Nation & World

El líder de la Cámara no se da por vencido

El líder de la Cámara de Representantes estatal, Marco Rubio, paga casi $13,000 en impuestos a la propiedad por su residencia en West Miami. El puede pagar esa cantidad, asegura. Pero también sabe que hay quienes no pueden y por ello lanzó una campaña para reformar el sistema tributario, porque cree que la crisis puede llevar a una recesión irreversible en la Florida.

Sin embargo, no ha tenido mucho éxito. Ha fallado en dos ocasiones. A finales de septiembre, un juez anuló una ''superexención'' tributaria y la semana pasada el Senado lo obligó a acatar sus designios.

Pero Rubio no se da por vencido y ahora quiere salir a la calle a recoger firmas para obligar a los políticos a cumplir con los deseos de los electores. El viernes se sentó por 15 minutos con El Nuevo Herald a analizar qué pasó en la Legislatura en estas últimas tres semanas, y a continuación sigue un extracto de la conversación:

El Nuevo Herald: Muchas personas se preguntan ¿qué pasó en esta sesión especial?

Marco Rubio: ``Primero hay que empezar por hablar de lo que no pasó. Es decir, no aprovechamos la oportunidad de hacer algo sustancial, no tomamos la oportunidad de hacer algo que va a estimular la economía de este estado, que es lo que tanto hacía falta. Te lo dije, yo estoy muy orgulloso del papel que tomó la Cámara de Representantes. Nosotros, en marzo de este año, pasamos un plan para eliminar el impuesto a la propiedad. No hablamos de hacerlo, ¡lo hicimos!, en la Cámara de Representantes con 74 votos a favor. Ese plan no fue considerado por el Senado. Entramos en una sesión especial y ahí pasamos, junto al Senado, un plan que creaba una superexención. Ese plan fue quitado de la boleta por un juez. Entonces, fuimos a esta sesión especial, [y] pasamos un plan en la Cámara. No hablamos de pasar un plan, [sino que] ¡pasamos un plan! el lunes de la semana pasada con 108 votos a favor y solamente 22 votos en contra.

Eso se le envió al Senado. El Senado tomó ese plan y se pasó una semana entera sin reunirse, y cuando [los senadores] regresaron a Tallahassee, era el último día de la sesión especial, cuando quedaba poco tiempo. Pasaron su plan, se fueron a las 12:30 p.m. y nos dejaron a nosotros con dos opciones: no hacíamos absolutamente nada o pasábamos el plan del Senado. Y obviamente, íbamos a pasar el plan del Senado porque hacer nada hubiera sido aún peor. Pero estoy consciente de que las personas no están contentas con este plan porque no hace lo suficiente. Es como darle una aspirina a una persona que tiene cáncer, le vas a quitar el dolor de cabeza pero no le vas a quitar el cáncer''.

ENH: ¿Qué fue lo que pasó en esa semana dentro del Senado? ¿Qué fue lo que cambió? ¿Cuáles fueron las fuerzas que acabaron imponiéndose?

MR: ``Yo pensaba, y ellos me habían dado indicaciones de que estaban estudiando el plan de la Cámara para ver si había una manera de mejorarlo. Pero jamás mencionaron si había algún problema con el plan. Yo pensaba ..., y hasta este momento todavía no he oído de nadie cuál era el problema con el plan de la Cámara. Vuelvo y repito, y es importante para las personas que no están en Tallahassee que sepan lo difícil que es conseguir 108 votos bipartidistas en la Cámara, que es una Cámara que casi siempre se divide a través de los partidos.

No entiendo por qué no pasaron el plan de la Cámara. No hay lógica, no hay explicación, pero no lo hicieron. Y lo que perdimos fue la oportunidad de hacer algo significativo que no solamente iba a rebajar impuestos, sino que iba a estimular la economía, que sigue cayendo. Estamos viendo ahora que el consumo de productos en este mes es aún más bajo que el mes anterior, casi 12 meses consecutivos de bajas en los ingresos a través del impuesto a la venta. Todo indica que la Florida está yendo [hacia] la recesión y teníamos en nuestras manos la oportunidad de evitar eso y no lo hicieron. Ahora el precio lo va a pagar la economía de este estado''.

ENH: ¿Qué alternativas tiene el público ahora? O sea, ¿se puede hacer una petición pública? ¿Qué usted haría?

