Nation & World

Bush visita a cubanos en uno de sus últimos viajes a Miami

Mientras su popularidad es más baja que nunca, el presidente George W. Bush disfrutará este viernes de las cálidas atenciones de los líderes cubanoamericanos en Miami.

Tras ocho años en el poder, Bush sigue siendo popular entre los exiliados de línea dura por su negativa inquebrantable a suavizar la política hacia Cuba --y su defensa de los disidentes de la isla.

"El hecho de que tenemos ahora en Cuba la sociedad civil más activa y extendida de los últimos 50 años es testimonio de su compromiso con Cuba'', dijo Mauricio Claver-Carone, el director en Washington de U.S.-Cuba Democracy Political Action Committee, un importante grupo de cabilderos a favor del embargo. "El ha luchado por hacer que el mundo entero conozca su difícil situación''.

Sin embargo, los demócratas sostienen que fue la decisión de Bush de endurecer las sanciones contra la isla lo que les facilitó su mejor oportunidad de retar a tres congresistas cubanoamericanos republicanos. Por primera vez, afirman, hay una oportunidad de competir por votos entre un electorado que era considerado republicano hasta la muerte.

"El abrió la puerta'', dijo el estratega demócrata Jeff García, quien sostiene que las restricciones que limitan las remesas y las visitas a la isla son tan estrictas e impopulares que han desengañado a muchos cubanoamericanos que quieren visitar a sus familiares con más frecuencia. ‘‘El juzgó mal y entendió mal a una comunidad que lo ha apoyado con gran fuerza y ese apoyo se ha ido desmoronando día a día''.

En un evento con el que la Casa Blanca celebró el mes de la herencia hispana, Bush les agradeció el jueves "a esos que están trabajando para acelerar la llegada del día de la libertad para el pueblo cubano''. Se espera que durante su visita a Miami, que podría ser la última de su presidencia, Bush se mantenga alejado del público. Tras un evento de recaudación para el Partido Republicano en Coral Gables, Bush se reunirá en privado con un grupo de líderes cubanoamericanos vinculados con varios grupos civiles en la isla.

Un alto funcionario del gobierno dijo el jueves que Bush "hablará sobre el punto en que están las cosas con respecto a Cuba y lo que ha hecho el presidente''. Dijo además que Bush está interesado en "escuchar de las personas, en el tiempo que le queda, lo que deberíamos estar considerando''.

Algunos grupos han pedido suspender temporalmente las restricciones de viajes del 2004 para permitir a los cubanos que viajen a la isla para ayudar a los afectados por los huracanes, pero el funcionario aseguró que no se esperan cambios.

Una admiradora de Bush, la presentadora Ninoska Pérez Castellón, del Consejo por la Libertad de Cuba, destacó el jueves que la visita de Bush a Miami en el 2006 coincidió con el anuncio de Fidel Castro de que iba a dejar las riendas del gobierno en manos de su hermano Raúl.

"Todos teníamos la esperanza de que bajo George Bush podríamos celebrar la libertad de Cuba'', dijo. "El se ha mantenido fiel a sus amigos. Los últimos cuatro años él no ha necesitado un voto, pero se ha mantenido consistente. Para él, es una cuestión de principio''.

lclark@MiamiHerald.com

  Comments