Nation & World

Fuerzas policiales y militares listas para eventuales desórdenes en EEUU

Las fuerzas policiales de Estados Unidos así como varias unidades militares están preparadas para lidiar con eventuales disturbios antes, durante y después de las elecciones del próximo martes, informaron hoy fuentes oficiales.

Las elecciones, en las que por primera vez en la historia del país un afroamericano, Barack Obama, es candidato presidencial, se producen en medio de una crisis financiera, indicios de recesión, alto desempleo y un incremento en las ventas de armas de fuego.

''Es una situación muy peculiar'', dijo Jeff Thomason, portavoz del Departamento de Policía en Oakland (California).

''Hay un afroamericano (el candidato presidencial demócrata Barack Obama) y una mujer (la candidata vicepresidencial republicana Sarah Palin) en esta elección'', añadió.

Destacó que "cualquiera que gane será un acontecimiento nacional''. Vamos a tener en la calle muchos más policías por si acaso las cosas toman mal cariz'', señaló.

Los escenarios de posibles disturbios, según fuentes policiales, van desde protestas por los resultados hasta las celebraciones de victoria. stas últimas han dado lugar a violencia callejera en Estados Unidos después de acontecimientos deportivos.

Hilary Shelton, director de la oficina en Washington de la Asociación Nacional de Gente de Color (NAACP), señaló que en estos comicios se espera una alta concurrencia de votantes y, en algunos distritos más pobres, la proporción de máquinas de sufragio por número de votantes es menor.

''El día de la elección, si hay demoras muy largas, puede que alguien pierda la paciencia, que haya discusiones y querellas'', añadió. "Tenemos que estar preparados para lidiar con esto, pero no con una actitud policial intimidatoria'', apuntó.

El teniente Mark Briede, del Departamento de Policía en Cincinnati (Ohio), coincidió en declaraciones a la revista Politico, en destacar que son conscientes de que podría haber disturbios dependiendo del resultado pero aseguró que su división está lista ‘‘para responder en caso de incidentes''.

Desde la creación en 2002 del Departamento de Seguridad Nacional como resultado de los ataques terroristas del año anterior, el Gobierno federal ha combinado decenas de agencias de inteligencia y ha estrechado la comunicación y coordinación con las fuerzas de policía y de los Estados.

Al mismo tiempo, con la creación de un Mando Conjunto de América del Norte, se han unificado las operaciones militares en el continente y se ha establecido una cooperación sin precedentes con el Departamento de Seguridad Nacional y los cuerpos policiales de todo el país.

De acuerdo con el periódico The Army Times, que cubre asuntos militares, unos 4.700 soldados reciben instrucción en Fort Stewart (Georgia) y en la Base Aérea Peterson en Colorado Springs (Colorado) para la contención de disturbios en áreas urbanas.

La teniente coronel de Fuerza Aérea, Jamie Goodpaster, portavoz del Mando Norte, dijo que estas tropas, que entrarían en acción en caso de ser necesarias, no tendrían inicialmente armas.

Explicó que las armas estarían guardadas en contenedores cerca del lugar de operaciones y además tendrían acceso a tanques pero "la decisión de usarlas se haría a nivel más alto, del secretario de Defensa''.

Sin embargo, las autoridades militares han negado que el propósito de esa fuerza militar sea la represión de protestas e indicaron que "esta fuerza está organizada, instruida y equipada para ayudar cuando las autoridades locales o federales no puedan manejar la situación en primera instancia''.

  Comments