Nation & World

Comienza el debate sobre reforma de impuestos

La Legislatura de la Florida comenzó a discutir ayer el plan para reformar los impuestos a la propiedad y de inmediato saltaron a la vista dos líneas de pensamiento muy claras sobre este tema, que cruzan los dos partidos y las dos Cámaras por igual.

Hay legisladores y cabilderos que abogan por cortes inmediatos y definitivos; otros piensan que el tema es demasiado complejo aunque reconocen que debe estar en la boleta del 29 de enero próximo, por lo cual se le debe dar una solución rápida ahora para retomar el asunto posteriormente.

Pero en comparación con la reforma alcanzada el verano pasado, calificada de ''superexención'', este plan es mucho más modesto. Al contrario del presupuesto adoptado la semana pasada, ahora los demócratas poseen la capacidad de bloquear la mayoría de dos tercios necesaria para aprobar esa reforma.

Las discusiones giraron de inmediato en torno al tema del traslado de los ahorros --conocido como ''portabilidad'', lo cual levantó algunas cejas en las filas demócratas-- con decenas de legisladores en ambas Cámaras pidiendo exhaustivas explicaciones a los especialistas.

Para el senador republicano Ron Gatees, la reforma debe realizarse completamente ahora, sino el mercado inmobiliario desaparece.

''Si no devolvemos la confianza a la gente, se hunde [el mercado]'', destacó Gatees en la audiencia del Comité de Finanzas e Impuestos del Senado.

''La única forma de ser justos con todos'', añadió el legislador mientras abogaba por la duplicación de la exención de $25,000 en los impuestos de las residencias primarias, ``es reducir el porcentaje de la propiedad que es impositivo''.

Los especialistas del sector parecen estar de acuerdo, pero piden más.

''Tan pronto la aprueben, el mercado inmobiliario recibirá una inyección, porque la gente se sentirá confiada. Pero no es suficiente. Deben volver a abordar todo esto'', dijo al panel senatorial la presidenta de la Asociación de Vendedores de Bienes Raíces de la Florida, Nancy Riley.

El líder de la minoría en el Senado, Steven Geller, dijo que está consciente de la popularidad del tema, y que votará por él pese a las reticencias iniciales, porque lo que más le preocupa es que se haga recortes en los servicios públicos.

''No quiero que los departamentos locales vayan a contratar los servicios en otro lado, de modo que cuando alguien llame al 911 le contesten de Bangladesh, porque resulta que aquí hemos hecho algunos recortes'', manifestó Geller.

La inmensa mayoría de los municipios en la Florida se han quejado de que los recortes a los impuestos merman los ingresos locales y, por ende, la capacidad de prestar mejores servicios a la población.

''Para que tengan una idea, estamos trabajando con dos personas en los camiones y otros dos en cada ambulancia'', declaró el bombero Ron Beesley, el jefe de batallón del cuerpo de rescate del condado Palm Beach.

Según Beesley, el departamento de bomberos de Palm Beach está perdiendo efectivos porque los recortes no permiten ni aumentar salarios ni reclutar nuevos bomberos. ''En la práctica, ya estamos viendo las consecuencias de los recortes'', agregó.

El borrador del plan de recortes de la Cámara de Representantes contempla una reducción de $1,026 millones en los ingresos del condado Miami-Dade para el próximo año fiscal, una contracción anual que sería continua hasta el 2011, cuando alcanzará los $1,765 millones. La cifra abarca todos los municipios, las zonas especiales de tributación y las áreas no incorporadas, según indica el borrador y los análisis de impacto divulgados.

Pero no incluye, se aclara, las cifras que se puedan derivar de los resultados de las acciones legales que los propietarios de residencias primarias ganen en los tribunales, frente a los estimados calculados por los tasadores. Si un tasador pierde una acción, el condado tendrá que indemnizar al propietario, y esas cifras no están en el plan.

Miami-Dade es el único condado de la Florida donde el tasador es nombrado por el administrador, pero el plan de la Cámara obliga a que sea elegido por los votantes.

