Nation & World

Cuba y la UE reinician cooperación tras 5 años de congelamiento político

Cuba y la Unión Europea (UE) reiniciaron su cooperación tras cinco años de congelamiento, un primer paso de la visita de dos días que comenzó este jueves el Comisario Louis Michel, que incluye diálogo político y ayuda por los huracanes.

Tras la firma del documento marco de colaboración con el canciller Felipe Pérez Roque, Michel anunció la aprobación de una ayuda humanitaria inmediata de dos millones de euros, para las urgencias que aún generan los daños de los huracanes Ike y Gustav, que en setiembre dejaron 5.000 millones de dólares en pérdidas.

Otra partida, de 20 a 25 millones de euros, estará disponible a partir de 2009 para programas de reconstrucción en escuelas, hospitales y viviendas, dijo.

También se anunció el próximo viaje a Cuba -en dos semanas- del director de Desarrollo de la Comisión Europea para identificar con las autoridades cubanas las áreas y posibles modalidades de cooperación.

Antes de la firma, Michel y Pérez Roque mantuvieron una hora y media de conversaciones oficiales, donde se continuó el diálogo político comenzado una semana atrás en París y en el que hay "amplias coincidencias'', pero también "diferencias'', según dijeron ambos.

"Considero que existen elementos que unen y acercan a Cuba y a la Unión Europea, que son más numerosos que aquellos que puedan dividirnos'', dijo Michel, en su tercera visita a la isla como Comisario, además de otra como canciller belga.

Añadió que "esta nueva alianza tendrá resultados positivos para ambas partes'' y anunció la posibilidad de cooperación conjunta con terceros países en protección del medio ambiente, salud, educación y agricultura.

"Hemos acordado reanudar la cooperación sin condicionamiento alguno, con pleno respeto a la legislación nacional y a la comunitaria'', dijo Pérez Roque.

Compartió con Michel en que hay "una amplia gama de coincidencias'', las que deben ser la base de las relaciones, aunque admitió que hay también diferencias, que "deben ser discutidas con respeto, y que no deben ser obstáculo para el diálogo, la cooperación y las relaciones''.

En sendos comunicados emitidos hace una semana en París, la UE recordó sus ‘‘expectativas'' de promover una transición a la democracia y la economía de mercado en la isla.

Cuba, que ratificó su régimen socialista, exigió la derogación de la Posición Común, que desde 1996 limita la cooperación europea a cambios políticos y sociales en la isla.

La cooperación se cortó en 2003, cuando la UE impuso sanciones a la isla por la condena de 75 opositores y el entonces presidente Fidel Castro renunció a toda cooperación y diálogo con el bloque europeo por "elemental sentido de dignidad''.

Entre 1993 y 2000 la ayuda fue de 78 millones, distribuida a través de ONGs europeas, y 15 millones el bienio 2001-2002.

A instancias de España, el bloque suspendió provisionalmente las medidas en 2005, pues no tuvieron la efectividad esperada y en junio las abolió, lo que abrió -según Cuba- las posibilidades de diálogo.

La disidencia dura critica el comportamiento europeo y es escéptica de que pueda conducir a cambios en la isla, pero el moderado Manuel Cuesta dijo a AFP que "es positivo, la cooperación es el mejor modo de abrir la sociedad cubana y empezar su proceso de normalización como país y como sociedad''.

El economista opositor Oscar Espinosa opinó que "es esperanzador, pero habrá que esperar la reacción del Gobierno cubano para ver la magnitud total de esto, porque pudiera ser otra engañifa''.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments