Nation & World

Voto hispano cobra relevancia en elecciones

En la intensa competencia por ganar el voto hispano en unas elecciones cerradas, los dos candidatos a la presidencia han evitado comprometerse con propuestas concretas y se han limitado a hablar de temas morales y económicos en términos muy generales, afirmaron expertos.

Mientras la campaña republicana de John McCain habla de matrimonio y aborto, el demócrata Barack Obama han tocado temas económicos y de seguro de salud, en sus anuncios de publicidad en español.

El voto hispano ha cobrado relevancia después de que varios centros de investigación independientes han demostrado su poder electoral. El último estudio de Pew Hispanic Center, asimismo, muestra que los hispanos son el grupo de mayor crecimiento poblacional en el país, desde el 2000.

Y un reporte del Migration Policy Institute (MPI), señala que los hispanos forman la mayor parte de los llamados "nuevos americanos'', compuestos por inmigrantes hispanos naturalizados e hijos de éstos nacidos en el país.

Según el MPI, entre las elecciones presidenciales de 1996 y del 2004, el número de inmigrantes naturalizados que se inscribieron para votar, subió de 5.2 millones a 8.0 millones, un aumento del 55.1 por ciento.

Y el número de los hispanos que se inscribieron para votar en el mismo período, subió de 6.6 millones a 9.3 millones, un incremento del 41.6 por ciento.

Viendo estos resultados, los expertos han concluido que el voto hispano será decisivo en las próximas elecciones, pero aun así, los candidatos "no han hecho lo suficiente para atraer a este grupo'', afirmó el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Miami (UM), Casey Klofstad.

Esto se aplica especialmente para estados de gran concentración de hispanos como la Florida, Nevada, Colorado y Nuevo México.

"Obama ha hecho un mejor trabajo que McCain [para llegar a los hispanos] con la publicación de más anuncios en español. Pero también ha tenido más dinero para comprar esos avisos'', agregó Klofstad.

El politólogo comparó a McCain y a Obama con el presidente George W. Bush, y concluyó que éste último "hizo un mejor trabajo'' en el 2004, durante su reelección, para atraer el voto hispano.

Klofstad explicó que el acercamiento de Bush a los hispanos se puede atribuir al hecho de que fue gobernador de Texas, por lo que quizá tiene conexiones más directas y personales con ese grupo.

"Bush fue más allá de los cubanoamericanos y trató de llegar a los puertoriqueños y a otros grupos... fue también cuando habló de la reforma inmigratoria para atraer a los hispanos'', señaló Klofstad.

En estas elecciones, ninguno de los dos candidatos ha querido tocar el tema de inmigración y, cuando lo han hecho, ha sido de manera superficial, agregan los analistas. "Los dos han obviado este punto porque tienen miedo de perder votos de los americanos por algo que puede ser muy controversial y agitar al país'', indicó David Abraham, experto en inmigración y profesor de leyes de la UM.

Es de conocimiento general que McCain pudo haber perdido la nominación republicana por el proyecto bipartidista de reforma inmigratoria que patrocinó con el senador demócrata Edward Kennedy, que en el 2006 fue aprobado en el Senado pero que fracasó el año pasado en la Cámara de Representantes.

Ninguno de los candidatos se ha arriesgado a hablar de inmigración, ni a hacer promesas que se parezcan a una amnistía, pese a que el 75 por ciento de los hispanos inscritos para votar considera el tema como "extremadamente importante'' o "muy importante'', reveló una encuesta que realizó el Pew Hispanic Center entre junio y julio pasados.

Otro profesor de Ciencias Políticas de la UM, Jorge Gonzalez, señaló que Bush "vio la oportunidad del crecimiento del voto hispano durante la reelección, y la estrategia fue hablar de inmigración, a pesar de que los republicanos son antiinmigrantes''.

Pero ahora, el Partido Republicano está en "una posición difícil'' y prefiere hablar de temas conservadores como el matrimonio y el aborto, para atraer a los hispanos que comparten esos valores, señaló González.

Consideró que con su actitud extremadamente cuidadosa, los republicanos "han empujado votos hispanos a los demócratas''.

Para Abraham, aunque ambos partidos han tratado de ganar el voto hispano con comerciales en español, "ninguno ha podido identificar los temas que son importantes para los hispanos, y más bien han abordado temas en su generalidad''.

Por ejemplo, señaló que mientras los republicanos escogen hablar de "temas conservadores'', los demócratas tocan temas "liberales'' de economía.

El voto hispano es un asunto en pleno desarrollo que con el tiempo, opinan los expertos, requerirá de un mayor estudio y atención por parte de los candidatos.

"Un ejemplo es la Florida, que tradicionalmente es republicana con el voto de los cubanos, pero cuya tendencia ha cambiado a medida que aumentan otros grupos hispanos que tienden a votar demócrata, como es el caso de los centro y sudamericanos'', indicó Abraham.

kerodriguez@elnuevoherald.com

  Comments