En cifras separadas, el distrito escolar del condado perdería el próximo año fiscal $442 millones, y para el 2011, unos $598 millones. Su presupuesto actual es de $6,300 millones anuales.

En la ''superexención'' del verano, los legisladores dejaron sentado que no se afectaría los presupuestos de las escuelas. Pero a raíz del plan que se discute ahora, en la Cámara no está claro si la idea sigue en pie.

No obstante, se estudian alternativas. Un par de fuentes del Condado han confirmado a El Nuevo Herald que se habla de la posibilidad de proponer al electorado un aumento en el impuesto a la venta y dedicar esos fondos a subvencionar el sistema escolar.

En contrapartida, se reducirían drásticamente los impuestos a la propiedad. Al menos en Miami-Dade, dos tercios de los impuestos recaudados van directamente a sostener el sistema escolar.

Ayer, en los debates en el Senado, como alternativa a mantener los impuestos que subvencionan los distritos escolares, los republicanos propusieron dar a la Legislatura la capacidad de controlar el incremento de los gravámenes locales.

La propuesta no llegó a ser discutida porque no alcanzó el tiempo, pero está insertada en la propuesta de enmienda constitucional que hace obligatoria la elección del tasador de impuestos.

El lenguaje es claro: ``Se pide a la Legislatura que limite la autoridad de los condados, municipios y distritos especiales al momento de incrementar los impuestos a la propiedad''.

El plan de reforma, diseñado por el gobernador, Charlie Crist, en una jugada donde pretendió conciliar intereses de republicanos y demócratas, duplica la exención de $25,000 en los impuestos a las residencias primarias, rebaja 25 por ciento en los estimados del valor de las casas para quien compre un techo propio por primera vez, otorga una rebaja de $25,000 en los impuestos a los negocios que promueven el turismo y los servicios, principalmente en las zonas costeras del estado, y permite el traslado de los ahorros en impuestos cuando el residente se mude de una residencia a otra.

La propuesta de la Cámara, a iniciativa de Rubio, adelanta la posibilidad de eliminar todo impuesto a la propiedad a los ancianos con ingresos anuales inferiores a $23,604, y obliga a los tasadores municipales a demostrar ante un juez los valores de las propiedades si su análisis es cuestionado por los propietarios.

Los demócratas ven esta cuarta sesión especial de la temporada con cierta ventaja, después de votar --y perder-- en masa la semana pasada frente a los recortes de $1,100 millones al presupuesto estatal de $71,200.

Por mandato legislativo, el recorte de los impuestos tiene que ser aprobado por una mayoría de dos tercios, mientras que para el presupuesto basta una mayoría simple. Así, en este caso, los votos demócratas son capitales porque disponen de la cantidad suficiente para bloquear esa mayoría de dos tercios.

El viernes, Geller recordó el detalle e intentó usarlo a su favor.

''A estas alturas, no tenemos ni un borrador de proyecto de ley ni un análisis financiero del impacto de estos recortes. Estoy comenzando a tener taquicardia'', dijo.

Ayer, al cierre del debate, todavía no había visto ni el borrador ni un análisis. ''No he visto los números, no los tenemos. Aun así, por lo que sé, tenemos un consenso muy fuerte en los impuestos a la propiedad'', comentó Geller.

El senador recordó que hay una fuerte ola de especulaciones entre el público sobre los resultados de esta sesión especial, la cuarta de este año.

''La gente está preocupada con todo, los tribunales, la policía, los bomberos, y muchos no creen que los gobierno van a proporcionar el nivel adecuado de servicios que se merecen'', añadió Geller, quien propuso que se añadiera una cláusula, que será redactada hoy, ''viniendo de los dos lados'' donde se reduzca el impacto al gobierno local. Al contrario de la Cámara, donde la discusión entró ya en detalles y se hizo público el borrador, en el Senado se discute el plan en su generalidad.

rferreira@elnuevoherald.com

  Comments