Nation & World

Freddie Mac pagó $2 millones para evitar intervención

Freddie Mac pagó en secreto $2 millones a una firma asesora republicana para obstruir legislación que hubiera regulado y limitado el crecimiento tanto del gigante hipotecario como a su sociedad hermana, Fannie Mae, tres años antes de que el gobierno tomara el control de las mismas para impedir su colapso.

En la mirilla de la campaña llevada a cabo por DCI de Washington estaban senadores republicanos y un proyecto de ley para cambiar el sistema de regulación propuesto por el senador Chuck Hagel, republicano por Nebraska. El principal ejecutivo de DCI es Doug Goodyear, quien fuera contratado por la campaña de John McCain el pasado septiembre para organizar la convención republicana.

Los pagos de Freddie Mac a DCI comenzaron poco después de que el Comité de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos del Senado enviara el proyecto de ley de Hagel al Senado, entonces en manos del partido republicano, el 28 de julio del 2005. Todos los miembros demócratas del comité estaban a favor del proyecto de ley, y todos los demócratas, en su contra.

En medio del esfuerzo de todo un año por parte de DCI, Hagel y otros 25 senadores republicanos trataron sin éxito de convencer al líder de la mayoría del Senado, Bill Frist, republicano por Tennessee, de que permitiera una votación. "Si una legislación de reforma efectiva de la regulación (...) no se aprueba este año, los contribuyentes estadounidenses continuarán expuestos al enorme peligro que representan Fannie Mae y Freddie Mac al mercado de la vivienda, el sistema financiero en general y la economía como un todo'', escribieron los senadores en una carta que resultó profética.

Sin que los senadores lo supieran, DCI estaba socavando el apoyo al proyecto de ley en una campaña dirigida a 17 senadores republicanos en 13 estados, según documentos obtenidos por The Associated Press. Los estados y los senadores elegidos cambiaron con el tiempo, pero la campaña se mantuvo en el lado republicano.

Al final, no hubo suficiente apoyo republicano para que el proyecto de Hagel lograra ser sometido a votación, ya que los demócratas también se le oponían y se necesitaba el voto de algunos de ellos para su aprobación. La medida fue eliminada al final de la sesión 109 del Congreso.

McCain, republicano por Arizona, no fue objeto de la campaña de DCI. El firmó la carta de Hagel y tres semanas más tarde se le sumó como proponente conjunto del proyecto de ley.

No obstante, ya cuando McCain hizo esto, los esfuerzos de DCI habían durado nueve meses y estaban ya a punto de eliminar la medida.

Recientemente, McCain ha declarado que Freddie Mac y Fannie Mae fueron "uno de los verdaderos catalizadores, realmente el fósforo que encendió este fuego'' de la crisis global del crédito. McCain ha acusado al candidato presidencial demócrata Barack Obama de haber recibido asesoría de antiguos ejecutivos de Fannie y Freddie Mac y de no haber previsto que las compañías iban a la quiebra.

El administrador de la campaña de McCain, Rick Davis, o su firma de cabildeo han recibido más de $2 millones de Fannie Mae y Freddie Mac a partir del 2000. En diciembre, Freddie Mac contribuyó $250,000 a la convención republicana celebrada el pasado mes.

Antes del 2004, Fannie Mae y Freddie Mac eran bastiones demócratas. Después del 2004, los republicanos manejaron sus asuntos políticos.

Obama ha recibido $120,349 en donaciones políticas por parte de empleados de Freddie Mac y Fannie Mae; McCain, $21,550.

Los senadores republicanos que fueran blanco de DCI comenzaron a recibir mensajes de importantes constituyentes y contribuyentes financieros que los urgían a oponerse al proyecto de ley de Hagel porque podía dañar al boom de la vivienda. El esfuerzo generó artículos en los periódicos, así como comparecencias en radio y TV de participantes del mismo que hicieron declaraciones en contra de la medida.

En las oficinas centrales de Freddie Mac en el 2005, las pocas personas que sabían lo que DCI estaba haciendo se referían a la iniciativa como "la campaña de cabildeo sigiloso'', según tres personas informadas del asunto, que hablaron con condición de anonimato, afirmando que temían represalias si sus nombres eran divulgados.

Hollis McLoughlin, alto ejecutivo de Freddie Mac, supervisó el proyecto de DCI, según estas tres personas.

"El objetivo de Hollis era que las huellas digitales de Freddie Mac no aparecieran en este proyecto, y DCI se convirtió en la mano oculta tras el mismo'', dijo una de estas personas a AP.

McLoughlin, que entró en el 2004 a Freddie Mac como jefe de despacho, ha donado $32,250 a candidatos republicanos durante años, incluyendo $2,800 a McCain, y no ha dado un centavo a los demócratas, de acuerdo con el Center for Responsive Politics (Centro de Política Responsable), un grupo no partidista que se ocupa de llevar la cuenta del dinero invertido en asuntos de política.

  Comments