Nation & World

Estudiantes 'viajan' a la Antártida

Hacía un frío inusual para el sur de la Florida el día que los estudiantes fueron a su excursión semanal más reciente. Pero eso no era nada en comparación con la temperatura de su destino virtual.

"Siete grados Fahrenheit'', dijo su guía Shakira Petit, que tiritaba. Si se le añadía el factor viento, era menos nueve grados.

Petit estaba de pie en medio de una nevada junto a la estación McMurdo en la Antártida, a más de 8,000 millas de distancia del grupo sentado en la agradable temperatura del centro de medios de comunicación de la secundaria Seminole de Plantation.

Las secundarias Seminole e Indian Ridge están entre unas 30 escuelas en todo el mundo que han podido comunicarse con Petit y otros científicos haciendo trabajo de campo por medio de la videoconferencia.

Alrededor de 10 de estas escuelas, incluyendo las dos de Broward, se están comunicando semanalmente con el equipo durante su expedición de dos meses para aprender acerca de los cambios en el clima desde el continente más frío del planeta.

"Ellos se preocupan por cosas como el calentamiento global'', dijo Cynthia Knupp, maestra de Ciencias de octavo grado de Indian Ridge quien dijo que sus estudiantes estaban impacientes todas las semanas porque llegara el momento de participar en el programa.

"Una cosa es que yo les dé clases de ciencias'', dijo Knupp, "y otra muy diferente ver a científicos poniéndolas en práctica en medio de los hielos''.

Los muchachos de la escuela Seminole contemplan asombrados el paisaje helado y realizan experimentos conjuntamente con las lecciones.

En una ocasión, crearon guantes con distintos tipos de aislamiento (usando Crisco como grasa animal, plumón y goma de rellenar almohadas) y metieron las manos en agua helada para ver cuál los mantenía calientes por más tiempo.

(Respuesta: tanto el Crisco como el plumón fueron efectivos.)

En su visita más reciente, los estudiantes de Seminole y una clase de Nebraska bombardearon con preguntas a Petit, que es maestra de secundaria en Harlem.

"¿Es difícil caminar y moverse sobre el hielo?", preguntó Breanna Famiano, de 12 años.

Petit dijo que no.

"En realidad, basta con tener cuidado y usar la ropa apropiada'', dijo Petit, quien llevaba puesta una abultada chaqueta roja, pantalones a prueba de viento, guantes, botas especiales, un gorro y un par de mudas debajo.

"¿Cómo está la temperatura por allá?", preguntó ella al grupo de alrededor de 50 muchachos en Seminole. "Estoy loca por saberlo''.

Al escuchar la respuesta, 65 grados F, dijo: "En estos momentos les tengo mucha envidia''.

Durante una clase reciente se debatió acerca del hielo y los glaciares, y se mencionó lo peligrosos que pueden ser los icebergs (que tienden a darse la vuelta) y la importancia de supervisar el deshielo (palabra clave: inundaciones). Los estudiantes también debatieron las medidas que podrían tomar para ayudar al medioambiente.

Cody Olin, de 14 años, preguntó si se podía saber si el deshielo en la Antártida era natural o si era causado por los seres humanos.

La estudiante de maestría Kirsty Tinto, que habló con los estudiantes junto a Petit, explicó que los archivos muestran que los cambios en el clima coinciden con el aumento creciente de la quema de los combustibles fósiles.

"Podría apostar mi almuerzo de mañana a que sí, nosotros estamos causándolos'', dijo Tinto, que vive en Nueva Zelandia. "Pero, para saber hasta qué punto lo estamos causando nosotros, tendremos que esperar un tiempo''.

Escuchar acerca de estos temas de labios de personas tan involucradas en ellos "le da realidad al tema'', dijo Terry Culver, director ejecutivo de Global Nomads Group, la organización que creó el programa de la Antártida y otros semejantes.

Según Culver, unos 15,000 estudiantes de 40 países se conectan al mismo todos los años. La organización se fundó hace 10 años para brindar programas que tocan temas como el medioambiente, los derechos humanos y la salud.

"Nos gusta decir que traemos el mundo al salón de clase por medio de ir a los lugares de que hablamos o a lugares que de algún modo pueden hacer palpable el tema''.

Muchos de los estudiantes de la secundaria Seminole que participan en el programa son miembros de una clase de séptimo grado llamada Go Green (‘‘Volverse ambientalista'') que se centra en temas relacionados con el medio ambiente.

Su maestra, Stephanie Sonntag, dijo que los estudiantes estaban cautivados por las cosas que han visto.

Los estudiantes afirman que siempre esperan con impaciencia sus sesiones interactivas.

"No son muchas las personas que logran ver la Antártida, y aunque no estemos realmente allí, es casi real'', dijo Breanna.

Sierra Sandlerl, de 12 años, añadió: "Es increíble, la tecnología moderna''.

  Comments