Nation & World

Protesta estudiantil exige aprobación de Ley DREAM

La deportación de Julio y Liliana Gómez, los padres de los hermanos colombianos que luchan por terminar sus estudios en Estados Unidos, convocó ayer a decenas de alumnos del Miami Dade College (MDC) para protestar contra la negativa del Senado estadounidense de aprobar la Ley DREAM, concebida como la única salida para legalizar a miles de estudiantes indocumentados en el país.

El Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) se convirtió ayer en un lugar ''caótico y lleno de tristeza'', señaló Cheryl Little presidenta de FIAC, al describir la salida forzada del matrimonio Gómez hacia Colombia, país donde no residen hace más de 17 años. Sus hijos, los hermanos Alex y Juan Gómez, se han convertido en la voz de los jóvenes que fueron traídos a Estados Unidos de pequeños, y tienen sus vidas truncadas porque su estatus inmigratorio es también de indocumentados.

Pero, en el caso particular de ellos, una ley privada en el Congreso detuvo su deportación hasta marzo del 2009, mientras que sus padres tuvieron que abandonar irremediablemente el país.

''Ha sido un día muy doloroso, de mucha tristeza y sufrimiento'', acotó Little, la activista pro inmigrante que ha ayudado a la familia con los asuntos legales.

''Alex y Juan estaban tan destruidos que por primera vez no pudieron hablar a la prensa....ayer hubo muchas lágrimas'', declaró Little.

Ambos jóvenes son estudiantes del MDC, por lo que sus compañeros realizaron ayer un acto de protesta para solicitar a los senadores que reconsideraran su posición y aprobaran la Ley DREAM.

''Igual que muchos estudiantes yo también sufro la falta de responsabilidad del Senado que nos ha impedido realizar nuestros sueños'', dijo Gaby Pacheco, de 22 años, alumna del MDC y ex presidenta estudiantil.

Pacheco, quien a los 7 años emigró desde Ecuador, está en un limbo legal que le impide seguir adelante con sus estudios. Con gran esfuerzo, se ha visto obligada a pagar sus estudios como si se tratara de una estudiante extranjera.

En lugar de $1,000 por semestre, Pacheco debe desembolsar más de $4,100 para seguir los estudios. Ella aspira a obtener el título de licenciada en educación especial.

Por ahora, la ley le permite únicamente trabajar 20 horas, lo que le dificulta aún más continuar con sus estudios. Las hermanas de Pacheco, graduadas de secundaria de las escuelas públicas de Miami-Dade, están en peor situación. Ninguna ha podido siquiera comenzar estudios superiores.

''Una quiere ser enfermera y la otra quiere servir en la Fuerza Aérea. Si no le permitimos a ellas [igual que a miles] seguir sus sueños, eso afectará el futuro del país'', agregó la estudiante.

La Asociación de Estudiantes del MDC hizo ayer una serie de pronunciamientos en su lucha para lograr la aprobación de la ley DREAM, tales como informar sobre los beneficios de la legislación, resaltar las ventajas económicas que traería al país, e insistir en que con la obtención de la legalidad necesaria los estudiantes podrán contribuir mejor a la sociedad.

''Lloramos por esta injusticia... con la aprobación de la Ley DREAM se podría asegurar un mejor futuro para miles de estudiantes'', dijo Felipe Matos, presidente de la Asociación de Estudiantes del recinto Wolfson del MDC.

kerodriguez@elnuevoherald.com

  Comments