Nation & World

Espera sentencia tercer joven implicado en muerte de indigente

Thomas Daugherty fue sentenciado a cadena perpetua por usar un bate para matar a un indigente. Ahora su mejor amigo, Brian Hooks, está a punto de saber si lo espera un destino semejante por su papel en la muerte de Norris Gaynor el 12 de enero de 2006.

Hooks, 21, será sentenciado esta tarde en la corte de la jueza de distrito Cynthia Imperato, lo que posiblemente pondrá fin a la saga que ha atraído la atención de los medios y arrojado luz sobre el tema de la violencia contra los indigentes.

Hooks y Daugherty, 19, fueron acusados el mes pasado de asesinato de segundo grado y dos cargos de intento de asesinato de tres indigentes aquella mañana de enero.

Durante buena parte del juicio, se señaló a Daugherty como el participante más activo en los tres ataques, en los que empleó un bate de madera para aterrorizar y apalear a sus víctimas.

Según testimonios en el juicio, el papel de Hooks fue más pasivo, lo que podría traducirse en una sentencia diferente a la de Daugherty. Durante el juicio se supo que Hooks y Daugherty encabezaron un grupo de adolescentes intoxicados a “golpear algunos traseros” como diversión.

Primero atacaron a Jacques Pierre, quien estaba sentado en el campus del downtown de Fort Lauderdale, de la Florida Atlantic University. Una cámara de vigilancia filmó el ataque, que muestra a Daugherty y a Hooks cuando atacaban despiadadamente a Pierre con bates de béisbol en la cabeza o cerca de ella. También se pudo ver cómo Daugherty golpeaba a Pierre una vez en la parte baja de la espalda.

El espeluznante video se mostró horas después del ataque y recorrió el mundo.

Pierre, que testificó durante el juicio, sufrió fracturas del cráneo y desgarros.

Los jóvenes se dirigieron después al Esplanade Park, donde Daugherty encontró a Gaynor, 45, mientras dormía en un banco del parque. Daugherty lo golpeó con el bate en la cara, rompiéndole el cráneo, dijeron los fiscales.

Mientras Daugherty se ensañaba con Gaynor, otro joven, William Ammons, le disparó al indigente unas doce balas de pintura. Ammons dijo que Hooks atacó a Gaynor desde un costado con lo que pensó se trataba de un rastrillo de juguete.

Los jóvenes encontraron a un tercer indigente, Raymond Pérez, en Church By The Sea, y lo atacaron mientras dormía en el patio de la iglesia.

Hooks llevaba un palo de golf, pero, según Ammons, nunca golpeó a Pérez. Daugherty siguió utilizando su bate, mientras Ammons atacaba al hombre con una espada de plástico que Hooks le había dado.

Pérez, que también testificó, sufrió roturas de huesos y laceraciones profundas.

Los abogados de la defensa alegaron que los adolescentes solo querían golpear a las víctimas, pero no matarlas.

  Comments