Nation & World

Colin Powell da espaldarazo a la campaña de Obama

Los analistas políticos por lo general no dan mucha importancia al impacto que puedan tener las declaraciones de respaldo durante una campaña de elecciones, especialmente una hecha en un momento tan avanzada de la misma como el respaldo al candidato demócrata Barack Obama anunciado el domingo por el ex secretario de Estado Colin Powell.

"Se ha demostrado que las declaraciones de respaldo no tienen mucho peso, a no ser que sean hechas temprano y ayuden a los candidatos a recaudar dinero'', opinó Andrew Smith, director del Centro de Encuestas de la Universidad de New Hampshire.

Pero el respaldo de Powell no es el de cualquiera. Es el de un afroamericano que fuera asesor de seguridad nacional de Ronald Reagan, presidente del Estado Mayor Conjunto durante el mandato de George Bush y de Clinton y secretario de Estado de George W. Bush.

En otro momento, el nombre de Powell se mencionó a menudo como el de la persona con más probabilidades de ser el primer presidente negro de Estados Unidos y, justo antes de que abandonara el gobierno en el 2004, una encuesta de NBC News/Wall Street Journal concluyó que el 70 por ciento de todos los estadounidenses tenían una opinión positiva sobre él.

De modo que, cuando Powell brindó su respaldo inequívoco a Obama durante una intervención de siete minutos en el programa televisivo Meet the Press, los analistas se inclinaron a considerarlo un acontecimiento importante, aunque discrepando en cuanto a su importancia.

Powell, ex jefe del Estado Mayor Conjunto y héroe de la primera guerra del Golfo, elogió en la entrevista el "carácter reformista'' del candidato demócrata y su campaña "federalista''.

La presidencia de Obama "provocaría el entusiasmo del país y del mundo'', aseguró el general retirado. Obama reúne las condiciones para liderar "debido a su capacidad de inspirar, a la naturaleza inclusiva de su campaña, a que tiende la mano a todo el país''.

"Sería un presidente transformador'', subrayó.

Si bien Powell señaló que tanto Obama como su viejo amigo el candidato republicano John McCain están listos para ser presidentes, Powell afirmó que "a esta altura de la historia de Estados Unidos necesitamos un Presidente (...) que no continúe simplemente con las políticas que hemos seguido en los últimos años''.

Larry J. Sabato, director del Centro de Política de la Universidad de Virginia, utilizó el adjetivo "devastador'' para describir la crítica minuciosa hecha por Powell de la campaña de McCain. Powell afirmó que McCain se mostraba "inseguro'' sobre política económica, que Sarah Palin no estaba calificada para la vicepresidencia, y que el esfuerzo de la campaña de vincular a Obama con William Ayers era "inapropiado''.

"Este es un respaldo más importante que el de Oprah'', opinó Sabato.

Susan MacManus, profesora de Ciencias Políticas de la Universidad del Sur de la Florida en Tampa, expresó una opinión parecida.

"No se me ocurre un respaldo que pudiera haber sido más importante en este momento de la campaña'', comentó y subrayó que en la Florida, donde Obama y su rival republicano John McCain están prácticamente empatados, la votación temprana comienza este lunes. Otros estados indecisos importantes, como Carolina del Norte, comenzaron la votación temprana a principios de la semana pasada.

MacManus declaró que Powell atrae a los independientes que son liberales en lo social, conservadores en lo fiscal y moderados en los asuntos de defensa. Debido a que a ellos no les interesan las etiquetas de partido, se guían más por la personalidad, y Powell es una figura respetada a nivel nacional. En los estados indecisos, los independientes pueden llegar a ser hasta el 9 por ciento de los votantes.

"Es por eso que este respaldo es tan preciado'', explicó MacManus.

G. Terry Madonna, director del Centro de Política y Asuntos Públicos del Franklin & Marshall College en Pennsylvania, un estado que McCain está tratando por todos los medios de inclinar la balanza hacia el lado republicano, se hizo eco de estos comentarios.

"Esta es una declaración de respaldo de enorme importancia, tal vez la más significativa que él haya recibido'', afirmó Madonna. "Para los votantes indecisos que están preocupados acerca de la seguridad nacional y la defensa, esto es un beneficio''.

Otros analistas aseguraron que el respaldo de Powell tendría un impacto, pero menos claro de lo que otros han planteado.

"Powell concede a Obama un poco más de credibilidad'', comentó Brad Coker, director en funciones de Mason-Dixon Polling & Research, que realiza sondeos en varios estados.

Wayne Lesperance, profesor auxiliar de Ciencias Políticas en el New England College de Hennicker, N.H., explicó por qué Powell puede tener importancia. "Incluso entre la gente dispuesta a votar por Obama, todavía existe cierta preocupación como consecuencia de su inexperiencia y, posiblemente, de su raza. Powell pudiera ayudar a que esa gente se decida''.

Pero otros advirtieron que los partidarios de Obama no debe esperar un repentino aumento del apoyo a Obama.

"Pregunten a cualquier persona quién es Colin Powell, y seguro que menos de la mitad podrá responder'', aseguró Smith, del Center Research Survey de la Universidad de New Hampshire.

"Esta es una victoria táctica de Obama'', consideró Marco Rimanelli, director de estudios internacionales de la Universidad Saint Leo de Florida.

Samuel Best, un analista político de Connecticut, coincidió con él. "El impacto de lo que ocurre al final de una campaña tiende a sobreestimarse. Recuerden, McCain y Obama han sido los nominados desde hace seis meses'', expresó Best, director del Center for Survey Research and Analysis de la Universidad de Connecticut.

El efecto de Powell probablemente se sienta en estados con historias de voto independiente, o en estados oscilantes con muchos militares en activo o retirados, como es el caso de la Florida.

Rimanelli, cuya universidad con sede en la Florida imparte cursos en instalaciones militares de todo el país, observó que Powell es respetado porque a pesar de que fue "traicionado de diversas formas'' por el gobierno de George W. Bush en el caso de Irak, "sigue siendo una persona leal que no se marchó ni renunció rápidamente''.

Best sugirió que la influencia de Powell quizás no se ejercerá sobre la contienda presidencial, sino sobre aquellos republicanos moderados que apoyan a McCain. El respaldo de Powell podría inclinar a los independientes no sólo hacia Obama, sino quizás hacia otros demócratas.

Eso, amplió Best, podría constituir un problema por alguien como el representante Christopher Shays, republicano por Connecticut, quien es uno de los más firmes seguidores de McCain en un estado que se decidió abrumadoramente por John Kerry, del colindante estado de Massachusetts, en el 2004.

Si más indecisos son persuadidos a votar por Obama en Connecticut, también podrían hacerlo por el oponente de Shay, aseguró Best.

Está información fue completada con los servicios de El Nuevo Herald.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments