Nation & World

Estados toman iniciativa en el tema migratorio

Ante el vacío que ha dejado el gobierno federal por no haber aprobado una Reforma Inmigratoria a escala nacional, los estados han tomado la iniciativa y han tratado por su cuenta de regular y controlar los asuntos migratorios con la introducción y aprobación de varios proyectos de ley.

Un total de 1,267 proyectos de ley han sido considerados en 45 estados hasta junio del 2008, de los cuales 175 se han convertido en leyes, según datos de la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales (NCLS), una organización bipartidista, con sede en Washington.

La NCLS sostiene que en el 2008 y 2007 las legislaturas abordaron el tema inmigratorio de una manera "sin precedentes''. En el 2007, se consideraron 1,562 proyectos de inmigración a escala estatal, de los cuales 240 se convirtieron en leyes.

Para William Pound, director ejecutivo de la NCLS, los estados están "tomando la delantera y respondiendo a los problemas inmigratorios, cuando el Congreso [federal] no lo hace''.

Estos proyectos de ley tocan una variedad de aspectos inmigratorios, que van desde rigurosas medidas contra los indocumentados, aumento de sanciones contra los empleadores que los contratan, hasta medidas contra el tráfico humano.

Uno de los temas con mayor actividad legislativa este año fue el de las licencias de conducir y otras licencias, con la introducción de 192 proyectos en 35 estados. Sólo 13 proyectos se convirtieron en ley en 15 estados.

La mayoría de los proyectos estuvieron centrados en crear mayores restricciones a los solicitantes del carnet de conducir. Estas medidas están en concordancia con una ley federal denominada Real ID, cuyo objetivo es evitar que potenciales terroristas o criminales se valgan del uso de identificaciones estatales para pasar inadvertidos.

Pero los grupos pro inmigrantes están en contra de las restricciones en las licencias de conducir --que impiden a los indocumentados obtener el carnet-- porque en lugar de ser ‘‘una guerra contra los terroristas'', en la práctica se han convertido "en una guerra contra los inmigrantes''.

La Florida es uno de los estados que ha impuesto reglas más severas para conceder licencias de conducir. Ahora los ciudadanos norteamericanos están obligados a presentar el pasaporte y la tarjeta del seguro social.

En cuanto a leyes que refuerzan la persecución contra los indocumentados, este año se introdujeron 198 proyectos en 35 legislaturas, de los cuales 10 se convirtieron en ley.

Los proyectos abarcaban desde medidas para autorizar a la oficina del Fiscal Estatal a negociar un Memorando de Entendimiento con el Departamento de Seguridad Territorial (DHS), para que las agencias de policía cooperen con la aplicación de las leyes de inmigración. Pero no fueron aprobados.

Otros proyectos, sin embargo, defendían los derechos de los inmigrantes. Un ejemplo es una ley en Tennessee, firmada en mayo de este año, que prohíbe a oficiales de policía detener a una persona sobre la base de sus características raciales, color, etnia u origen nacional.

"La tendencia es clara: en tiempos en que Washington ha estado silencioso con respecto a la política inmigratoria, los estados se han vuelto muy activos'', afirmó Cristina Rodríguez, del Migration Policy Institute (MPI), con sede en Washington.

En octubre el MIP lanzó una base de datos a través de la Internet, para ver las leyes de inmigración aprobadas o que expiraron. Por ahora sólo están los datos del 2007, y paulatinamente incorporará información del 2001 al 2008.

El MIP sostiene que aunque la atención pública se ha concentrado en medidas que limitan los derechos de los inmigrantes, la mayoría de las leyes aprobadas en el 2007 a escala estatal fueron para beneficiar a los inmigrantes.

Un estudio hecho por la organización determinó que en el 2007 el 19 por ciento de las leyes promulgadas aumentaron los derechos de los inmigrantes, un 11 por ciento impusieron restricciones, y un 10 por ciento fueron medidas para regular las condiciones de empleo.

"Mientras el público y la prensa están atentos a los proyectos que imponen restricciones contra los inmigrantes y castigan el empleo de indocumentados... en el 2007 hubo más leyes para ayudar y proteger a los inmigrantes'', indicó Muzaffar Chisthi, director del MIP, en la Escuela de Leyes de NYU.

Por otra parte, el estudio de MIP concluye que los estados con las mayores problaciones de inmigrantes, como California, Nueva York y Texas, fueron en el 2007 más proclives a considerar proyectos de ley que favorecen a los inmigrantes.

En contraste, en estados donde la problación extranjera crece rápidamente como son los casos de Nevada y Carolina del Sur, las leyes introducidas en el 2007 estuvieron en su mayoría orientadas a eliminar los derechos de los inmigrantes.

  Comments