MR: Quedan tres alternativas. La primera es tomar el tema de nuevo en la próxima sesión legislativa. Estoy dispuesto a hacerlo, estoy dispuesto a regresar a Tallahassee hoy mismo y empezar una nueva sesión especial si pensara que eso va a resultar en algo. Esa es la primera cosa, la opción. Pero, desafortunadamente el líder demócrata en el Senado y el líder republicano en el Senado han dicho que el año que viene no quieren hacer absolutamente nada más sobre el impuesto a la propiedad. Esa es la primera opción.

La segunda opción que tenemos es este comité de impuestos [Comité de Reforma del Presupuesto y el Sistema de Impuestos] que se está reuniendo por primera vez en casi 20 años, y obviamente se le pudiera llevar una propuesta a ver si ponen algo en la boleta. Tienen el poder de hacerlo. Pero también me han dicho miembros de ese comité que ellos piensan que será difícil conseguir los 17 votos que necesitan.

La tercera alternativa, en la cual me voy a enfocar, es la de poner algo en la boleta igual que hicieron en California. En California, los residentes hace 30 años salieron [a la calle] buscando firmas y pusieron la propuesta 13 en la boleta para rebajar los impuestos. Creo que debemos hacer lo mismo aquí, en este estado, y estoy preparándome para unirme a cualquier esfuerzo para hacer eso [...].

O sea, el proceso es político, y [si] los políticos no te van a dar una solución, tienes que buscar alternativas, porque las personas no pueden seguir pagando lo que están pagando en impuestos a la propiedad. Y en Tallahassee hay personas que parece que no entienden eso, parece que no comprenden eso''.

ENH: ¿Por qué crees que no lo entienden? ¿Crees que la diferencia entre las necesidades de la gente que vive en las ciudades y la gente que vive en el campo son tan diferentes que por eso la gente no entiende?

MR: ``Esto no es un tema geográfico. Es un tema de voluntad política. Hay personas en Tallahassee que no quieren... parece... no sé quiénes son porque ninguno quiere presentarse, pero me parece a mí que en Tallahassee hay un grupo de personas que no quieren que haya [un] cambio, porque no les gusta a quién le va a doler y, sinceramente, están castigando al pueblo''.

ENH: ¿En qué momento de este lunes pasado se dio cuenta de que el plan de la Cámara no iba, que el Senado era inflexible?

MR: El momento clave fue cuando el presidente del Senado se para en el pleno y anuncia a los senadores a las 12:30 p.m. del lunes, quedando horas todavía en la sesión especial, que ellos habían terminado, que no quedaba más nada para hacer y que se podían ir para sus casas. Y como a las 3 de la tarde ya había menos de 20 senadores en Tallahassee, y sabíamos que aunque les mandáramos algo a ellos, ya no estaban ahí a punto de recibirlo, ya no iba a tener quórum''.

``Pero mucho antes, ya se sabía que ellos habían hecho su última decisión. El gobernador se había alineado con ellos y eso, obviamente, cerró la puerta. No a la Cámara, no a mí, sino al pueblo que tanto pidió el alivio''.

ENH: Cuando se aprobó el plan hubo una conferencia de prensa del gobernador y usted no estaba, pero estaba el líder del Senado. ¿Por qué no fue a eso?

MR: Primero, dos cosas, habíamos terminado tarde, todo el mundo estaba cansado, había sido un día muy, ... hem... Estábamos muy disgustados, había sido un día muy difícil para nosotros que estamos en Tallahassee peleando. Segundo, yo creo que éste es un plan que hicimos porque era mejor que no hacer nada, pero no creo que se merece algún tipo de celebración, no creo que es un plan que se merece ese tipo de celebración''.

ENH: ¿Han cambiado sus relaciones con el gobernador?

MR: No. A nivel personal las relaciones son buenas. Esto no es una cosa personal. El gobernador es un hombre muy bueno, una persona muy decente, una persona trabajadora que desea lo mejor para nuestro estado.

Sinceramente, hubiera querido que él se uniera a nosotros y al plan nuestro. Yo quería que él utilizara su popularidad para hacer campañas a favor del plan de la Cámara, y pensé que, cuando nosotros logramos el bipartidismo que se logró en la Cámara, el gobernador nos iba a apoyar. Pero no lo hizo, decidió no hacerlo, por razones que él entiende, yo no. Al no ser así, obviamente, no quedo disgustado con él, quedo disgustado con el hecho''.

rferreira@elnuevoherald.com

  Comments