Nation & World

La crisis podría golpear ventas en Art Basel de Miami

La pregunta es: ¿habrá explotado finalmente la burbuja del mercado del arte?

Desde hace años, coleccionistas y distribuidores han advertido sobre la venta excesiva de arte contemporáneo a precios altísimos.

Art Basel Miami Beach, donde los coleccionistas ricos son los primeros que llegan a comprar, ha venido a simbolizar un mercado inflado.

Sin embargo, mientras la crisis financiera reduce las ventas de artículos de lujo, en el sector del arte se preguntan si el frenesí de las compras está por llegar a su fin.

"Los precios han estado inflados y han sido especulativos'', dijo Rita Krauss, asesora de arte de Nueva York. "Ahora estamos en otra época y ya nadie está gastando como antes sin pensarlo dos veces''.

En un síntoma preocupante para Art Basel Miami Beach, que arranca el 4 de diciembre, las recientes subastas de arte impresionista, moderno y contemporáneo han tenido resultados desalentadores. Muchas obras simplemente no se vendieron y otras se remataron a precios muy inferiores a los del año pasado.

En la subasta de arte contemporáneo de Christie's en Nueva York, el miércoles pasado, casi una tercera parte de los 75 lotes quedó sin vender. Entre ellos un óleo de Francis Bacon, Autorretrato No 1 1964, que se había pensado vender "en alrededor de $40 millones''. Las ventas de la subasta totalizaron $113.6 millones, la mitad del pronóstico de $227 millones.

La noche anterior, en la subasta de arte contemporáneo de Sotheby's en Nueva York, los resultados también dejaron mucho que desear. De las 64 piezas en oferta casi una tercera parte no se pudo vender. Sotheby's vendió $125 millones, muy por debajo de los $202 millones que se habían pronosticado.

"Estas ventas son un reflejo de la recesión'', dijo Marvin Ross Friedman, abogado y marchante miamense. Los pobres resultados de las subastas, sugieren que el mercado del arte se contrae tras años de rápida expansión.

En lo fundamental, la crisis financiera es la responsable de los débiles resultados de las subastas. Las personas con grandes recursos han decidido guardar su efectivo y, ante la posibilidad de varios años de incertidumbre económica, es muy poco probable que las obras de arte sigan aumentando de valor, lo que las hace una inversión menos lucrativa.

Es probable que ya haya comenzado un proceso de depuración del mercado.

"Algunos de estos artistas no tienen historia'', dijo Gary Nader, galerista de Coral Gables. ‘‘¿Qué va a garantizar que sigan vendiendo por $1 millón? Nada''.

El frenesí del mercado ha hecho posible que algunos recién graduados de escuelas de arte se hayan convertido en millonarios de la noche a la mañana. Pero la historia sugiere que en el mundo del arte la fama temprana no es garantía de éxitos futuros.

"Si usted toma un catálogo de Christie's o Sotheby's de hace 20 años, la mitad de los artistas ha desaparecido'', dijo Nader, director de Gary Nader Fine Art. "Y lo mismo va a pasar hoy''.

Mientras el proceso se desarrolla, Nader pronostica que sólo se van a mantener los nombres conocidos.

Sin embargo, en las subastas de Nueva York hubo noticias alentadoras con obras de arte famosas del siglo pasado.

Composición Suprematista (1916), de Kazimir Malevich, por ejemplo, se vendió en más de $60 millones en la subasta de Sotheby's, estableciendo un récord tanto para el artista como para una pieza de arte ruso. En la misma noche, Bailarina en reposo, de Edgar Degas, alcanzó poco más de $37 millones, un récord para el artista.

En contraste, en la subasta de Christie's, Fillette sur un Banc, de Edouard Manet, no se vendió. Se esperaba que alcanzara entre $12 y $18 millones.

Entre los asistentes estuvo Krauss, que viaja a Miami Beach todos los años para ayudar a los clientes ricos a navegar Art Basel. Dijo que los resultados de la subasta muestran que los compradores han vuelto a la realidad.

"Muchas cosas que se vendieron por menos merecen venderse por menos'', afirmó.

dgelles@MiamiHerald.com

  Comments