News

La lucha continúa para los residentes de Kettleman City

Los residentes de la comunidad rural de Kettleman City en el Condado de Kings salieron el miércoles (30 de enero) para continuar su oposición a la posible expansión de la cercana planta de desechos peligrosos.

“Los bebés todavía se están muriendo de cáncer,” dijo Anna Martínez, una organizadora comunitaria del grupo Greenaction for Health and Environmental Justice. “Estamos exigiendo a estas agencias de gobierno que dejen de jugar con la salud de la gente de esta comunidad.”

Otras preocupaciones sobre salud son la contaminación por pesticidas, emisiones de diesel y agua potable contaminada.

“Estamos perdiendo a nuestros niños,” dijo Martínez. “No sabemos qué es lo que está causando el problema.”

La planta Chemical Waste Management, Inc. llevó a cabo una junta pública en la cafetería de la Escuela Primaria Kettleman City como parte de la solicitud para renovación de la Parte B del permiso para la Planta de Kettleman Hills, que se entregará para su aprobación al Departamento de Control de Sustancias Tóxicas de California. Fecha límite para entregar la solicitud es el 18 de febrero.

El permiso de operación de la compañía es válido por 10 años y se vencerá el 16 de junio. Incluido en la solicitud para permiso de operación está la expansión del área B18 de la planta como un posible cambio significativo en las operaciones, según dijo Bob Henry, el gerente principal de distrito de la compañía.

La planta de desechos tóxicos de 1,600 acres, cerca de la Interestatal 5, es el más grande de su tipo al oeste del Río Mississippi. Es el único en California que acepta bifenilos policlorados cancerígenos, o PCBs. La planta maneja el tratamiento, almacenamiento y remoción de PCBs, desecho peligroso y no peligroso.

En 1979, el Congreso prohibió el uso de PCBs, los cuales son líquidos que se utilizaban en transformadores eléctricos, capacitores, interruptores automáticos, interruptores/reguladores de voltaje, plastificantes, y aditivos en lubricación y corte. Estos causan cáncer en animales y se sospecha que pueden causar cáncer en los humanos.

La planta está cerca de su capacidad total. Si se aprueba la expansión, es posible que haya 400 camiones transitando de salida y entrada a la planta a diario.

En 2008, Waste Management solicitó la expansión de la controversial planta, el cual está como a 3.5 millas de Kettleman City. El estado todavía no aprueba la expansión.

Los activistas y residentes locales se asociaron con Greenaction, una organización de San Francisco, para luchar contra la expansión y para mejorar la salud en Kettleman City.“Nuestra salud está resultando comprometida,” dijo Martínez mientras pedía a los funcionarios de gobierno que vieran lo que estaba pasando en la comunidad antes de que aprobaran el permiso. “Esta aprobación va a aumentar la contaminación en el área. Todas estas personas no merecen vivir en un lugar que está tan contaminado.”Kettleman City, una comunidad de trabajadores del campo con 1,500 habitantes, en su mayoría hispanoparlantes de bajos ingresos, ubicada cerca de la Interestatal 5 como a la mitad del camino entre Los Ángeles y San Francisco.

“Yo estoy aquí para hacerle una pregunta. ¿Con tantas violaciones que han recibido, quién nos va a asegurar que vamos a estar seguros en el lugar donde vivimos?” dijo María Saucedo, una residente de Avenal y organizadora comunitaria de Greenaction. “Yo estoy muy enojada porque todavía están insistiendo en conseguir un permiso y hasta este día no hemos recibido ninguna respuesta de ningún grupo u organización en cuanto a por qué es que nuestros niños están naciendo con deformidades y por qué es que la gente todavía se está muriendo de cáncer.”

“Como padre de tres niños yo siento por las familias, por los niños que han sido afectados, pero tengo que decir que de todas las pruebas y los estudios que se han hecho, todos tienen una conclusión consistente, que la Planta de Kettleman Hills no está afectando de manera adversa a la comunidad de Kettleman City,” dijo Henry. “En cuanto a qué es lo que está causando los nacimientos con defectos, yo no estoy seguro de qué sea lo que lo esté causando. Eso es algo que yo no puedo contestar.”

Kettleman City ha recibido atención nacional por el inexplicable brote de nacimientos con defectos incluyendo labio leporino, muertes de infantes y otros problemas médicos incluyendo cáncer. Once bebés nacieron entre septiembre 2007 y marzo 2010. Tres de ellos murieron.Los residentes todavía no han recibido una respuesta clara en cuanto a la causa de los problemas de salud con que la comunidad está batallando, pero sospechan que tiene relación con la planta.

Saucedo es uno de los muchos residentes que han vivido el dolor de perder a un bebé. Su hija Ashley, quien fue uno de los bebés que nació con labio leporino y con otros severos problemas de salud, murió a los 11 meses de nacida en 2009. El mismo año, Saucedo dio a luz a un bebé saludable pero tuvo un aborto espontáneo en 2011. Ella ahora está esperando otro bebé.

Saucedo, quien fue parte del estudio de las preocupaciones de salud de la comunidad, dijo que a ella se le cuestionó sobre sus actividades tres meses antes de su embarazo y tres meses durante su embarazo. Ella dijo que nadie condujo una prueba de sangre o de su piel debido a que era muy caro.“Y un cuestionario no me da una respuesta,” dijo Saucedo.

La activista ambiental del Condado de Kings, Maricela Mares-Alatorre, espera que este año se niegue la expansión de la planta de desechos tóxicos Kettleman Hills.Durante la junta, Mares-Alatorre, una residente de Kettleman City, vocera de El Pueblo Para el Aire y Agua Limpio en Kettleman City, y madre de familia con dos hijos, indicó que hace poco se encontraron 72 violaciones a reglas en la planta.

En noviembre 2012, el Departamento de Control en Sustancias Toxicas encontró que en 72 ocasiones la planta había fallado en reportar derrames de materiales tóxicos. La ley exige que la agencia estatal sea notificada apropiadamente de los derrames, lo cual Waste Management, como encargado de la planta, no hizo. Los derrames pasaron durante un periodo de cuatro años (2008-12).

Al final de la junta, Martínez preguntó a los encargados de Waste Management que harían ellos si esto les hubiera sucedido a sus familias.“¿Qué es lo que ustedes hubieran hecho, se hubieran dado por vencidos en la lucha? ¿O hubieran seguido luchando por reducir la contaminación de la comunidad afectada?”

Mande correo electrónico a:mortizbriones@vidaenelvalle.com

  Comments