Nation & World

Legislatura de la Florida tratará de conciliar diferencias

La Legislatura de la Florida volverá a reunirse el lunes para conciliar los proyectos de las dos cámaras sobre la reforma de los impuestos a la propiedad, que se mantienen con diferencias sustanciales en lo relativo al impacto que tendrán en el estado.

En un plazo de cuatro años, según un estudio divulgado ayer por la tarde, el plan de la Cámara contempla una merma de $11,121 millones en la recaudación de impuestos, mientras que la versión del Senado reduce esa cifra a $9,758 millones.

A su vez, según el proyecto de la Cámara, el presupuesto del sistema escolar estatal se vería reducido en $1,006 millones también en los próximos cuatro años, y el del Senado contempla un impacto de $1,495 millones.

Tras intensas reuniones privadas y separadas de comisiones de ambas cámaras, los planes tienen en esencia dos puntos de divergentes: uno es que el Senado quiere aumentar a $75,000 la exención fiscal a las residencias primarias y la Cámara quiere que la cifra sea equivalente al 40 por ciento del valor tasable del inmueble.

El segundo es las exenciones para los ancianos de bajos recursos con casa propia. La Cámara plantea una reducción del 100 por ciento sobre el valor promedio de las casas en los condados de residencia, pero el Senado sostiene que se debe dar una exención de 100 por ciento sólo en los primeros $100,000 del valor de los inmuebles.

La mayoría de los legisladores de ambos partidos consideran que el plan del Senado es profundamente negativo para el condado Miami-Dade, porque son muy raras las casas de valor inferior a $100,000 y, por lo tanto, el impacto de la exención no sería tan generoso.

''El lunes la Cámara devolvió el proyecto de ley con dos divergencias significativas, un aumento a la exención para las residencias primarias basado en el valor promedio de las viviendas en cada condado y un límite del 5 por ciento en el aumento del valor de las propiedades comerciales y no primarias'', expresó el presidente del Senado, Ken Pruitt, en un correo electrónico enviado a sus colegas de hemiciclo.

''Esta última idea no es nueva. De hecho, en el Senado se plantearon la semana pasada varias enmiendas con variantes al límite máximo. Aunque la idea surgió cuando el proceso estaba bien avanzado, rápidamente se transformó en una prioridad para la Cámara'', agregó Pruitt.

Según el senador, el proyecto de ley de la Cámara tenía tres alternativas: rechazarlo porque los cambios significativos llegaron demasiado tarde; aceptarlo con los cambios con la esperanza de que no haya repercusiones importantes, o tomar el tiempo necesario para realizar un estudio del impacto fiscal de la propuesta y tomar medidas en consecuencia.

Esto último fue lo que hicieron. Ayer por la tarde el Senado envió a la prensa las cifras del impacto de establecer un tope de 5 por ciento en el crecimiento del valor tasable de las propiedades no residenciales.

Si se aplica esa fórmula, en los próximos de cinco años después del 2009 el estado dejaría de recibir $4,531 millones en ingresos, de los cuales casi $2,000 millones los perdería el sistema educacional.

Todo indica que el lunes la aplicación del tope de 5 por ciento será el gran tema de discusión.

rferreira@herald.com

  Comments