Nation & World

Bill Ayers trabajó para Cuba, según informe del FBI

William Ayers, terrorista sin arrepentirse y uno de los ex líderes de Weather Underground Organization (WUO) recibió ayuda del gobierno de Fidel Castro en los años 70, según un informe que realizó el Buró Federal de Investigaciones (FBI).

El reporte de 400 páginas, del cual el diario The New York Times pudo obtener una copia, revela que oficiales cubanos del Departamento General de Inteligencia (DGI), el equivalente cubano de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), organizaron las Brigadas Venceremos con la participación de miembros del WUO.

“El objetivo final de la participación del DGI en la organización de las Brigadas Venceremos era “el reclutamiento de personas que ya estaban políticamente orientadas, y que algún día podrían obtener una posición, ya fuera siendo elegidas o por nombramiento, en el gobierno de Estados Unidos, algo que le daría al gobierno [cubano] un formidable acceso a la inteligencia política, económica y militar”, indica el informe.

“Tres años antes de que los miembros militantes de los estudiantes para una Sociedad Democrática se separaran para fundar la Weather Underground Organization en 1970, oficiales de inteligencia norvietnamitas y cubanos ya influían con estrategias radicales en contra de la guerra a través de reuniones en el extranjero. Muchas de estas reuniones tuvieron lugar en países comunistas, entre los que se hallan Hungría, Checosloquia y Viet Nam del Norte”, agrega el documento.

“Después que los miembros de la WUO pasaron a ser “clandestinos” en 1970, cuando muchos de ellos eran buscados por el FBI acusados de actividades delictivas, oficiales cubanos de inteligencia estuvieron en contacto con ellos a través de la misión cubana en las Naciones Unidas en Nueva York, y también la embajada cubana en Canadá”, de acuerdo con el reporte del FBI.

De hecho, según el informe, Ayers desempeñó un papel importante en las Brigadas Venceremos, un rol que se pudo conocer gracias a Larry Grathwohl, un hombre descrito públicamente como “el informante más efectivo que tuvo jamás el FBI en las filas del WUO”.

Fue Ayers quien le dijo al camarada y miembro del WUO Grathwohl que "si la comunicación no se podía lograr a través de números canadienses especialmente concertados para liberar a autoridades norteamericanas, una persona debería ponerse en contacto con la embajada cubana en Canadá para de este modo establecer contacto con otros miembros del WUO".

“Para hacer esto, la persona deberá utilizar el nombre de código 'Delgado' cuando se refiera a sí misma y a la persona con la que desee hacer el contacto”, dice el texto.

El informe se preparó en agosto de 1976, luego que el Departamento de Justicia iniciara una investigación criminal mediante cargos contra agentes del FBI, supuestamente porque cometieron allanamientos de morada, abrieron ilegalmente el correo, y grabaron ilegalmente conversaciones en su afán por capturar a fugitivos del WUO.

Guardadas en secreto, sólo 10 copias del informe se enviaron al director del FBI, Clarence M. Kelley. Algunos de los puntos más importantes fueron los siguientes:

*El contacto en EEUU era un grupo de agentes de inteligencia asignados al personal de la misión cubana en la ONU en Nueva York. Estos agentes se encargaron de que a muchos jóvenes se les inculcara fervor revolucionario y, en ocasiones, se les entrenó en el uso de las armas a través de militares cubanos que trabajaban en las Brigadas Venceremos.

*De igual modo, oficiales cubanos de inteligencia ayudaron a varios miembros del WUO que temían ser arrestados para que escaparan a Praga, Checoslovaquia, y luego entregaran nuevamente a EEUU de forma subrepticia. En el informe también se señala que el contacto con los cubanos en EEUU se hizo en la misión cubana en la ONU, localizada en la calle 67 del East, en Manhattan. Varios importantes funcionarios cubanos que trabajaron en la embajada en los años 1969 y 1970 fueron identificados en el reporte como agentes del espionaje cubano.

Ayers y su esposa, Bernadine Dohrn, ex miembro del WUO, regresaron a Cuba el pasado septiembre como parte del llamado Equipo Habana, una conferencia sobre el “Arte Útil” o arte que incluya aspectos de activismo social. Patrocinado por la Catédra de Arte Conducta, un programa artístico a cargo del Instituto Superior de Arte en La Habana, el proyecto fue concebido por la cubana Tania Bruguera, artista visual y profesora de la Universidad de Chicago.

De acuerdo con Janice Misurell-Mitchell, que escribe en CUBE Circuits, parte del trabajo del Equipo Habana era “dar conferencias y sesiones informales, así como presentar películas, videos y actuaciones”.

Mientras tanto, para algunos la estrategia cubana de los años 70 de “lograr algún día una posición dentro del gobierno de EEUU, lo que le daría acceso de todo tipo a las autoridades cubanas”, tiene una gran carga de ironía.

Dado los lazos que tiene Ayers con el candidato presidencial demócrata Barack Hussein Obama, sólo nos queda esperar que ese “algún día” de que se habló no sea justamente ahora.

  Comments