Nation & World

Mel renuncia a la presidencia del Partido Republicano

El senador Mel Martínez renunció ayer a la presidencia del Partido Republicano, un cargo que asumió en enero pero que siempre estuvo bajo fuego por parte de un sector radical de su organización que estaba insatisfecho con los intentos del político cubanoamericano de reformar las leyes inmigratorias.

''Siempre fue mi objetivo, como presidente del partido, establecer una estructura y mantener los recursos necesarios para apoyar a nuestro candidato presidencial y asegurar una victoria republicana en noviembre. Creo que hemos logrado estos objetivos, y por ello creo que llegó el momento de apartarme de la presidencia del partido y seguir enfocándome en servir a mis electores de la Florida'', dijo Martínez.

El verano pasado, durante el debate de la reforma inmigratoria en el Capitolio federal, el senador recibio duras críticas de algunos de sus colegas por abogar a favor de una reforma inmigratoria que permitiera, como propuso el presidente George W. Bush, otorgar visas temporales a los trabajadores inmigrantes.

''Hay que tener en cuenta que este Partido Republicano no es más el partido de Bush, un hombre que defendió una política a favor de la inmigración. Después de eso, a Martínez no le queda mucho por hacer. Los republicanos decidieron no defender a los inmigrantes'', comentó el presidente del National Democrat Network, Simon Rosemberg.

Cuando Bush asumió la presidencia en enero del 2001, ''los republicanos eran un partido mucho más proinmigrante que ahora. Con la salida de Martínez, creo que está claro que los republicanos no quieren a hispanos en su partido y que su mismo partido está rechazando la política de Bush, y por eso ha adoptado una política antihispana'', añadió Rosemberg.

Ayer, Bush fue un poco lacónico al despedir a Martínez de su cargo.

''[El senador] sirvió a su partido con la misma distinción con que sirve a su país. Como presidente del Comité Nacional Republicano ha logrado que el partido abordara los tópicos más importantes para todos los estadounidenses'', dijo el Presidente.

Acto seguido, felicitó el sustituto del político cubanoamericano, el director general del Partido Republicano, Mike Duncan, ``quien ha demostrado ser un director general efectivo que ayudará al partido a ganar la próxima elección''.

''Confío en el liderazgo de Mike para ayudar nuestro partido a ganar las próximas elecciones, y quiero seguir trabajando con él'', añadió el mandatario.

En enero, Duncan ocupaba la presidencia del partido pero dio paso al nombramiento de Martínez y quedó como director general. A partir de ayer, los republicanos vuelven a la misma estructura organizativa de siempre al depositar la dirección de la entidad en una sola persona.

''Fue un honor servir con el senador Mel Martínez. Creo que hemos logrado una gran recaudación de fondos y llegar a todos los rincones del país'', dijo Duncan.

Consultado al respeto, el congresista Lincoln Díaz-Balart declaró que Martínez siempre fue un ``gran líder, dispuesto a cumplir con su deber''.

''Hizo una maravillosa labor como presidente de nuestro partido'', precisó el congresista.

rferreira@herald.com

  Comments