Nation & World

Crist afirma que irá tras mayores recortes

El gobernador Charlie Crist vino ayer a Miami para firmar la medida que transformó en ley la limitada reforma a los impuestos a la propiedad que el lunes aprobó la Legislatura.

Pero para la firma Crist escogió como escenario la residencia en Kendall de una maestra de secundaria, a quien no le gustó para nada lo que hicieron los legisladores. ''No me sirve de mucho. Pienso unirme a todos los ciudadanos que piden más recortes'', declaró Stephanie Fay.

A lo cual el gobernador le contestó: ``Yo también me uniré a ese grupo''.

Crist sostuvo que la reforma de los impuestos traerá un ahorro de $12,000 millones a los contribuyentes en los próximos cinco años, pero por lo pronto, este año, los impuestos de Fay bajaron solamente $20.

La maestra no es una desconocida de los políticos involucrados en la reforma tributaria. Desde la primavera les ha estado enviando correos electrónicos al gobernador, a los líderes de las dos Cámaras y otros legisladores, abogando por una drástica reducción en los gravámenes que pagan todas las propiedades en la Florida después de que su casa, que compró hace dos años por $315,000, sufrió un severo incremento impositivo y en el seguro contra huracanes.

Crist insistió en que la reforma a los impuestos fue ''la única posible'', pero que seguirá abogando por una mayor reducción. Firmó la ley en el comedor de Fay y le regaló a su hijo, Billy, el bolígrafo que usó para la rúbrica.

El gobernador vino a Miami en el marco de una gira de dos días por el estado para explicar a los floridanos el alcance de las reformas. Sus asesores indicaron que la gira, que puede costar hasta $4,400, sin contar el avión privado del estado, incluye a Fort Walton Beach, Tampa y Fort Myers.

Antes de iniciar el recorrido, Crist precisó en Tallahassee que iba a hacer una campaña ''muy incisiva'' por la reforma, cuya idea original fue ''completamente despedazada'' por la Legislatura.

El gobernador también reveló que el estado había pedido al Tribunal Supremo de la Florida que desistiera de considerar la apelación a una decisión de un juez del condado León, que declaró inconstitucional el lenguaje que iba a ser usado en una boleta el 29 de enero, donde los electores eran llamados a decidir sobre una ''superexención'' a los impuestos.

Crist indicó que el nuevo texto reflejaría la nueva enmienda constitucional, la cual en su opinión es fácil de entender, ayuda a los negocios, incrementa las exenciones a las residencias primarias y promueve la venta al permitir a los propietarios trasladar los ahorros a sus nuevas viviendas.

''Esto va a dar un buen impulso a la economía de la Florida. El traslado de los impuestos liberará a la gente atrapada en sus casas. El plan para duplicar la exención es muy claro y muy directo'', insistió el gobernador.

Pero no lo es. El plan no duplica la exención de las residencias primarias. De hecho, lo único que hace es orientar las exenciones hacia la parte del impuesto a la propiedad recolectada por los gobiernos locales, que abarca entre $50,000 y $75,000 del valor de la propiedad tasable. Pero deja el impuesto que va a las escuelas fuera de la ecuación, con lo cual la exención será, realmente, de unos $15,000.

El reportero de The Miami Herald Marc Caputo contribuyó a esta información.

rferreira@herald.com

  Comments