Nation & World

Detienen juicio de la niña por el anuncio de apelación

Un juicio para determinar la suerte de una niña de 5 años, enredada en una disputa internacional de custodia, llegó a una abrupta parada el martes cuando los abogados de ambas partes anunciaron que estaban llevando el caso a la Corte de Apelaciones.

La Corte de Apelaciones del Tercer Distrito dispensó una de las maniobras legales en cuestión de horas, propinando un golpe al padre cubano, Rafael Izquierdo, que quiere regresar a su país con la niña.

El equipo legal de Izquierdo había pedido a la corte superior que detuviera la segunda fase del juicio, que debía comenzar el martes, porque el padre ya había sido encontrado adecuado por una jueza.

La Corte de Apelaciones rehusó escuchar el caso sin elaboración.

Pero como otra apelación, presentada por el Departamento de Niños y Familias (DCF), aún está pendiente ante la Corte de Apelaciones, el juicio continúa detenido. Bajo las leyes de la Florida las acciones de la corte procesal son automáticamente suspendidas cuando el estado presenta una apelación.

El DCF, que busca mantener a la niña en Estados Unidos, quiere que la alta corte anule la orden de la jueza de circuito de Miami-Dade, Jeri B. Cohen, declarando a Izquierdo adecuado para criar a su hija. Cohen emitió su orden el mes pasado después de varias semanas de contencioso drama en la corte.

La jueza había planeado avanzar con la segunda fase del juicio esta semana para decidir si la niña peligraba emocionalmente si era sacada del hogar de la familia adoptiva y llevada a Cuba permanentemente con su padre natural.

El abogado de Izquierdo, Ira Kurzban, dijo que esperaba que la corte de apelaciones cancelaría esa segunda fase totalmente.

La niña ha estado viviendo con el matrimonio de Coral Gables, Joe y María Cubas, desde abril del 2006. Tanto el estado como la familia Cubas dicen que la niña debe quedarse donde está, citando su apego a su medio hermano de 13 años, que fue adoptado por la familia Cubas.

Izquierdo y su equipo legal han estado igualmente obstinados en que sus derechos como padre natural están siendo violados.

Ambas partes se han preparado para otra prolongada batalla en los tribunales, una que ahora está en suspenso pendiente de un fallo del tribunal de apelaciones.

La apelación sorprendió a la jueza, que manifestó en voz alta su preocupación por el impacto que una demora tendría en las partes, especialmente en la niñita cuyo destino sigue en el limbo.

''Le estoy rogando al Tribunal de Apelaciones del Tercer Distrito -rogando, rogando, rogando- que, por favor, oiga estos asuntos de manera expedita'', dijo Cohen. ``Por la niña, las familias, su hermano y todos los implicados, realmente les estoy pidiendo que apuren esto''.

Durante la duración del juicio, la niña ha estado saltando entre dos casas, la de la familia Cubas en Coral Gables, y la vivienda temporal de Izquierdo y su familia, en un condo prestado en Brickell.

La compañera de Izquierdo y su hija de siete años están con él en Miami.

La disputa se ha prolongado tanto que ayer Izquierdo se quejó de que su otra hija, la de 7 años, ha perdido 5 meses de clases en Cuba y pudiera tener que repetir el segundo grado.

En un insólito gesto entre las partes, frecuentemente hostiles, el DCF ofreció ayudar a Izquierdo a matricular a la niña en una escuela pública en un programa ESOL, que da clases a niños que no hablan inglés. Izquierdo y su abogado aceptaron rápidamente.

  Comments