News

Distrito trata de mejorar tensiones estudiantiles

Hablando ante más de 50 compañeros de clase el 24 de enero en la preparatoria Edison High School, David Escalante, estudiante del onceavo grado, pintó una escena evocativa e inquietante sobre las relaciones tensas entre los estudiantes latinos y negros en el plantel del sur de Stockton.

"Aquí es como un jardín de prisión: los hispanos aquí, los afroamericanos solamente en el pasillo, no hay mucha mezcla de grupos étnicos aquí," dijo Escalante, de 16 años. "No hay suficiente comunicación entre las razas, y eso causa problemas. Hay demasiadas peleas en esta escuela por razones ridículas."

Una pelea puede surgir por una deuda de $5. Puede ser por un rumor. Al principio de año escolar, el Director Brian Biedermann dijo que una pelea entre las líneas étnicas resultó sobre una uva. Un estudiante aventó una uva. A otro estudiante le pegó.

El clima en los planteles de las preparatorias Edison y Chávez fue el tema central en ambas escuelas hace unas semanas. Por pedido del Distrito Unificado de Stockton, un representante del Servicio de Relaciones Comunitarias del Departamento de Justicia de los Estados Unidos realizó reuniones durante el día en cada escuela para tratar con las preocupaciones de los estudiantes.

Los administradores identificaron a líderes estudiantiles de un espectro de cada demografía en la escuela. Los estudiantes fueron acomodados en grupos pequeños para discutir sus problemas y sacar ideas. Facilitadores adultos del área de Stockton fueron asignados a cada grupo para mantener las discusiones enfocadas y productivas.

Sesiones similares están programas en las preparatorias de Franklin y Stagg en este mes. Oficiales del Distrito Unificado de Stockton esperan que las sesiones de los estudiantes enfocados en resolver los conflictos sean un gran paso hacia delante para que los planteles sean más pacíficos y productivos.

"El valor de lo que ustedes nos están diciendo son cosas por las que le pagamos miles de dólares a consultantes para que nos digan," le dijo Biedermann a sus estudiantes en una sesión cerrada en Edison.

Las preocupaciones de los estudiantes en las escuelas fueron de todas. Ellos hablaron de las peleas, relaciones de razas peligrosas, estereotipos, libros viejos y despedazados, maestros que fallan en controlar a los estudiantes rebeldes, maestros substitutos no preparados, el aroma de marihuana en el aire, baños apestosos, papel higiénico barato y papas fritas sin sabor en la cafetería.

Ejemplos de las preocupaciones de varios estudiantes de Edison y Chávez fueron:

Un estudiante citó un libro escolar que no se refiere a los euros sino a los francos, la cual ya no ha sido la moneda de Francia por más de una década. "Eso me hace sentir que ellos no piensan que además de las matemáticas, ingeniería o ciencias es importante," dijo el estudiante.

"Siento que (los maestros substitutos) deberían por lo menos estar educados en lo que están substituyendo. No debería ser una persona al azar."

"La violencia es la cultura de ahora. Debemos de romper esa cadena."

Una chica en el programa del Junior Reserve Officer Training Corps de Edison dijo: "Ahora llevo mi uniforme puesto, y esto me dicen seguido: La gente piensa que soy un marimacho, soy dura, soy mala. Yo no soy mala."

El programa del Departamento de Justicia fue parte de la Acta de Derechos Civiles de 1964. El Servicio de Relaciones Comunitaria fue instituido en ese tiempo para servir como un tercer partido neutral para asistir a las comunidades que vivía conflictos basados en raza, nacionalidad, orientación sexual, religión y discapacidad.

"La resolución de conflicto es nuestro trabajo," dijo Carlos Ruso del servicio, quien está liderando las sesiones en el Distrito Unificado de Stockton.

Los estudiantes y los facilitadores locales dijeron que ellos encontraron las sesiones muy valiosas.

"Ahora en la cultura, la gente tiende a asilarse," dijo Tony Gladney, estudiante del onceavo grado en Edison. "Ahora vemos los problemas. Sabemos lo que todos piensan. Podemos ser ese comienzo. Debe de comenzar en algún lugar."

Dave Cicileo, quien fungió como facilitador en la sesión de Edison, dijo que el programa "tiene el potencial para fortalecer a los adolescentes y dedicarlos en ser parte de la solución."

"Yo creo que podría comenzar con el núcleo de estudiantes y crecer para afectar a la ciudad en sí," agregó Cicileo, de 32 años, quien está con Restore Stockton, una organización no lucrativa.

Como parte de los procedimientos de esa semana, un pequeño grupo de estudiantes participantes fueron elegidos para reunirse regularmente con los administradores en sus escuelas.

La meta es mantener el ímpetu de esa semana y darles a los estudiantes una oportunidad continua para traer sus preocupaciones e ideas nuevas a sus oficiales escolares.

"Soy un gran abogado de darle a la juventud una voz," dijo la coordinadora de programas en YMCA Whitney Ramírez, de 26 años, quien fungió como facilitadora en Edison. "Ellos son los recursos sin usar de la ciudad. Ellos tienen la energía, ellos tienen ideas, ellos tienen visión. Yo creo que ellos son quienes van a estar al frente para cambiar la ciudad."

  Comments