Nation & World

Obama en Miami: "No podemos bajar la guardia y no lo haremos"

El recorrido de dos días del demócrata Barack Obama por la Florida mostró que puede incitar multitudes, orquestar un bombardeo masivo de votación adelantada y recitar las desalentadoras estadísticas económicas del estado para llevar a casa su crítica del Partido Republicano.

El que la campaña llegase a casi todas las esquinas de la Florida forzó también al republicano John McCain a regresar al estado que en una ocasión lo favoreció considerablemente con planes para hacer campaña el jueves en la Florida central.

Pero a medida que el tercer sondeo celebrado en el estado en una semana mostró que la carrera se hacía más cerrada en favor de McCain, Obama se marchó la noche del martes dejando a la Florida sin un ganador seguro.

"Tendremos que luchar durante cada uno de estos últimos 14 días'' dijo Obama ante 30,000 personas que llenaron el Bicentennial Park de Miami la tarde del martes. "No podemos bajar la guardia, Florida, y no lo haremos''.

Un sondeo de Public Policy Polling dado a conocer el martes puso de manifiesto que la ventaja de 3 puntos de Obama había disminuido a uno solo, en la medida en que más blancos e hispanos gravitaban hacia McCain.

Después de semanas de críticas según las cuales la campaña de McCain en la Florida no sabía qué hacer, esta mejoró el martes al poner al gobernador Charlie Crist a hablar por teléfono con reporteros para vender las credenciales económicas del nominado y organizar una serie de apariciones hoy en los vecindarios hispanos de Miami a favor del senador de origen cubano Mel Martínez.

McCain debe llegar mañana para un recorrido en autobús con el lema de Keep your Wealth [‘‘Conserve su dinero''] desde Ormond Beach hasta Sarasota, cuyo objetivo es presentar a Obama como una persona que impone impuestos y gasta. Incapaz de mantenerse a la altura del nominado demócrata en la televisión, la campaña de McCain está buscando el modo de enterrar a Obama con acusaciones de que aumentará los impuestos a los pequeños negocios como el de "Joe el plomero'', el trabajador invocado por McCain repetidas veces en el último debate.

"Obama no ha sellado el acuerdo con los electores'', dijo Jaime Miller, ex director político del Partido Republicano en Florida. "Pero es triste cuando un tipo llamado ‘Joe el plomero' se aparece con un mensaje mejor para la campaña de MacCain que el de la propia campaña de éste''.

Obama no está cediendo el voto del trabajador. A lo largo de su recorrido que lo llevó al centro y el sur de la Florida, rechazó la acusación republicana de que es un "socialista''.

"Está decidido a fraguar cualquier cosa, a inventar esta cosa de que he estado atacando a Joe el plomero'', dijo Obama. "Lo único que tengo es cariño por Joe el plomero; es por eso que quiero brindarle un recorte de impuestos''.

En un intercambio espontáneo con la audiencia sobre la economía, Obama dijo: "Todos aquí quieren algo del pastel, y nosotros aspiramos a que el pastel crezca paraentonces pedir un trozo del pastel''. La multitud respondió cantando "¡Queremos pastel''.

Temprano en la mañana, Obama hizo su planteamiento económico en un medio menos bullicioso, más académico: el auditorio del Palm Beach Community College, rodeado de cuatro gobernadores demócratas, dos ejecutivos conocidos nacionalmente y una pequeña empresaria procedente de Miami. Victoria Villalba, presidenta y dueña de Victoria & Associates Career Services de Miami, encantó a la muchedumbre y se ganó una salva de aplausos cuando hizo notar: "¡Yo soy dueña de un negocio pequeño, y yo no soy Joe el Plomero!''

Los republicanos se burlaron de la "cumbre de empleos'' de Obama, calificándola de "cumbre de gastos''.

"Ahora que los estadounidenses están en aprietos, el plan de Barack Obama de sacarles más y más dinero de los bolsillos y echarlo en presupuestos gubernamentales mal manejados no es la solución, sino el problema'', dijo el vocero de McCain Tucker Bounds.

Aunque el Partido Republicano está a la cabeza en solicitudes de boletas por correo, la campaña de Obama está dispuesta a apostar por el clamor por la votación anticipada y un aumento en la registración de votantes demócratas.

"Estoy muy interesado en traer de vuelta al senador McCain'', dijo el presidente del Partido Republicano de Broward, Chip LaMarca, refiriéndose a la ventaja demócrata hasta el momento en las votaciones tempranas. "Yo estaría más preocupado si no hubiera un candidato presidencial en el estado. No creo que el entusiasmo dure mucho''.

La multitud que asistió al mitin en el downtown de Miami, gran parte de la cual estaba compuesta por afroamericanos, se apretujó contra las barreras para acercarse lo más posible al histórico candidato. Los rascacielos del downtown y una enorme bandera estadounidense que ondeaba en la brisa de la bahía enmarcaba al océano de gente. Los padres alzaban a sus hijos pequeños sobre sus hombros para que pudieran ver a Obama abrazando a su esposa Michelle.

"Tener un evento como este es como un signo de admiración'', dijo el abogado miamense Marlon Hill, quien ha estado ayudando a la campaña a recaudar fondos para llegar a los votantes negros. ‘‘Esta visita ha subido el volumen, y ha servido de recordatorio inspirador y emocionante de lo importantes que son las voces de los votantes de la Florida''.

Lynnette Astwood, de 61 años, se tomó libre la mitad del día para poder ser testigo de un ‘‘momento histórico''.

"Yo participé activamente en la última época del movimiento por los derechos civiles'', dijo Lynette Astwood, quien llevaba un botón de Women for Obama/Biden (‘‘Mujeres por Obama/Biden''). "Poder ver esto durante los días de mi vida es maravilloso''.

Antes del mitin, Obama hizo su primer recorrido por un vecindario negro del sur de la Florida, y se coló en una oficina de su campaña y en una barbería de Fort Lauderdale. Obama fue inmediatamente rodeado de gente en ambos lugares, mientras los admiradores lo retrataban con las camaritas de sus teléfonos y un hombre le gritó: "Martin Luther King, estás mirando tu sueño''.

En un gesto de saludo a la gran comunidad judía del sur de la Florida, Obama hizo también una parada sorpresa en el Deli Den de Hollywood, donde pidió salmón ahumado y bagels (roscas de pan), así como las galletas dulces negras y blancas que él llamó galletas de "unidad''.

Obama no perdió una oportunidad de urgir a los votantes a que vayan cuanto antes a las urnas. En los mitines celebrados en Tampa, Orlando y Miami durante los últimos dos días, voluntarios armados de sujetapapeles y panfletos encaminaron a los votantes hacia los colegios electorales más cercanos.

Incluso cuando Obama visitó la barbería, urgió al dueño a que ayudara a conseguir votos: "A todo el que venga y se siente en esa silla, usted le dice: Sin excusas ni pretextos''.

Los reporteros de The Miami Herald Marc Caputo y Kirstin Maguire contribuyeron al presente reportaje.

breinhard@MiamiHerald.com

  Comments