puente entre el nuevo presidente y los legisladores que tienen el poder para truncar o impulsar su agenda.

Schiliro, de hablar suave pero intenso, ha tenido varios meses de práctica. Fue el intermediario entre la campaña de Obama y el Congreso. Fye uno de los asesores que Obama despachó a reuniones a puertas cerradas con los representantes demócratas el mes pasado para calmar los nervios y contar cabezas la víspera de una votación sobre el rescate de Wall Street.

Ahora, cuando los legisladores quieren dar consejos al presidente electo --se les hayan pedido o no-- en cualquier cosa que vaya desde las nominaciones al Gabinete hasta la estrategia legislativa, ellos acuden a Schiliro.

Luego de más de un cuarto de siglo en el Capitolio escribiendo leyes importantes y encabezando investigaciones, Schiliro trabaja ahora en una oficina en el centro del D.C. --a mitad de camino entre la Casa Blanca y el Capitolio-- donde su trabajo es, a partes iguales, cabildero, embajador y, a veces, incluso sicólogo.

"Yo le doy las gracias en gran medida a Phil Schiliro por la excelente relación de trabajo entre Obama y el Congreso'', dijo el representante Henry Waxman, demócrata por California y ex jefe de Schiliro.

"Le presta atención a los demás, escucha sus preocupaciones, tiene mucho tacto y diplomacia. . . Sabe cómo hacer las cosas'', dijo Waxman, presidente de la Comisión de Supervisión y Reforma Gubernamental en la que Schiliro dirigió investigaciones de asuntos que iban desde el desastre químico de Bhopal en India en 1984 hasta el uso de esteroides en las Grandes Ligas.

Eso no significa que Obama consiga siempre la cooperación demócrata. Algunos representantes demócratas ya han comenzado a mostrar resistencia al deseo de Obama de aumentar la cantidad de soldados en Afganistán al tiempo que los retira de Irak.

Y el senador Max Baucus, demócrata por Montana y presidente de la Comisión de Finanzas del Senado, que supervisa los impuestos, el comercio, las pensiones y la salud pública, dijo que no seguirá ciegamente las propuestas de Obama.

"Mi objetivo es trabajar con los republicanos, con todos'', dijo Baucus. "Todos tenemos que mantener la mente abierta. Va a haber muchas respuestas automáticas de ambas partes y mi trabajo será detenerlas''.

No obstante, muchos veteranos del Congreso consideran que Obama logrará romper el hielo que existe desde hace mucho tiempo entre la Casa Blanca y el Congreso.

El que esté considerando a la senadora Hillary Clinton, demócrata por Nueva York y su principal rival en las elecciones, como secretaria de Estado, refleja este acercamiento.

Igualmente, la reunión del lunes de Obama y Emanuel con McCain y el senador Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur y aliado de McCain, fue evidencia de su acercamiento aparentemente no partidista a la estrategia legislativa.

  Comments