Nation & World

Declaración de Romney provoca confusión

El ex gobernador de Massachusetts y precandidato republicano a la presidencia Mitt Romney, provocó ayer cierta confusión en el mundo político cubanoamericano al asegurar que dos representantes federales de Miami lo asesoran en asuntos cubanos.

La verdad, dijeron los republicanos Mario Díaz-Balart e Ileana Ros-Lehtinen, es que ambos apoyan al senador John McCain en sus pretensiones presidenciales, y no tienen intenciones de cambiar de opinión.

En una entrevista publicada por el rotativo Tampa Tribune, Romney es citado diciendo que cuenta como asesores a Díaz-Balart y Ros-Lehtinen, de los cuales ``depende en los temas relacionados con Cuba''.

El precandidato incluyó en esa lista a Al Cárdenas, un ex presidente del partido republicano en la Florida y ahora uno de sus más ardientes seguidores.

Contactada ayer por la tarde, la campaña de Romney declaró a El Nuevo Herald que todo había sido consecuencia de una mala interpretación por parte del diario tampeño.

La mención de los congresistas surgió en el marco de una pregunta sobre la política de Washington hacia La Habana, cuando el reportero Mike Salinero quiso saber la posición de Romney sobre la actual política estadounidense de prohibir los viajes de sus ciudadanos a la isla, así como las inversiones de los empresarios norteamericanos.

Romney respondió que la favorecía, pero criticó la política de ''pies secos-pies mojados'' porque los cubanos han aportado ''una gran vitalidad, conocimientos y energía'' a lo que llamó la ''Experiencia Americana'', y abogó por un ingreso ilimitado de cubanos a Estados Unidos, según el Tampa Tribune.

''Le puedo decir que me inclino declarar que cuantos más cubanos quieran venir, que vengan'', dijo el precandidato según el diario. ''En mi opinión, cuanto más mejor'', remató Romney.

Refiriéndose a los congresistas, el ex gobernador enfatizó que ``hasta ahora ninguno de ellos ha sugerido que debemos abandonar la política y desarrollar una nueva''.

La expresión fue vista con incredulidad en círculos republicanos, incluso entre los más conservadores y favorables a la administración de George W. Bush, que siempre se han opuesto a un éxodo cubano. Además, consideran también que Romney, al inferir que los congresistas lo están asesorando, también implica que ellos son favorables a esa especie de ``éxodo masivo''.

Las reacciones no tardaron. El jefe de despacho de Díaz-Balart, Thomas Bean, fue tajante al asegurar a El Nuevo Herald que el congresista es un ''fervoroso'' seguidor de McCain, y que jamás asesoró a Romney en ''absolutamente'' nada.

''El congresista se mantiene fuertemente leal al senador McCain, y no está sirviendo de asesor al gobernador Romney en temas relacionados con Cuba ni con nada'', indicó el jefe de despacho. En lo que concierne a todo papel como asesor de alguien, Díaz-Balart ''está fuertemente comprometido con McCain'', acotó Bean.

Ros-Lehtinen también sostiene su apoyo a McCain, pero admite que ha conversado sobre el tema cubano y otros con miembros de otras candidaturas, incluyendo del entorno de Romney. Entre ellos, mencionó a Cárdenas, el director de la campaña del gobernador en la Florida.

''Me alegra tener una relación fluida con todos [los candidatos]. Al [Cárdenas] es uno de mis amigos más cercanos y conversamos frecuentemente sobre varios temas, y Cuba es uno de ellos'', dijo Ros-Lehtinen.

''Al probablemente transfiere la conversación a Mitt [Romney]. Lo mismo sucede cuando converso con la gente de [Rudy] Giuliani. A lo mejor trasmiten esos mensajes a los candidatos, a lo mejor no'', dijo la congresista por la Florida.

Sin embargo, para la campaña de Romney todo esto no es más que producto de una mala interpretación por parte del Tribune, y su portavoz, Alex Burgos, aseguró que el ex gobernador ha pedido al periódico que rectifique lo escrito.

'La rectificación debe abordar los siguientes aspectos: el Tampa Tribune le preguntó al gobernador si defendía el flujo de cubanos que inmigran a Estados Unidos, al considerar `las tensiones' que esto crea en los servicios sociales de la Florida, [y] el gobernador Romney destacó las contribuciones de la comunidad cubana a Estados Unidos y que no deben ser consideradas 'una tensión', y señaló que no cambiaría la actual política inmigratoria con respecto a Cuba'', señaló Burgos.

Por otro lado, ''el gobernador [tampoco] dijo que Ileana y Mario lo han estado asesorando sobre Cuba. [Si no] que consultaría con líderes cubanos, como ellos y Cárdenas, sobre políticas con respecto a Cuba, al tiempo que aclaró que no cree que ahora es el momento de cambiar la política actual'' añadió el portavoz.

Al final de la tarde de ayer, el reportero del Tampa Tribune dijo a El Nuevo Herald que no hay nada que rectificar y mantiene todo lo que escribió.

''Lo que me llama la atención es que Romney está argumentando ahora que sólo consultaría con los congresistas sobre la política hacia Cuba y que ellos no lo están asesorando. Para mí es lo mismo, consultar o asesorar'', afirmó Salinero, quien grabó la conversación completa.

rferreira@herald.com

  Comments